Tränen des Petrus

Publicado el 2022-01-23 In Abusos, Temas - Opiniones

No podemos seguir como si nada. El informe sobre abusos de Munich

Maria Fischer •

“Y Pedro recordó las palabras que le había dicho Jesús: yo te aseguro que esta misma noche, antes de que el gallo cante, me habrás negado tres veces, Y se fue y lloró amargamente (Mt 26,34)”. ¿Cuántas veces tienen que cantar los gallos para que él finalmente entre en razón y admita que cometió un error?, pregunta una amiga, buena católica, conmocionada, enojada, turbada por el informe sobre abusos de Munich y la postura del cardenal Ratzinger y no sólo él.

¿Cuándo llorará, cuándo llorará amargamente la Iglesia por los indecibles sufrimientos infligidos a niños y adultos, por las mentiras y los encubrimientos, por los gigantescos esfuerzos por mantener pura la reputación de la Iglesia ignorando a las víctimas, la verdad y la justicia? “Hasta 2010, los abogados dijeron, que no se miraba a los afectados, solo a la protección de la institución, a la santidad de la Iglesia”. Según el redactor jefe de la Radio de la Catedral de Colonia, Domradio, el «balance del terror» es «asombroso».

«El llanto puede dibujar círculos»

Quiero llorar amargamente como Pedro y deseo que lo hagamos todos, nosotros en la próxima misa dominical, nosotros en el equipo de schoenstatt.org, nosotros en Schoenstatt, todos nosotros. Cuando llores, no llores solo… cantábamos antes en una canción espiritual. Contagia a los demás, el llanto puede dibujar círculos.

El informe de Munich, que inculpa a Ratzinger, a Marx y a todos los obispos de Munich antes y después de ellos, no es el primero en Alemania -piénsese en Colonia- y en la Iglesia universal, y tampoco será el último.

No podemos seguir como si nada. No podemos dejar caer el próximo tweet piadoso, enviar la próxima calcomanía bonita con la MTA y unas cuantas flores a través de los grupos de WhatsApp, citar el siguiente dicho bonito… y seguir como si nada, como si no fuera cosa nuestra.

Como Iglesia y como cristianos, ya no podemos hacer distinciones sutiles, justificar, delegar la culpa. El jesuita Hans Zollner, director del Instituto de Salvaguardia en Roma, dice en una entrevista con www.katholisch.de sobre Benedicto: «Debería hacer una declaración simple y personal. En ella podría decir algo como: no recuerdo haber asistido a la reunión en cuestión. Si estuve allí, cometí un error y pido disculpas. Incluso si el nivel de conocimiento psicológico fuera diferente en ese momento, debería haber prestado más atención al asunto. Lo siento».

“Me conmueve como ser humano porque no puedo entender por qué siempre se trata de tener la razón o siempre se trata de salirse legalmente y decir que no se estuvo allí. Sólo habría que decir que nosotros como Iglesia hemos fracasado en conjunto. Hay que cambiar algo en el sistema y estamos trabajando en eso”, dijo el P. Meurer, párroco en un barrio de emergencia en Colonia, en una entrevista con Domradio.

Missbrauch

Iglesia, ¿aún puedes ser salvada?

«Encubierto, fracasado, pecado», así lo resumió un programa especial de ZDF (Cadena 2 del Servicio Público de radiodifusión alemana). Se constata que la Iglesia y su cúpula en conjunto no querían ver el sufrimiento de las víctimas, veían a las víctimas como un peligro para la institución, y no tenían en cuenta a las víctimas, niñas y niños.

Al sacerdote que tocó a una niña y le hirió el cuerpo y el alma para siempre se le permite continuar convirtiendo el pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Cristo. A la mujer que ha encontrado el amor de su vida y se ha casado (civilmente) después de un matrimonio arruinado no se le permite recibir el cuerpo y la sangre de Cristo. Iglesia, ¿aún puedes ser salvada?

“¿Cuántos informes más necesita el país para enfrentar esta situación?” La pregunta casi suplicante que plantea el abogado Ulrich Wastl, en su bufete de abogados WSW, responsable del informe de Munich, se basa en la experiencia: la primera, no publicada, el bufete de abogados fue responsable de las opiniones de expertos sobre abusos en la archidiócesis de Munich y Freising en 2010, se presentó una opinión de expertos en Aquisgrán a fines de 2020 y se recopiló una en Colonia, según la archidiócesis debido a preocupaciones sobre la libertad de expresión.

Al comienzo de la rueda de prensa, la abogada Marion Westpfahl había relacionado su labor pericial con su propia primera comunión hace más de 50 años: antes de la confesión viene el examen de conciencia, y antes de la absolución el arrepentimiento. «Lo que se pide a los niños de diez años debe ser el criterio para la institución de la Iglesia y sus principales representantes», enfatizó la abogada, citada en katholisch.de.

Iglesia, ¿aún puedes ser salvada?

Sí. Las personas que ahora están atónitas frente y dentro de la Iglesia buscan signos claros de responsabilidad y arrepentimiento.

Sí. Pedro salió y lloró amargamente. Y entonces Jesús pudo traerlo de regreso y confiarle su Iglesia.

Sí. Por tantos pequeños, invisibles y muchas veces anónimos cristianos, sacerdotes, matrimonios, jóvenes de todo el mundo que, con todas sus limitaciones y pecados, viven lo que Jesús nos ha mandado: amar a las personas, visitar a los presos, acoger refugiados, albergar las personas sin hogar, dar seguridad a los niños dando y posibilitando un futuro, elevando a las personas, acompañándolas y respetando su dignidad. Por todos aquellos que no merecen ser agrupados con los perpetradores y encubridores.

Y si nos acercamos lo suficiente a ellos, a los pequeños cristianos y schoenstattianos silenciosos que van a las cárceles y a los barrios marginales, a los asilos y hospitales, a los campos de refugiados y a los sin techo, seremos salvados y salvaremos a la Iglesia. por quien Jesucristo nació, murió y resucitó. Pero por el bien de Dios y de la Iglesia, no hagamos como si no pasara nada.

Die Tränen des Petrus - El Greco

El Greco: Las lágrimas de san Pedro. Fuente: Wikimedia

Original: alemán, 22.1.2022. Traducción: Paz Leiva, Madrid, España

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

3 Responses

  1. Por prudencia, justicia y caridad: dejemos que las investigaciones serias y científicas sigan su curso antes de cualquier opinión, incluso aunque toquen a Papas y personas con fama de santidad, vivas o difuntas.
    El ponerse de inmediato en una postura defensiva es casi violento por las personas y niños/as víctimas. Sino es seguir en esta modalidad de defensa inmediata, tan lejana del Evangelio auténtico.
    Y como Iglesia ya hemos vivido muchas situaciones tan dolorosas, y gran parte sólo visibilizadas por medios de comunicación porque las vías eclesiales (e incluso las judiciales en varios casos) no sancionaron o son culpables igualmente por acción y/o omisión de delitos gravísimos (no sólo pecados).
    Y para ser franco y directo: la Legión de Cristo, pues se cita un miembro de esa comunidad en un artículo, tiene un historial aberrante de encubrimiento institucional de su fundador y otros sacerdotes abusadores, que aún hay sombras hasta hoy.

    «Quien tenga oídos: que oiga…»

    • Gonzalo Génova, Madrid dice:

      Por supuesto, Alejandro. Lo primero es el respeto a las víctimas, caiga quien caiga. No era mi intención encarnar una postura defensiva, sino más bien advertir sobre la más que probable tendenciosidad de determinados medios de comunicación (lo cual no es ninguna sorpresa). Y por tanto prudencia al juzgar, no precipitarse ni en un sentido ni en el otro.

      La Legión de Cristo tiene ciertamente un historial aberrante, pero me hace pensar que sea uno de los suyos el que sale en defensa del Papa que precisamente desenmascaró a su fundador.

  2. Gonzalo Génova, Madrid dice:

    Por lo que yo sé, que no soy ningún experto ni tengo tiempo para convertirme en uno, las acusaciones de Zollner y Meurer a Ratzinger/Benedicto XVI son, como poco, injustas.

    Simplemente, como contraste, recomiendo leer este artículo de Jorge Enrique Mújica, LC: Sobre las acusaciones contra el papa emérito Benedicto XVI en el contexto de un informe sobre abusos en Alemania, del que copio el siguiente párrafo:

    Si queremos ser exactos y nos basamos en las fuentes, el informe se refiere a «faltas» con relación a Benedicto XVI en su periodo como arzobispo en Alemania. Pero el Papa no se ha quedado callado: de hecho el informe contiene al final una respuesta de 85 páginas que el mismo Joseph Ratzinger contestó (en este enlace se puede leer el original en alemán de la p. 1,818 en adelante). Es ahí donde él niega la comisión de algún delito: lo hace de forma amplia y estricta argumentando falta de conocimiento de los hechos y la falta de pertinencia bajo el derecho canónico y penal. No es cualquier bobada. Lamentablemente ningún medio de comunicación está concentrándose en esa respuesta. Puede ser porque son muchas páginas o por qué no saben alemán. Pereza o ignorancia. O las dos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.