Publicado el 8. mayo 2016 In Santuario Original

«Soy una misión en esta tierra“

P. Egon M. Zillekens y Maria Fischer •

El domingo 1º de mayo – Fiesta de San José Obrero y comienzo del Mes de María, el Obispo Dr. Franz-Josef Overbeck celebró la misa para los peregrinos en Schoenstatt.

El Padre Franz Widmaier, Director del Movimiento de Peregrinos en Schoenstatt, le dio cordialmente la bienvenida al obispo. El festivo acompañamiento musical con la Hna. M. Tabea Platzer en el órgano y como cantante solista, la Iglesia de Peregrinos preciosamente decorada, la prédica tan inspiradora – una peregrina de la diócesis de Paderborn que con todo propósito llegó ese 1º de mayo a Schoenstatt, comentó que no pudo imaginarse un mejor comienzo para el mes de mayo.

La Iglesia no es un club para auto reflejarse

“No vivimos para nosotros mismos, sino que estamos unidos en forma inseparable e íntimamente con todas las personas. Tenemos un encargo para el mundo. La Iglesia no es un club para auto reflejarse, sino el lugar de Dios para el envío a las personas. No somos un grupo que se excluye de este mundo malo, porque piensa que es una pequeña barca en el gran mar de este mundo oscuro. Más bien, somos la sal de la tierra y la luz del mundo, justamente el lugar, donde nosotros los cristianos vivimos por los demás. Esta misión es la que nos distingue”, así desafió Mons. Overbeck en su prédica a los participantes a hacer suyos una “espiritualidad misionera”.

En ello se muestra la “disposición de no quedarse en los círculos conocidos y entre nosotros, sino como lo dice siempre el Papa Francisco, de salir a la periferia, allí, donde las personas llegan a sus límites existenciales.”

El Papa Francisco formuló ésto en Evangelii Gaudium en forma sencilla y muy clara: “Yo soy una misión en esta tierra.”

Nosotros somos el mensaje

“No sólo tenemos que anunciar un mensaje, sino que nosotros somos el mensaje; y donde no lo anunciamos, entonces no somos nada. ¿Tal vez por eso que muchas de nuestras comunidades son consideradas aburridas, nuestras misas poco atractivas y nuestras instituciones irrelevantes? Nuestro mensaje llega a espacios con contenidos, pero no llega suficientemente a personas, que sean capaces de irradiarlo”, así lo dijo el obispo Overbeck.

Él se refirió a María, la que junto a los apóstoles después de la resurrección de Jesús, se convirtió en “la brasa ardiente” de la iglesia joven.

Una imagen que describe cómo lo ve un Padre Kentenich en y a través de la renovación de Schoenstatt desde adentro – se convierten en núcleos creativos, núcleos ardientes, en centros de una cultura de alianza, de libertad, de espíritu de iniciativa y pasión misionera.

El futuro de la Iglesia en Alemania

Después de la Santa Misa se dieron buenas conversaciones con el obispo Overbeck, también se habló de temas concretos sobre el futuro de la Iglesia en Alemania y en la diócesis de Essen. Él ve las cosas muy claramente.

Junto al Rector Zillekens – sacerdote de la diócesis de Essen – el obispo Overbeck visitó esa mañana también el Santuario Original.

 

Bischof Dr Franz-Josef Overbeck Essen beim Einzug in die Pilgerkirche k

Original: alemán. Traducción: Tita Andras, Viena, Austria

Etiquetas: , , , , , , ,