Publicado el 2020-04-24 In Alianza de Amor Solidaria en tiempos de Coronavirus, Casa Madre de Tuparenda, Obras de la misericordia

“Extraño la comida de Casa Madre de Tupãrenda” – Denles ustedes de comer (Mc 6,37)

PARAGUAY, CASA MADRE DE TUPÃRENDA, Ani Souberlich •

Los mensajes de WhatsApp llegan a raudales. Veinte jóvenes en cuarentena, veinte jóvenes recién salidos de la cárcel de menores, donde en gran parte estaban por robos hechos para calmar su hambre, veinte jóvenes que con gran compromiso y aún más grande esperanza iniciaron un camino de desarrollo humano y formación laboral en Casa Madre de Tupãrenda (CMT), tienen hambre. No solo hambre por falta de comida, sino hambre de cercanía, consuelo, justicia y paz. Calman su hambre con cientos de mensajes de WhatsApp a sus educadores. “Profe, extraño CMT, extraño la comida de CMT”. —

Hay que conseguir y pagar todos esos alimentos

“Sentimos la urgencia de un acompañamiento cercano a las familias y a los grupos más vulnerables, no solo con alimentos, sino también con asistencia para una recuperación efectiva económica a corto, mediano y largo plazos”, escriben los obispos paraguayos en un mensaje, difundido el 21 de abril, dirigido al país y a sus autoridades titulado “Denles ustedes de comer (Mc 6,37)”.

El P. Pedro Kühlcke, Ani Souberlich y los diez empleados de CMT, cada uno con el salario recortado a la mitad para mantener la obra, les dan de comer, física y espiritualmente, a los veinte jóvenes y a sus familias. Pero no saben cómo pagar los gastos.

El primer llamado de auxilio y una invitación del Papa

Hace justamente casi un año, en mayo de 2019, como directora de Casa Madre de Tupãrenda, hice un primer llamado de auxilio para poder mantener abiertas las puertas de nuestra casa y poder así seguir ayudando a transformar las vidas de veinte adolescentes, quienes habían encontrado aquí el apoyo que necesitaban para soñar con una mejor calidad de vida para ellos y sus familias.  Gracias a la generosidad de tantas personas dentro y fuera de Paraguay, gracias a schoenstattianos solidarios de Bolivia, de España, de Suiza, de Alemania y de nuestro Paraguay, pudimos hacerlo. Los veinte jóvenes de entonces pudieron todos terminar el programa. En noviembre, el P. Pedro fue invitado a un congreso de pastoral carcelaria en el Vaticano y pudo contarle al Papa Francisco sobre CMT, y regalarle “nuestro” libro “Libertad en la cárcel” y unas chipas tipicas de Paraguay. Siguieron llegando unas donaciones cuando ya recibimos apoyo del Ministerio de Trabajo.

El P. Pedro con el Papa Francisco, 8 de noviembre de 2019, Conferencia de responsables de la pastoral carcelaria. Foto:  Servizio Fotografico – Dicastero per la Comunicazione.

Un nuevo llamado a la solidaridad

Hoy me atrevo a hacer nuevamente un llamado de S.O.S para que nuestra casa mantenga sus puertas abiertas y, sobre todo, para mantener en alto la confianza y la esperanza que tienen puesta en CMT cada uno de los nuevos veinte participantes adolescentes.

A partir del 13 de marzo de 2020, el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social emitió medidas sanitarias para todo el país, entre ellas la cuarentena por el Covid-19. Desde entonces, cada educador o educadora asiste a su educando a través de mensajes por WhatsApp para los que tienen celular y los que no lo poseen se las ingenian para tomar prestado el de algún vecino o primo y reportarse a su educador (nadie cuenta con una computadora), pudiendo así, a través de fotos representativas, calificarse ellos mismos según su desempeño diario en el cumplimiento de su Plan de Desarrollo Individual (PDI).

Y, como niños necesitados de que los feliciten, alienten, sostengan y no los abandonen, envían sus fotos realizando sus tareas diarias y con mucho orgullo cuentan:

  • hoy barrí el patio de mi casa…
  • hoy cuido a mi hermanito porque mi mamá salió…
  • hoy me tocó cocinar a mí…
  • hoy lavo yo los cubiertos luego de comer…

Muestran lo que hicieron con videos y fotos. En los videos (que por protección de los menores no podemos publicar) se ve a un joven haciendo su cama con una perfección admirable. Vemos un armario sencillo, limpio y ordenado. Vemos a uno que limpia el patio de su casa con tanto dinamismo que parece un baile, y otro que lava los cubiertos hasta que brillan.

“Hendy koape hina”

El no poder asistir diariamente a CMT significa para cada uno de ellos no recibir las comidas diarias: desayuno, media mañana, almuerzo y merienda. Significa hambre.

Son momentos difíciles e inciertos para todos, pero mucho más para estos jóvenes que a diario expresan en sus mensajes de WhatsApp:

  • “Hendy koape hina” (expresión en guaraní que expresa que ya hay necesidad en la casa)
  • Apenas ya hay para comer, aún vivimos de los víveres que ustedes me dieron allí.

De las donaciones recibidas, pudimos darles a comer a los nuevos participantes en marzo y hasta ahora. “Por ahora van bien, pero cada vez cuesta un poco más contenerlos, y que mantengan la cuarentena”, comenta el P. Pedro Kühlcke.

Corona, en serio

Hace días, como Familia de Schoenstatt de Paraguay, hemos vuelto a regalar la corona a nuestra Reina, en quien depositamos nuestra confianza y esperanza. Se hicieron innumerables coronaciones en muchos países más, pero eso es solo una parte. Coronar es alianza, y alianza significa: “Nada sin ti, nada sin nosotros”.

Ella necesita de nuestras manos, necesita de nuestra capacidad de sentir compasión con el más necesitado, que es la medida de nuestro amor. Ese amor que no mide ni escatima en dar y darse, ese amor que no espera a que le sobre para salir al encuentro del que menos tiene, ese amor que dice a la Mater: cuenta con nosotros. Ese amor que demuestra con hechos que realmente la amamos, que realmente la coronamos.

Haciendo huerta en casa

Denles ustedes de comer

CMT vuelve a necesitar de tu compasión, que es el tamaño del amor que llevas en tu corazón y que estoy segura de que, a semejanza del corazón de nuestra Reina, tampoco se dejará ganar en generosidad para que CMT una vez más mantenga sus puertas abiertas.

“La condición de vulnerabilidad y la fragilidad de un amplio sector de la población, se ve y se verá agravada en los próximos meses y no podemos aún dimensionar su alcance y gravedad. El hambre es un clamor actual, que no podemos desoír”, continúan los obispos de Paraguay, señalando la solidaridad de los ciudadanos que en parte ha sustituido las iniciativas del gobierno nacional. Ciudadanos como los educadores de Casa Madre de Tupãrenda, “para cumplir”, como piden los obispos de Paraguay, “desde nuestras limitaciones, el mandato del Señor, que dijo a sus discípulos: ‘Denles ustedes de comer’ (Mc 6, 37)”.

¿Actuamos, nosotros, ahora, desde el amor solidario con el que sufre?

Para donar – pues realmente lo necesitan:

Via PayPal



Transferencias bancarias desde Paraguay

Banco Familiar
SWIFT FAMIPYPAXXX
Cuenta corriente 50 00408672
A nombre de: FUNDAPROVA
RUC 80079669-1

Para transferencias bancarias desde otros países

Nombre: Schönstatt-Patres International e. V.
IBAN: DE91 4006 0265 0003 1616 26
BIC/SWIFT: GENODEM1DKM
Uso previsto: P. Pedro Kühlcke,
Casa Madre de Tupãrenda

Etiquetas: , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.