Montahue

Publicado el 2023-06-18 In Dilexit ecclesiam, Iglesia - Francisco - Movimientos

Sacerdotes viven Jornada de Oración por la santificación del clero en Santuario de Schoenstatt en Montahue

CHILE, Comunicación Concepción /mf •

La mañana de este viernes 16 de junio, Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, los sacerdotes y obispos de la Arquidiócesis de Concepción se reunieron en el Santuario de Schoenstatt en Montahue para vivir la «Jornada de Oración por la Santificación del Clero». —

Durante el encuentro, el Doctor en Teología Bíblica, Arturo Bravo, habló acerca del sacerdocio, la santidad y la vocación, tomando como referencia textos tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento.

En ese contexto señaló que “uno de los temas interesantes fue tratar qué significa ser santo o la santidad, porque hay tantas interpretaciones y sentidos diversos, que traté de destruir un poco esa imagen de que santo es el que vive en la luna, que no tiene idea de las cosas que pasan y que es ingenuo, algo que ha rebatido con mucha fuerza el Papa Francisco en distintas ocasiones. También ese concepto de santidad que se restringe sólo a lo ritual y que no hay que tocar esto, no hay que tocar lo otro, cuando ese sentido ritual fue prácticamente destruido por Jesucristo, porque Él nos enseña a ensuciarnos las manos, a meternos, a estar con la gente”.

“Por lo tanto, santidad más bien significa conformarse a la figura de Jesús, cristificarse, ser otros cristos, no negando nuestra identidad, sino que es Cristo pasado por la identidad de cada uno, en donde Él nos potencia y nos plenifica”, enfatizó.

Montahue

“Estamos llamados a estar abiertos, para que sea realmente la obra de Dios la que se realice a través de nuestra humilde persona”

Luego de la charla, los sacerdotes celebraron la Eucaristía, que fue presidida por el Obispo Auxiliar de Concepción, Monseñor Oscar García, en la capilla del Santuario.

En su homilía, Monseñor Oscar agradeció a los sacerdotes, a nombre de la Iglesia y de la Arquidiócesis, “por vuestra entrega, vuestra generosidad incondicional para estar siempre al servicio, seguir haciendo visible la presencia del Señor, los valores del Evangelio y sembrando esta Buena Noticia con alegría y generosidad”.

En ese sentido, recalcó la importancia de responder a su vocación de ser otro Cristo, “para acercar a Cristo a través también del testimonio de nuestra propia vida”.

A la luz del Evangelio de San Mateo 11, 25-30, afirmó que “nosotros nos sentimos identificados con estas palabras del Señor” cuando dice «habiendo ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes, las has revelado a los pequeños», pues “Dios no eligió a grandes y extraordinarios eruditos, sino a nosotros, humildes personas que respondimos a la llamada del Señor. Le respondimos a pesar de nuestras fragilidades, de nuestras miserias (…) pero le respondimos porque queríamos caminar con Él y porque nos sentimos amados por Él y por lo tanto, deseando también comunicar ese gran amor”.

Monseñor Oscar expresó que vivir esta vocación muchas veces exige “renuncias, morir a sí mismo, estar dispuesto a lo que el Señor -en su misterio y en su designio amoroso- nos va poniendo día a día” y agregó que “estamos llamados a estar abiertos, para que sea realmente la obra de Dios la que se realice a través de nuestra humilde persona y no seamos nosotros con nuestras ideas o nuestros proyectos”.

“Entonces, cómo no agradecer a Dios por la vocación y pedirle al Señor la gracia de ser fieles a esta vocación. Y esta fidelidad se da justamente en la relación con Él (…) tener esa relación personal con Él, en la intimidad de la oración, en el silencio, permitirle al Señor que susurre y que nos hable en nuestro corazón y en nuestro espíritu, dejar que su Espíritu nos guíe e ilumine, también en la meditación de su Palabra y sobre todo en la vivencia de los sacramentos y el sacramento por excelencia que es la Eucaristía, donde nosotros actuando In Persona Christi lo hacemos presente”, enfatizó.

Montahue

Ser siempre signo y hombres de Dios que promueven, desde el amor, la fraternidad

En ese contexto, manifestó que “en la medida que tenemos esa relación con Él, que cultivamos esa relación con Él, de amor, de entrega, el Señor después se sirve de nosotros como canal para que su gracia toque y llegue a los corazones de las personas que Él pone en nuestro camino”.

El Obispo Auxiliar de Concepción y Vicario Episcopal de Arauco sostuvo que “cuando uno tiene una relación íntima con el Señor también puede vivir una paz interior, porque se sabe que uno es un humilde instrumento y que la obra es de Dios. Mientras que cuando la relación es poco fluida con el Señor prevalecen nuestras intenciones humanas, prevalecen nuestros intereses particulares y el Señor queda relegado al margen del camino. Por eso debemos cuidar estar atentos para que de verdad sea Él el que me llene y sea Él que se manifieste a través de mis palabras, de mis gestos, de mis acciones concretas en medio del Pueblo de Dios, encomendado por el Señor a cada uno de nosotros”.

Además, llamó a los sacerdotes a “ser siempre signo y hombres de Dios que promueven, desde el amor, la fraternidad” en sus comunidades particulares y también entre ellos, reconociendo al otro como don “a pesar de nuestras fragilidades, no todos pensamos de la misma forma, cada uno es un ser único e irrepetible y traemos una historia particular, pero hay alguien que nos une y que realmente nos tiene que hacer sentir hermanos, familia y cuerpo (…) y ese amor es el que tiene que estar visibilizado en la fraternidad (…) una verdadera fraternidad sacerdotal, que brota desde el amor de Jesucristo, en donde la comunidad pueda mirarlos y decir -a la luz de los Hechos de los Apóstoles y la primera comunidad cristiana- «miren cómo se aman», y no habrá un Evangelio más practicado, vivido y encarnado que el amor que se traduce en Evangelio de vida en bien de las almas que estamos llamados a conducir”.

Monseñor Oscar también invitó a los sacerdotes a que ante situaciones complejas -tanto personales, como familiares o de la misma comunidad- “sepamos ponerlas en el corazón del Señor y sentirnos tomados por su mano (…) Él nos asistirá de forma extraordinaria para que no decaigamos”.

Finalmente, el Obispo Auxiliar afirmó que “rezo cada día por cada uno de ustedes, también por quienes están pasando por momentos difíciles, ya sea en la salud física o espiritual u otras dimensiones (…) Mucha fuerza, ánimo y sigamos caminando con esperanza y alegría, para que no sólo nosotros, sino también el Pueblo de Dios lo reconozca, lo ame, lo siga y tengan vida y vida en abundancia”.

Luego de la Santa Misa, los sacerdotes compartieron un almuerzo fraterno.

Invitan a la comunidad a orar por la santificación de los sacerdotes, con la oración de Santa Teresita del Niño Jesús:

Oración por la santificación de los sacerdotes
Oh Jesús,
que has instituido el sacerdocio para continuar en la tierra la obra divina de salvar a las almas,
protege a tus sacerdotes en el refugio de tu SAGRADO CORAZÓN.
Guarda sin mancha sus MANOS CONSAGRADAS,
que a diario tocan tu SAGRADO CUERPO,
y conserva puros sus labios teñidos con tu PRECIOSA SANGRE.
Haz que se preserven puros sus Corazones, marcados con el sello sublime del SACERDOCIO,
y no permitas que el espíritu del mundo los contamine.
Aumenta el número de tus apóstoles, y que tu Santo Amor los proteja de todo peligro.
Bendice sus trabajos y fatigas,
y que como fruto de su apostolado obtenga la salvación de muchas almas
que sean su consuelo aquí en la tierra y su corona eterna en el Cielo.
Amén.

Montahue


Fuente: Comunicaciones Concepción / www.Iglesia.cl – con permiso

Etiquetas: , , , , ,

1 Responses

  1. Soy creyente y funcionaria jubilada desde el 2012.
    Años antes, pedí excedencia laboral y estuve colaborando en Uruguay con los PP. Palotinos.
    Luego, ya en su Balneario del Carranza, asumí encargarme de la Recepción, mientras disfrutaba allí de mis vacaciones de verano como una huésped más. Ofrecí en su día mi vida x la santidad dlos sacerdotes, para que la Iglesia católica atrajera a muchas personas y se convirtieran a la fe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *