Publicado el 24. Agosto 2017 In Campaña, Obras de la misericordia

El gringuito del milagro

ARGENTINA, F. Galeano •

Somos los papás de Lautaro Galeano y vamos a dar este testimonio para que se conozcan los milagros de la Mater, y para que se sepa porqué vamos a estar agradeciéndole y alabándola por el resto de nuestras vidas.

Dice la mamá  de Lautaro:

Lautaro nació el miércoles 10 de mayo de 2017. Para que llegara a madurar guardé reposo absoluto en la cama durante 2 meses. Al nacer, a las 36 semanas de gestación, pesaba 2.400 Kg. Yo pensé, lo llevo conmigo a casa. Pero ese no era el plan de Dios… Lautaro tenía una insuficiencia respiratoria y rápidamente fue internado en neonatología de la clínica donde había nacido. El cuadro se había complicado y fue intubado para recibir asistencia respiratoria mecánica. Así estuvo desde el miércoles hasta el domingo. El lunes, él, con sus movimientos, se quitó el tubo y se descompensó; nuevamente fue intubado, pero comenzó a convulsionar… El parte médico fue horrible.

Al día siguiente se le detectó neumonía. Toda esa semana sólo fueron malas noticias, estábamos destrozados, desesperados, llorando todo el día sin entender lo que pasaba.

Un llamado que cambió todo

Hasta que el sábado 20 de mayo, me llama la señora Martha Liotti y me dice, así, sin conocernos, luego de lo que le contamos de Lautaro, que esa tarde a la salida de la clínica, pasáramos por su domicilio, para entregarnos la imagen Peregrina de la Mater para los bebés y niños en riesgo de vida.

Así lo hicimos, y cuando escuchamos de esta misión, nos dio mucha paz. Fue mágico. Esa misma noche en casa, en familia y con mucha fe, consagramos a Lautaro a María de Schoenstatt.

La Madre de los bebés luchando por su vida

Al día siguiente, llegué a neonatología con la Mater en brazos, y pedí al Dr. L. permiso para colocarla sobre la incubadora de nuestro bebé… ¡Y allí supimos del primer milagro! Cuando nos dijo: no lloren, su bebé está mejor, le bajamos los niveles de oxígeno y sigue mejor. De allí en adelante sólo fueron buenas noticias. A los pocos días comenzó a alimentarse con leche materna y luego a mamar solito.

Así fue: ¡a los 9 días recibió el alta! Los médicos no podían explicar su evolución con el mal pronóstico que tenía; las enfermeras decían “este gringuito es un milagro”.

Mater, es tu hijo

Así, desde ese 20 de mayo de 2017, no pasa un solo día en que no agradezcamos a la Mater, la salud y la vida de Lauti; así como lo consagrábamos cada día en Neonatología, en cada visita que hacíamos, así seguimos haciéndolo en nuestro hogar; y así va a ser hasta el último día de nuestras vidas.

¡Gracias, Mater, gracias por tenerlo en tus brazos, a nuestro Lautarito, que es tu hijo!

Gracias a las misioneras por tantas oraciones y por estar siempre acompañándonos y a tantos otros niños en riesgo de vida.

 

Flia Galeano: Papá, Mamá y Fabrizio

Modalidades: La Campaña para bebes en riesgo de vida

 

Etiquetas: , ,

1 Responses

  1. ¡Qué precioso es Lautaro! ¡Felicitaciones a los padres y que sigan muy unidos entre sí y a la Mater!
    Nora Pflüger Totti, La Plata, Argentina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *