P. Ignacio Cruz

Publicado el 2021-03-06 In schoenstattianos, Vida en alianza

Gracias, querido Padre Ignacio, prepara el camino del cielo para nosotros

CHILE, Maria Fischer, Luciana Rosas y Claudia Echenique •

El 3 de marzo, el P. Ignacio Cruz, padre de Schoenstatt chileno, perdió su lucha contra el Covid-19, después de haberse contagiado – como también otros padres en la residencia para sacerdotes mayores en Bellavista -, y después de que no solo en Chile y Brasil, sino en muchos otros países se había rezado mucho por él y los padres enfermos. Gracias a los comunicados del P. Miguel Kast, muchos se enteraron y muchos recordaron al padre Ignacio que, en algún momento cruzó sus caminos de alianza, como párroco, como asesor, como superior, como hermano. —

 

Con Luciana Rosas, en Bellavista, 2019

Detrás de cada número de los 71.504 muertos de la pandemia en Alemania, dijo estos días el presidente Frank-Walter Steinmeier, había un destino y una persona que había muerto. «Detrás de ellos, hay personas que perdieron a sus seres queridos, personas que temieron, temblaron, lucharon, que a veces ni siquiera pudieron decir adiós», dijo el presidente alemán. «Detrás de eso, hay una pena infinita y un dolor infinito y sí, a veces amargura». Detrás de cada número de los 115.000.000 casos, detras de cada número de los 2.500.000 muertos de Covid-19 en el mundo, hay un destino, una historia y una vocación de vida, una persona que había muerto.

¿Cuántos schoenstattianos hay en este número? No sabemos, pero desde esta semana, se encuentra entre ellos el P. Ignacio Cruz, de la generación fundadora de Schoenstatt en Chile, “un gran y buen padre”, como dijo nuestra colaboradora brasileña, Luciana Rosas, cuya Alianza de Amor fue recibida por él hace muchos años.

“Agradezco a Dios el regalo de la vida del padre Ignacio en mi vida. No sería un padre de Schoenstatt sin el apoyo, la comprensión y el testimonio del Padre Ignacio. Nuestra Región de Sion de Cristo en Brasil le debe mucho a él, que fue nuestro superior durante tantos años y que se dedicó de lleno a nuestro Tabor de Brasil. Gracias, querido P. Ignacio, prepara el camino del cielo para nosotros”, comentó, desde Roma, el P. Alexandre Awi de Mello, uno de las casi 600 personas de Italia, Alemania, España, Argentina, Brasil, Chile, Venezuela que siguieron la transmisión en vivo de la misa de funeral el 4 de marzo. Al momento de escribir este artículo, son más de 2500 personas que ya han visto ese video en YouTube.

Fundadores

Caballero del Fuego

¡Cuánto cariño, trabajo, oración, acompañamiento se esconde atrás de los datos de su vida que se encuentran en el comunicado de los Padres de Schoenstatt!

Necrología - P. Ignacio Cruz
El P. Ignacio Cruz (11.06.1932 – 03.03.2021) pertenecía al Curso Caballeros del Fuego de la Generación Unum in Sanguine, fundadora de nuestro Instituto.

Ordenado sacerdote en la ciudad de Friburgo, Suiza, el 16 de julio de 1961 por Mons. Manuel Larraín. Entre su vasta trayectoria sacerdotal, fue párroco de la parroquia Nuestra Señora de los Dolores, en Carrascal durante los años 1966 y 1971. Durante los años 1972 y 1980 fue superior regional en Chile, para luego ser nuevamente párroco de N. Sra. de los Dolores hasta 1987.

Luego fue destinado a São Paulo (Brasil) para ser el rector de la Casa Central de la Delegación Brasileña y luego el superior de la delegación entre los años 1987 al 2009.

A su regreso, sirvió a la Familia de Schoenstatt en Viña del Mar hasta el 2013, fecha que se trasladó a la Casa de los Padres mayores hasta hoy, día de su partida.

El P. Ignacio se caracterizaba por su sencillez, su cercanía y por ser profundamente un sacerdote entregado a todos los que le fueron confiado con cariño y alegría.

Ignacio Cruz

Foto: Octavio Galarce

Mucha emoción en la despedida

Hubo mucha emoción en la misa del funeral, cuyo celebrante principal fue el P. Fernando Baeza, quien destacó la sencillez, humildad y el cariño del P. Ignacio Cruz en todas las tareas que le tocaron, en la parroquia, en Brasil, en Chile, en la comunidad. “Pudo ayudar a muchos hermanos”, dijo en la prédica, “acompañándolos, acogiéndolos, fortaleciéndoles en la fe”.

Mencionó que el P. Miguel, encargado de la casa de la salud, lo visitó en el hospital en los últimos días y pudo tener una breve conversación con él. En ese momento, el P. Ignacio recordó una frase del P. Kentenich, que frente a las dificultades, afirmaba que el buen Dios siempre nos prepara los mejores pañales, dando a sus hijos lo que necesitan para su vida. Repitió la frese y luego dijo: “Estos son los pañales que Dios tenía pensados para mí. Esta es la Cuaresma que me toca vivir”.

Melissa Rossatti, de Caieras, escribe: “¡Un gran sacerdote y un padre! Fue mi guía espiritual en mi juventud. ¡Que el buen Dios lo reciba en el Schoenstatt eterno!”.

El P. Pablo Mullín, actual maestro de novicios en Tupãrenda escribió: “Gracias, P. Ignacio, por tu entrega y modelo sacerdotal, hijo y aliado de María. Sacerdote a imagen del Buen Pastor”.

“Un gran hombre, un santo sacerdote y un amigo fiel. Cumplió su misión con una dignidad poco común”, comentó Helio Sanches Silveira, de Brasil, y Joaquín Leiva Amestica: “Gracias, padre Ignacio, por tu testimonio y cercanía paternal”.

Sí, gracias.

 

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *