ermita de los ciegos, Morón

Publicado el 2020-12-11 In Campaña

El reencuentro que recordaremos como el “Aniversario del Encuentro”

ARGENTINA, Rosita Ciola •

Este fue un año diferente para todos, nunca habíamos vivido algo semejante, por lo tanto, tuvimos que reacomodarnos a esta nueva situación, todo lo planeado se desvaneció y fue necesario buscar alternativas para vivir y también para continuar la misión. El desvalimiento a muchos nos sirvió para darnos cuenta de que con la ayuda del Padre y de María nada es imposible. —

Acudimos entonces a los medios tecnológicos y dentro de nuestras posibilidades, nos fuimos ayudando para que todos aprendiéramos a utilizarlos, así podríamos seguir vinculados, sin dejar de pensar “cómo y cuándo sería el momento del encuentro.”

El primer misionero de la diócesis: presente

El 5 de diciembre la ermita de ciegos, de El Palomar, Diócesis de Morón, cumplía 22 años. Es la primera Ermita para ciegos en el mundo, en una de las caras tiene una imagen grande en relieve para que nuestros hermanos ciegos puedan reconocer a Jesús y María a través del tacto.

¿Qué hacer? No lo dudamos, decidimos convocarnos allí, con los protocolos necesarios y celebrar junto a la Mater este nuevo aniversario.

Nos pusimos en marcha, Domingo Amaya, el primer misionero de la diócesis, está a cargo del cuidado de la ermita, junto a él Rosa Angio, misionera de los primeros tiempos velan, para que todo funcione bien y nunca se haya interrumpido el rezo del rosario en estos años. Él se encargó de la pintura, otros de hacer el jardín, algunos llevaron plantitas y así se fue acondicionando “la casita de la Mater” como los niños suelen llamarla cariñosamente.

Había mucha alegría y emoción de poder volver a visitar todos juntos a la Madre. Llegado el día, hasta el buen tiempo nos acompañó. No sabíamos cuantos iban a participar, pero en las personas que pudieran asistir, estaríamos representados todos sus hijos.

No faltaba nadie

Qué sorpresa al ver llegar misioneros, vecinos, amigos… muchos nos reunimos en torno a Ella dispuestos a acompañarla y celebrar este gran día, los hermanos de riesgo se unieron rezando desde sus casas, las mil avemarías.

No faltaba nada, era la hora de inicio y la campana de la ermita comenzó a repicar para dar comienzo al rezo del santo rosario, Elida Salgueiro, responsable diocesana, dio la bienvenida a los presentes y comenzó con las peticiones, cada uno fue dejando a los pies de la Mater sus intenciones. De a poco fuimos bajando los decibeles propios de la emoción y alegría que nos produjo el encuentro, recogiéndonos en actitud de oración y gratitud.

Esta vez quisimos hacer un rosario de corazones que rodeara a la ermita, representando la entrega de amor de cada misionero, de cada persona que se acerca a ofrecer su capital de gracias y a los que con fe van a pedir o agradecer. ¡Allí estábamos todos! Los que en el día a día vivimos unidos a Ella. ¿Qué sería de nosotros sin su cuidado maternal?

Después de cada misterio la guitarra comenzaba a dar las primeras notas y el coro nos animaba para que todos pudiéramos cantar. ¡Fue tan hermoso! Se percibía un clima especial, ese cielo azul que nos cubría y nuestra actitud desbordante de amor, nos hizo sentir que el cielo y la tierra se unían para celebrar. Finalizado el rosario seguíamos cantando, nadie se quería ir… El último canto fue un chamamé que los misioneros de Morón le regalamos a la Mater por el 70° Aniversario de la Campaña de la Virgen Peregrina y en este día pudimos cantarlo por primera vez. La celebración culminó entre aplausos y vivas y no podía faltar la torta para el fin de fiesta, con barbijos, alcohol, distanciamiento social. Estamos agradecidos de haber podido celebrar este aniversario diferente que quedará para siempre en nuestra memoria, como el “aniversario del encuentro”.

El guitarrista se vuelve misionero

Y como siempre la Madre nos deja algún regalo extra, inesperado, el jóven que tocaba la guitarra, finalizado el evento, se acercó muy emocionado diciendo que quería saber más cosas sobre el Movimiento y se ofreció para misionar a la Mater, él es médico y quiere darla a conocer en su ámbito de trabajo.

Gracias Madre por estos años de acompañamiento, de cercanía y por regalarnos cada día tus gracias a manos llenas.

Etiquetas: , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.