Publicado el 14. febrero 2020 In Vida en alianza

La primera Jornada de Schoenstatt de 2020 en Guatemala

GUATEMALA, Adrián Vieto y Laura Solís •

El pasado domingo 9 de febrero se desarrolló en Ciudad de Guatemala la I Jornada de Schoenstatt 2020. En esta ocasión, se realizó el Taller de Temperamentos y el de Ideal Personal, con la participación de miembros de las ramas de familias, señoras, profesionales jóvenes y la Campaña de la Virgen Peregrina. —

 

La distancia no fue una limitante para desplazarse, tanto para los que dictaban los talleres, como los matrimonios Valverde Royo y Escorriola Morera, ambos de Costa Rica, quienes con mucho entusiasmo dieron nuevamente el “sí” a la Mater para entregar un poco de su tiempo, en esta ocasión a la comunidad de Guatemala. Tampoco fue una limitante para los 23 hermanos de Esquipulas, a más de 200 km de distancia de la capital, que se organizaron para viajar muy temprano en la madrugada y llegar al taller que la Mater les tenía preparado.

Fue un día de mucho trabajo y grandes bendiciones, pues durante el día se realizó el Taller de Temperamentos, que permitió a cada participante profundizar más sobre sí mismo, su temperamento, carácter y personalidad que marcan su vida. En la segunda parte se dio paso al Taller de Ideal Personal, donde, con la ayuda del Espíritu Santo y de la Mater, cada uno identificó ese ideal o misión para el cual Dios lo creó, y así trabajar para realizarlo durante la vida.

Hubo oportunidad también de compartir y conocerse más como movimiento, para orar, cantar y, sobre todo, para darle gracias a la Mater por todas las gracias que nos regala en la vida.

De esta manera se desarrolló la primera jornada schoenstattiana del año en Guatemala. Con la certeza de que todos tenemos un ideal personal claro y definido, los asistentes regresaron a sus casas para continuar construyendo sobre él.

La emoción de sentirnos acompañados

Lizeth Pacheco pertenece a la Rama de Señoras y es coordinadora del movimiento en Esquipulas. Ella cuenta: “Siempre que tenemos la oportunidad de compartir con miembros de nuestro amado Movimiento de Schoenstatt, nuestro corazón arde por la emoción de sentirnos acompañados.

El taller de temperamentos me ayudó muchísimo para conocerme y descubrir cuáles son mis fortalezas de carácter y cuáles las virtudes que debo cuidar y poner al servicio de Dios y de mis hermanos.

El Taller del Ideal Personal vino a confirmar la misión que el buen padre Dios me ha dado. Los espacios de meditación en ambos talleres fueron oportunos para este encuentro con nuestro yo.

Gracias, hermanos mayores de Schoenstatt, por la coordinación de este taller y por todo lo compartido en este día en el que compartimos con fraternidad y fortalecimos vínculos de familia”.

Una misión que solamente tengo que descubrir

Marta Cristina Pérez, también de Esquipulas, estuvo presente en la bendición del santuario de Costa Rica, primer santuario de Centroamérica. Después de viajar 6 horas en bus para participar del taller, cuenta: “Como Juventud de Schoenstatt, estábamos emocionados y ansiosos de compartir con diferentes ramas en un mismo taller. Tanto a Rita Molina como a Emily Yus y a mí nos marcó el tema de temperamentos, ya que hizo que nos conociéramos mejor, pero, sobre todo, aceptarnos y descubrir que ningún temperamento es malo, ya que somos hijos de Dios, pero sí debemos mejorar el lado negativo de ese temperamento.  En lo personal, me sentí en confianza, rodeada de amigos y familia. Los dos temas me marcaron: en el de temperamentos me ayudó a conocerme mejor por medio del test y en el tema del ideal personal descubrí que tengo una misión en ese plan de Dios para mí y que solamente debo descubrirla”.

En viaje desde Esquipúlas

Gracias por el viaje

Daniela Madriz es de Ciudad de Guatemala y comenta: “Así estuvo nuestro primer taller intensivo ayer. ¡Gracias a Gaby y Esteban, Gaby y Antonio, y Maga y Luichi, por viajar desde Costa Rica para impartirlo!

El taller tocó un aspecto típico de Schoenstatt:  Aprendimos y evaluamos nuestros tipos de temperamento y analizamos nuestra historia personal para formular nuestra misión/ideal personal.

También fue un gran gusto contar con la participación de Schoenstatt Esquipulas”.

Es un privilegio, dicen los matrimonios de Costa Rica

El taller lo dirigieron Antonio Tous y Gabriela Yglesias, con ayuda de otros dos matrimonios de Costa Rica. Los Tous cuentan por qué lo hicieron y por qué lo disfrutaron tanto: “El pasado domingo 9 de febrero, un equipo de tres parejas de Schoenstatt Costa Rica tuvimos el privilegio de compartir con los miembros de Guatemala una jornada llena de alegría, en la que se abordaron los temas de los temperamentos y del ideal personal.

Se logró cumplir con el anhelo que existía en Guatemala de profundizar en la pedagogía de Schoenstatt, por primera vez con la participación de la comunidad de Schoenstatt de Ciudad de Guatemala y la de Esquipulas.

Se contó con la asistencia de 49 miembros con corazones encendidos, que confirman ese deseo de inyectar nuevas energías para, todos unidos, desarrollar el movimiento en el país.

Fue muy bonito confirmar esa resultante creadora de cómo el ideal personal, cuando sale a la luz, alegra mucho y confirma el camino que Dios tiene para mí.

En el planeamiento anual que se había desarrollado en noviembre de 2019, que fue un trabajo en conjunto con los coordinadores arquidiocesanos del movimiento en Guatemala, Adrian Vieto y Laura Solís, y el matrimonio coordinador de Misión Guatemala desde Costa Rica, Antonio Tous y Gaby Yglesias, se estableció como un objetivo importante para el desarrollo del movimiento realizar una jornada nacional de trabajo en el primer semestre de 2020.

Desde ese momento definimos el tema y nos pusimos a trabajar en conseguir los expositores que pudieran trasladarse hasta Guatemala para impartir estos talleres.  Un trabajo de varios meses, en el que se intentó coordinar las agendas de los integrantes del movimiento de ambas ciudades, y establecer el lugar idóneo para la jornada.  Hubo cambios de fechas, de lugar, de expositores y participantes, pero la Mater guio con su mano y premió el esfuerzo de todos los involucrados para llevar a cabo una jornada única, donde unos contagiaban a otros y el carisma schoenstattiano iba impregnando a los participantes más nuevos, y donde se renovaba ese fuego interior de los miembros que tenían más tiempo con fidelidad en el movimiento.

Fue un verdadero regalo que da una luz que indica el norte a seguir”.

Hace 11 años, en 2009, el Movimiento de Schoenstatt de Costa Rica estaba presente por primera vez en una Jornada Internacional de Dirigentes en Schoenstatt – aun sin santuario, pero con toda la fuerza y gracia de fundación.  Gracias al compromiso de esta familia de esperanza, dispuesta a tirar el carro de triunfo de la MTA por todo Centroamérica, Schoenstatt Guatemala estará presente en el Congreso de Pentecostés en Schoenstatt, en este 2020.

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *