Publicado el 2020-05-14 In Alianza de Amor Solidaria en tiempos de Coronavirus, Casa Madre de Tuparenda

Con tapabocas, muchos cuidados y ayudas, ¡la CMT reabre sus puertas!

PARAGUAY, Ani Souberlich •

Gracias a la “Cuarentena Inteligente” decretada por el gobierno de Paraguay, el lunes 4 de mayo abrimos nuevamente las puertas de la CMT (Casa Madre de Tupãrenda), “reinventándonos” para poder seguir dando la oportunidad a nuestros participantes mayores de edad para que se reincorporen al programa y así, juntos, poder acentuar la producción de panificados en la panadería y de tapabocas (tan solicitados en este tiempo de COVID-19) en el área de Confeccion Industrial. Por otra parte, iniciamos la tarea en la huerta con la limpieza de los tablones para reactivar la producción de hortalizas y posteriormente también venderlas. Todo este nuevo emprendimiento es para recaudar fondos para el sostenimiento de nuestra Casa.—

¡Qué bueno que estamos de vuelta!

Iniciamos la semana con un grupo de cuatro participantes. Cada semana se irá incorporando otro grupo de manera aleatoria, evitando así la aglomeración de personas en las áreas de trabajo, siguiendo las indicaciones de la medida sanitaria.

Estaban ansiosos por retomar las actividades en sus respectivas áreas, por ver a sus compañeros, y volvieron realmente contentos, agradecidos por el esfuerzo que cada persona está haciendo para que la CMT siga dando oportunidades a muchos jóvenes. Tal fue el entusiasmo que se “lanzaron” a la huerta, la panadería y la costura, y cada sonrisa (detrás de las mascarillas), cada mirada, cada gesto y palabra mostraban: ¡Qué bueno que estamos de vuelta aquí!

Quédate en casa… quédate en cuatro paredes de plástico sostenidas por unos palos…

Es realmente admirable y digno de felicitar a estos jóvenes, pues no es fácil cumplir el “quédate en casa” cuando la mayoría vive en la extrema pobreza y sus «casas” son cuatro paredes de plástico, sostenidas por 4 palos y un techo de chapa, y cuando quedaban con la incertidumbre de lo que pasaría ahora con esta situación del COVID-19 tan incierta para todos.

Pero nuevamente pusieron toda su confianza en las palabras que cada uno de los educadores de CMT les han dicho y repetido diariamente: “En este tiempo de cuarentena quédense en casa, CMT no los va abandonar, de alguna u otra manera estaremos a su lado, no les ha de faltar qué comer, confíen, recemos para que la Mater nos ayude” y realmente ese ha sido “el faro de esperanza” para cada uno de ellos para superar esta prueba.

No tienen más vino

Y ella, la Madre de Dios, está siempre presente como gran signo de esperanza diciendo nuevamente a su Hijo “no tienen más vino”. Y aquí, Jesús el agua la convirtió en víveres, que a través del grupo de la Obra Familiar “Arco Iris Misericordioso”, de Itauguá, llegaron justo a tiempo para poder ser entregados el 30 de abril. Ella nuevamente no se deja ganar en generosidad cuando de sus hijos más débiles se trata…

“No tienen más vino” fue también el llamado que los bienhechores “de siempre” en Alemania y Suiza, que ya se sienten parte de CMT, escucharon. Así también hubo almas generosas que por primera vez se dejaron tocar por las ganas de estos jóvenes que quieren dejar atrás su historia de abuso, abandono y robos, para emprender una nueva vida. Durante el mes de abril, solo vía la plataforma “Betterplace”, llegaron más de 1500 € de donaciones, a las cuales los organizadores de esta plataforma de recaudación de fondos agregaron, para ayudar con el tema de la pandemia, unos 35 €.

Una tarde, una señora mayor alemana llamó a Maria Fischer. A la pregunta de ella: “¿Cómo está usted? Espero que sana…”, la señora contestó: “No llamo por eso. Quiero saber cómo están nuestros jóvenes en nuestra Casa en Tupãrenda… y si aún tiene la misma cuenta bancaria para donaciones”. Sí, fue la respuesta, sí, están bien, reciben alimentos y acompañamiento, y sí, aún está la misma cuenta. Cuenta que ese mismo día se llenó con una donación generosa.

Madre de estos jóvenes, cuenta con nosotros

Poniendo nuestra confianza en ella y en la generosidad concreta de tantas personas de aquí y de más allá del océano, renovamos nuestro:

“Sí Madre, aquí estamos, cuenta con nosotros” para seguir siendo un pequeño reflejo tuyo, un faro de esperanza en la vida de nuestros jóvenes.

El padre Pedro Kühlcke reza en cada Santa Misa por cada uno de los bienhechores, sus familias y amigos.

Para no solo soñar con la renovación del mundo

Si el Movimiento Apostólico de Schoenstatt, si nosotros, por tanto, no nos introducimos con fuerza y vigor en los engranajes de la época cuando tenemos ocasión de hacerlo, sólo habremos soñado un hermoso sueño de renovación del mundo. Hablamos de renovación moral del mundo. La justicia y el amor forman parte del código moral, debemos colaborar por lo tanto para que los problemas sociales de nuestro entorno sean resueltos.

De allí el anhelo por los santos que den una respuesta a la cuestión social, por esos seres humanos que estando bien unidos a Dios interiormente, estando anclados en Dios, tienen también ánimo para transformar el mundo en alianza con Dios y llevar a los hombres hacia Dios, hacia Cristo y a la iglesia”.

P. José Kentenich, 1930 (Zur sozialen Frage), en: Desafío Social, p. 136/137

 

Página oficial

Todos los artículos de Casa Madre de Tupãrenda

Para donar – pues realmente lo necesitan:

Via PayPal



Transferencias bancarias desde Paraguay

Banco Familiar
SWIFT FAMIPYPAXXX
Cuenta corriente 50 00408672
A nombre de: FUNDAPROVA
RUC 80079669-1

Para transferencias bancarias desde otros países

Nombre: Schönstatt-Patres International e. V.
IBAN: DE91 4006 0265 0003 1616 26
BIC/SWIFT: GENODEM1DKM
Uso previsto: P. Pedro Kühlcke,
Casa Madre de Tupãrenda

 

Etiquetas: , , , , , ,

2 Responses

  1. Que podamos contagiarnos de la solidaridad, abriendo las puertas del corazonn, al mas necesitado!!! Todos debemos aportar un «granito» de arena» !!!! Desde nuestros ambientes!!!

  2. Un ejemplo a seguir: Schoenstatt al servicio de los más necesitados. Resulta que sí existe un Kentenich social, lo que pasa es que ha tenido tan poca publicidad, que hasta hemos olvidado que él fue de origen muy humilde. Más nos vale leer y estudiar cómo aplicaba el P. Kentenich la Doctrina Social de la Iglesia.
    Los tiempos recios ya han llegado. Si no salimos a servir al pobre y al necesitado, pasaremos a la Historia como un Movimiento piadoso y nos extinguiremos. Muchos carismas hermosos se han extinguido. Otros harán nuestra tarea.
    Gracias por la cita final, nos da una pista: el que tiene una misión debe cumplirla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *