Publicado el 18. mayo 2019 In Casa Madre de Tuparenda, Obras de la misericordia

SOS Casa Madre de Tupãrenda – ¡salvemos la primera oportunidad de 22 jóvenes, ya!

PARAGUAY, Ani Souberlich •

Seguramente muchos ya nos conocen a través de Schoenstatt.org, nuestra página institucional y relatos de primera mano, han seguido de cerca el nacimiento de Casa Madre de Tupãrenda, primero como un sueño y luego como un sueño que se pudo concretizar en el año 2016 gracias a la ayuda de muchísima gente paraguaya, también del Ministerio de Justicia y de tanta gente generosa que está cruzando el mar. Hoy, como Directora de Casa Madre de Tupãrenda quiero llegar a cada uno de ustedes con un llamado urgente de correr a nuestra ayuda, o, mejor dicho, a la ayuda de Miguel, Alí, Javier, Juan y sus compañeros, que están en Casa Madre de Tuparenda en este momento, llenos de esperanza y entusiasmo a aprender panadería, horticultura, confección industrial y antes de todo, vivir una vida digna para ser, un día, “para mis hijos el papa que yo nunca tuve”.—

Soy Ani Soüberlich, seguramente muchos conocerán mi nombre por todo lo que juntos: ustedes los lectores, el equipo de Schoenstatt.org y yo llevamos a cabo con las 100 casas, regalo concreto para los 100 años de la Alianza de Amor, haciéndonos así eco del llamado de la Familia y del Santo Padre a salir a las periferias…   Hemos construido juntos “casas de material para dar hogar a familias concretas”, familias con nombre y apellido, y hemos regalado, en alianza solidaria, al final más de 250 casas a nuestro Santo Padre.

Hoy creo firmemente que fue una respuesta concreta que el la Sma. Virgen y nuestro Padre nos pedían dar para ese momento, ese tiempo.

Les hemos hecho una promesa y no podemos mentirles

Desde el año 2016 estamos trabajando en Casa Madre de Tupãrenda, la primera casa Post Penitenciaria en Paraguay, que recibe a jóvenes que han estado privados de libertad en algún “Centro Educativo” dependiente del Ministerio de Justicia del Paraguay, de entre 16 a 19 años.

Un programa que desde agosto del 2016 hasta hoy ha dado 26 egresados, finalizando con éxitos los 9 meses de formación. Nueve meses de “reconstruir sus casas de carne y hueso”, nueve meses de gestación para que nazca el hombre nuevo. De estos 26 egresados, un solo joven ha reincidido y se encuentra, de nuevo privado de libertad. Todos los demás tienen un trabajo estable y viven una vida digna que antes ni conocieron ni pudieron soñar.

A lo largo de estos años hemos recibido la ayuda del estado, pero nos anuncian que POR ESTE AÑO 2019 no nos podrán seguir ayudando pero que esperan poder volver a hacerlo el próximo año 2020.  Pero mientras tanto Casa Madre de Tupãrenda debe seguir subsistiendo, no podemos hacer como todos lo han hecho de “mentirles a estos jóvenes” cerrando CMT, para los cuales somos su única y última esperanza.

A partir de junio son 7 meses que nos ponemos en manos de la Divina Providencia – y en manos de ustedes y de sus contactos, redes, conexiones. Estamos seguros de que SÍ SE PUEDE, estamos seguros de que podemos mover sus corazones y bolsillos como los movimos para construir 250 casas solidarias.

No podemos darles regalos materiales grandes para agradecerles sus generosidades. Pero podemos darles la sonrisa feliz en la cara de un joven de 17, 18 años que dice: “Un día quiero ser para mis hijos el papá que yo nunca tuve».

¿Cuánto cuesta una sonrisa? 468 € /525 US$ por mes.

A diario puedo ver lo duro, lo doloroso que resulta para cada joven poder confiar para dejarse ayudar. Desde pequeños han tenido que aprender a sobrevivir en las calles, del maltrato de sus padres y la indiferencia de la gente en la calle para quienes no existen, le han mentido con promesas que no se han cumplido. A diario puedo ver en su interior esa lucha por superar sus adicciones, por creer que son personas valiosas, que llevan en su interior deseos buenos que hay que descubrirlos y pulirlos para que brille como el oro y que aunque les cueste creer Dios también desde toda la eternidad los soñó, los pensó y los creó para algo grande. Son pasos que ellos mismos deben ir dando dejando a un lado sus temores permitiendo así ser ayudados por los profesionales que los acompañan día a día en CMT.

Ellos mismos van “limpiando y ordenando su interior” y es allí donde solamente el soplo de Dios y de la Sma. Virgen pueden obrar para sanar las marcas del cuerpo y las heridas del alma.

Juntos trabajamos – el P. Pedro, el personal de la CMT, los voluntarios, los bienhechores, los comunicadores, los oradores – para transformar dolor y abandono en ganas de vivir. Nuestra meta y éxito mas grande: la sonrisa feliz en la cara de Ángel, Miguel, Javier, Pablo…

¿Cuánto cuesta una sonrisa? 468 € /525 US$ por mes. [1]

Necesitamos 22 bienhechores  – entre individuales, grupos, diócesis, santuarios, federaciones, … – que nos den 22 x  468 € /525 US$ durante 8 meses, estos 8 meses que vienen. O 3744 € /4200 US$ ya.

Donaciones online

 

Para realizar Depósitos desde Paraguay

Banco Familiar
SWIFT FAMIPYPAXXX
Cunte corriente 50 00408672
A nombre de: FUNDAPROVA
RUC 80079669-1

 

Para transferencias bancarias desde otros países

Nombre: Schönstatt-Patres International e. V.
IBAN: DE91 4006 0265 0003 1616 26
BIC/SWIFT: GENODEM1DKM
Uso previsto: P. Pedro Kühlcke, 
Casa Madre deTupãrenda

  • Si no pueden juntar una sonrisa completa – cada aporte vale.
  • Consultas concretas al respecto es Maria Fischer quien es la mejor corresponsal que nos visita y conoce con hechos la labor realizada en CMT
[1] Consisten en beca, comida, insumos, gastos para electricidad, teléfono, y salarios. Detalles vía [email protected]

Pagina oficial de Casa Madre de Tupãrenda (español, inglés, alemán)

Artículos sobre Casa Madre de Tupãrenda

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *