Publicado el 2019-05-30 In Schoenstatt en salida

Un regalo para el alma: Fundación Mallorca

ESPAÑA, Barbara y Eduardo Aymerich •

La Vileta es un barrio de Palma, Mallorca. Su Parroquia, de la Purísima Concepción se alza, sobria y acogedora, abriendo sus puertas, a cuantos proyectos hablen de Cristo, de María y de la nueva evangelización. Allí es donde un grupo de personas decidieron llevar a nuestra Madre Tres Veces Admirable de Schoenstatt para que encendiera los corazones necesitados de todo aquel que por allí pasara. De la mano de su Párroco, D. Julio, un joven sacerdote de origen argentino pero establecido y formado en el seminario de Mallorca, despliegan y desarrollan talleres de Alianza para regalar lo primero y más importante de Schoenstatt: la Alianza de Amor con María.—

Como ocurre cuando la Virgen María toma posesión de un lugar, los corazones tocados por su gracia abren paso a una vida que requiere de formación y oración. Un núcleo bastante numeroso de hombres y mujeres, jóvenes y adultos, acogió así las primeras misiones familiares en diciembre de 2018, donde se sellaron las primeras Alianzas de Amor, tras lo cual, otro grupo viajó a Schoenstatt. En el Santuario original, D. Julio y muchos más, sellaron su Alianza de Amor, fascinados por lo que pudieron vivir.

En la Vileta,  La Virgen Peregrina se multiplica para llegar a todos los hogares que la necesitan; los 18 son celebrados en la Parroquia como día de Alianza; algunos parroquianos se apuntan a cuantos talleres hablen de la pedagogía de Schoenstatt; una imagen de la Virgen de Schoenstatt preside el mes de mayo en el jardín donde la gente se inclina para rezarle,  y el propio Párroco, D. Julio, se  muestra tan abierto y receptivo que pareciera que todo sale de su mano, como si se hubiera  formado y educado en Schoenstatt.

¡D. José junto con algunos schoenstatteanos allí establecidos con su guitarra a cuestas, sin quererlo, montaron un buen revuelo en Baleares!

“A veces nos complicamos tanto con temas de organización o jerarquías” o: simplemente volver al primer amor

Todos los refuerzos son bienvenidos en la Vileta, y en ese espíritu, con una actitud de “soporte” y “apoyo”, nos desplazamos tres días a Mallorca, Pilar de Beas (con José Antonio desde el Cielo), María Jesús y Jorge de los Reyes y Barbara y Eduardo Aymerich (lamentablemente Lourdes y Angel Juanes que también están en la Comisión de apoyo no pudieron acompañarnos). Felices de sumergirnos en dicha aventura, nos pusimos a disposición de los que allí nos esperaban y de su Párroco para compartir nuestra Alianza de Amor y nuestra experiencia en un taller de la Divina Providencia y unos testimonios en la Parroquia. Tuvimos ocasión de compartir la alegría que se vive en dicha parroquia y la sencillez de las personas para entender el regalo de María, en su Alianza de Amor. Vimos en los rostros, mucha emoción e ilusión, que volvieron a encender en nosotros la llama del primer amor. Porque al final, Schoenstatt en salida, es mucho más sencillo de lo que parece. Se trata de regalar a otros ese primer amor que a todos nos hizo vibrar. A veces nos complicamos tanto con temas de organización o jerarquías que ahogamos la propia vida que Jesús y María ponen a nuestra disposición cada día.   ¡Claro que es importante comprender, conocer y saber qué se quiere compartir o en donde se quiere sembrar, pero qué importante es también abrir la puerta y salir simplemente al encuentro de lo que Dios nos tiene reservado!

Tiene todo, incluso un proyecto de compromiso social

Mallorca reúne todo lo que el Padre Kentenich quería: una parroquia, personas de corazón noble y una organización sencilla que permite que las cosas fluyan sin más complicaciones. Y más aún: el “proyecto Encuentro” para asistir y acompañar a las personas sin hogar que viven en la calle, puesto en marcha en Madrid, ha prendido de tal manera en Mallorca que D. Julio ya tiene un albergue, que muy pronto convertirá en hogar, para dar cobijo a 6-8 hombres que hasta hoy dormían en la calle, donde se podrán duchar, cenar, dormir y desayunar…todo ello presidido por una pequeña capilla. ¿No es maravilloso?

Fue para nosotros un honor poder apoyar la misión de Mallorca. Qué felicidad compartir lo recibido durante tantos años. Qué felicidad saber que la Mater se establece dónde quiere y que solo necesita de nuestras manos y pies para hacerlo. Nosotros sin duda encendimos una pequeña llama en los corazones de aquellos que salieron a nuestro encuentro, pero ellos reavivaron en nosotros ese fuego que a veces se olvida y se enfría….

Es construir

Mallorca es una isla maravillosa, como todo lo que dibuja el Buen Dios. Su gente es buena, y todavía más “la porción de sus hijos escogidos”. Allí tienen casa Pilar y Jose Antonio: una casa mirando a las murallas de Alcudia. Todo un paraíso. Ellos dos, Pilar en la tierra y Jose Antonio desde el Cielo, con su anhelo apostólico de sobra conocido, apoyan la misión de Mallorca desde el principio junto a su hija Fátima y algunos más y ya lo creo que se lo han tomado en serio!!!

Mirar al mar, levantar los ojos para contemplar las montañas que lo bordean por toda la isla, visitar los monumentos centenarios, dejarse mecer por la suave brisa, adorar frente al Santísimo, y charlar con las personas que te reciben sobre lo divino y humano recogiendo sus anhelos más profundos, es llevar a Schoenstatt a otros lugares, es peregrinar con nuestro Santuario corazón a donde Dios nos lleve. Es construir.

¡Gracias María, gracias Mallorca por esa vivencia profunda y fresca que hoy compartimos con vosotros!

 

Etiquetas: , , , , , ,