Publicado el 2020-02-14 In Vida en alianza

La alegría del arbolito de los rosarios

BOLIVIA, Ruth Suarez de Bagnoli •

Hace 13 años, con mi hija Fabiana y su familia, viajamos a Salta, en Argentina, a visitar el santuario de Schoenstatt. Subimos también a conocer «la Virgencita del cerro». Casi en la entrada de la capillita hay un bellísimo arbusto abarrotado de miles y miles de rosarios. —

Nos cautivó tanto el arbolito a mi esposo Enzo y a mí, que me prometí replicarlo en nuestra ermita.

Nuestra esperanza era que muchas personas pudieran llegar a la casa de la Virgencita a agradecer por los regalos de Dios y a presentar sus peticiones, llevando un sencillo rosario como ofrecimiento y signo de fe.

Pasó algún tiempo y comenté con mi grupo de vida, Emaús, mi deseo de iniciar con ellas este fortalecedor impulso para nuestra fe.

Todas estuvieron contentas y con gran emoción y mucha devoción, visitamos nuestra ermita una mañana muy temprano, cada una con su rosario e iniciamos lo que es hoy nuestro arbolito de los rosarios.

Algún tiempo después, en otra de nuestras visitas, les sugerí ponerle un nombre y nuestra querida María sugirió «Arbolito de la alegría».

Tiempo después, confirmé una vez más que todo lo que Dios inspira tiene un por qué. Pues, cuando nuestra petición se hace en el abandono de la aceptación y es escuchada, nuestro corazón se inunda de alegría.

 

Ruth y Enzo Bagnoli son los fundadores de Schoenstatt en Santa Cruz de la Sierra

Etiquetas: , , , , ,

1 Responses

  1. La alegría de la Vida!!! Gracias por el testimonio de vida, gracias a la Familia Bagnolli-Suarez por tanto. Gracias Maria Balderas por El arbolito de la Alegria, un homenaje a una sierva humilde de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *