Publicado el 1. Septiembre 2017 In Vida en alianza

Celebración de María Reina en el sur de Texas

ESTADOS UNIDOS, Carlos Cantú •

El 22 de agosto el Movimiento de Schoenstatt de la diócesis de Brownsville, Texas, celebró la fiesta de María Reina en la Iglesia Católica de Santa María, en Santa Rosa, Texas.

Ésta tiene la distinción de ser una de las dos parroquias donde se inició Schoenstatt en el corazón del sur de Texas. Dos Hermanas de María llegaron a trabajar en la parroquia de San Francisco Javier en la ciudad de La Feria y su misión Santa María, en Santa Rosa.

Ambas parroquias están separadas aproximadamente por 10 km. Santa María acoge también a la segunda ermita levantada en la diócesis de Brownsville, que tiene el nombre de Luminosa Estrella de Esperanza. La pequeña ermita está siempre adornada hermosamente y es muy visitada, no sólo por schoenstattianos, sino también por muchos feligreses.

Presidió la eucaristía Mons. Daniel E. Flores, obispo de la diócesis de Brownsville. Concelebraron el P. José Garza, párroco de Santa María y Padre de Schoenstatt, y el P. Héctor Vega, asesor del Movimiento para la diócesis. En representación de las Hermanas de María del Santuario Confidentia y Centro de Schoenstatt en Lamar, participó la Hna. Mara Medina.

La visita de María – un gran consuelo en tiempos difíciles

Al empezar la misa, la imagen auxiliar de la MTA, en representación de la Campaña de la Virgen Peregrina de la diócesis, encabezó la procesión de entrada, seguida por 50 imágenes llevadas por sus respectivos coordinadores o misioneros. El señor Rubén Bosita dirigió los alegres sones del coro que se sumaron a la gran alegría que cada uno experimentó con el corazón agradecido de ver tantas imágenes de la Virgen Peregrina que están visitando tantos hogares, llevando a Cristo y su paz en tiempos difíciles.

La miramos … nos mira… y comenzamos a rezar

En su homilía, Mons. Flores expresó el gran aprecio por el Movimiento de Schoenstatt en su diócesis. Habló de la impresión que causa la imagen de la Mater, y la forma en que, cuando la miramos, Ella también nos mira y empezamos a orar. Mencionó también la importancia de la oración en familia y del rosario. El Obispo Flores nos exhortó a mirar a María, tener fe como María, para poder decir como María que para Dios nada es imposible.

Después de la homilía y tal como es tradición, todos se pusieron de pie y expresaron en silencio sus más hondos deseos a la Reina. Luego todos rezaron juntos el Salve Reina, primero en inglés y luego en español.

Después de la comunión, todos renovaron la Alianza de Amor en inglés y en español. El P. Héctor Vega presidió la renovación de alianza.

Después de la misa se sirvió un refrigerio en una convivencia fraternal en el salón parroquial y, como siempre, fue una alegría visitar y saludar al querido obispo, quien nuevamente nos mencionó la especial devoción de su madre a la Madre Tres Veces Admirable, Reina y Victoriosa de Schoenstatt.

Original: Inglés, 31.08.2017.Ttraducción, Carmen María Rogers, Santiago Chile/es

Todas las fotos: Carlos Cantú

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *