Publicado el 2015-06-12 In Campaña

La Auxiliar se corona para ayudar a niños pobres

BOLIVIA, por Ana María Dalenz, Misionera de la Campaña de la Virgen Peregrina en La Paz, Bolivia •

Cuando Dios quiere hacer cosas maravillosas, solo necesita corazones generosos y dispuestos a entregarse. Ese es el testimonio de los responsables de la Campaña de la Virgen Peregrina en La Paz, que recientemente vieron como Dios nos involucra en sus planes de amor en favor de los niños pobres, gracias a la donación de una corona para la Peregrina Auxiliar hecha por un orfebre y diseñador de joyas italiano cuya madre y hermano nacieron en Cochabamba, Bolivia.

La Campaña, algo debilitada, busca su renovación

La Campaña de la Virgen Peregrina en La Paz se ha debilitado porque la gran mayoría de los misioneros son señoras de muy avanzada edad; no hay jóvenes comprometidos con este apostolado. Para fortalecerla, con la ayuda de las distintas ramas del Movimiento, nos propusimos en el año jubilar 2014 visitar a mil familias con la imagen de la Virgen Peregrina. Un reto ciertamente difícil dado el reducido número de familias comprometidas con Schoenstatt. Con el mejor esfuerzo del movimiento, logramos visitar a aproximadamente a 850 familias. Pero una vez concluido el festejo del jubileo, fueron pocas las personas y familias que continuaron con este apostolado. Entonces la Campaña decidió coronar la imagen de la Peregrina Auxiliar para que Ella muestre el camino a seguir. La impulsó el gran anhelo de invocar la ayuda de la Mater. Ella es quien debe ayudar a dar sentido a las actividades en el futuro.

Corona de Bolivia

Una amistad para coronar a la Mater

En el año jubilar 2014 un misionero de La Paz conoció a través de Facebook a Marcelo Di Gesú, de Santeramo in Colle (Italia). Como participó de varias actividades del movimiento, Marcelo pidió ayuda al misionero para encontrar ritos de coronación de una imagen Peregrina. A raíz de ese intercambio surgió espontáneamente una amistad enraizada en el cariño a la MTA. A fines del año 2014, Marcelo le contó al misionero que era orfebre, diseñador de joyas y que había elaborado una corona para la Auxiliar de Europa y otras dos para Italia y para México. En marzo de 2015, el misionero gestionó la aprobación de la Campaña en La Paz para pedir formalmente a Marcelo la elaboración de una corona para la Peregrina Auxiliar. La Campaña se comprometió a pagar los materiales y el transporte de la corona al país. La respuesta no se hizo esperar. El orfebre italiano aceptó hacer la corona en agradecimiento a Bolivia, país donde nacieron su mamá (Salomé Carmen) y su hermano (Giuseppe David).

Cuestionamientos y dificultades para lograr la corona

Debido a lo limitado de los recursos, lo más razonable era encomendar localmente la elaboración de una corona de peltre o de bronce. Nadie en la Campaña pensó que fuera posible regalarle a la Santísima Virgen una joya de plata con piedras semipreciosas. Pero gracias a la disponibilidad de Marcelo Di Gesú, la Campaña decidió coronar a la imagen Auxiliar. Presurosamente, se redactaron solicitudes para pedir aportes a las ramas y a las familias del movimiento. Pero este pedido de aportes para la corona produjo cuestionamientos. Algunos pensaron que la Mater no precisa joyas sofisticadas y menos aún si son elaboradas en Europa (donde todo suele ser más costoso que en Bolivia). Otros desestimaron que la corona fuera una prioridad. Al mismo tiempo, algunas familias del movimiento enfrentaban serias dificultades económicas que le impedían hacer algún aporte. Hasta la primera semana de mayo 2015 no se había recaudado lo suficiente para enviar el dinero a Italia. A pesar de no recibir ningún pago, Marcelo Di Gesú decidió enviar la corona, la que llegó a Bolivia el 13 de mayo, aniversario de la  aparición de la Virgen de Fátima.

La Mater se corona. Pide conquistar virtudes misioneras

El 17 de mayo de 2015, día de la Ascensión del Señor, el Obispo Auxiliar de La Paz, Mons. Aurelio Pesoa presidió la Eucaristía de la XVIIIª Peregrinación al Santuario de Nuestra de Schoenstatt en La Paz. Durante la celebración, y ante la presencia de cuatrocientas personas, Mons. Pesoa colocó la preciosa joya a la imagen Auxiliar de la Peregrina, coronándola con el título «Madre del Pan Eucarístico y Reina de las Alturas». Con el primer título: Madre del Pan Eucarístico se honra al Congreso Eucarístico Nacional a celebrarse este año en el mes de octubre. El segundo título le fue conferido a la Mater desde su llegada a Bolivia en los años noventa, tal como lo atestigua una placa que ya poseía la imagen. De esa manera, María Santísima se corona para recordarnos la frase citada muy a menudo por el P. Kentenich «Mater perfectam habebit curam et victoriam» (la Madre cuidará perfectamente y vencerá). Gracias a la joya elaborada por Marcelo Di Gesú con la ayuda de su hermano, la Mater ha recibido una corona acorde con su realeza. Sus cinco puntas representan las virtudes necesarias para el trabajo misionero: fidelidad, unidad en Cristo, heroísmo, generosidad y misericordia. Pero el trabajo no ha concluido con la coronación de la imagen Auxiliar. Muy por el contrario: acaba de comenzar, ya que la conquista de las cinco virtudes permite delinear un plan de crecimiento espiritual para los misioneros de la Campaña.

Una sorpresa inesperada para los niños pobres

En los días siguientes a la coronación, la campaña siguió empeñada en aumentar los aportes para cubrir parte de los costos de la corona. Para sorpresa de todos, en una nota enviada al amigo misionero el orfebre comunicó su decisión de regalar por entero la corona, devolviendo el dinero recaudado para los niños que tienen menos suerte en Bolivia. Con esta muestra de generosidad, Dios nos ha invitado a confiar más en su Divina Providencia. El cariño que la esposa del orfebre siente por la Madre Teresa de Calcuta, le hizo sugerir que se apoyara a las Hermanas Misioneras de la Caridad en su trabajo con familias muy pobres. Así se abrió un camino para colaborar con estas religiosas en la zona Garita de Lima, una de las áreas con mayor actividad informal de vendedores ambulantes en la ciudad de La Paz.

En la tarde del 8 de junio, algunas misioneras acompañadas por el asesor de la Campaña, P. Javier Uría, visitaron la guardería de los niños para entregar los mil dólares recaudados por la Campaña para cubrir parcialmente el costo de la corona. Durante la visita se supo que hay solamente cuatro en la ciudad de La Paz y que, a pesar de eso, colaboran con aproximadamente 144 familias que viven en extrema pobreza. Además de haber creado la guardería para cuidar a 72 niños de edades entre los 8 meses y los 4 años, las religiosas ayudan a docenas de familias con víveres para su alimentación, vestimenta y otras necesidades. Asimismo, las religiosas comparten con las familias la palabra de Dios, la oración, la reflexión y sobre todo su fe inquebrantable en la Divina Providencia.

Con relación a la guardería, la Hermana Martins, superiora de las Misioneras de la Caridad, explicó que los padres no tienen dónde dejar a sus niños pequeños mientras realizan la venta ambulante en las calles. Muchos de ellos viven en pequeños cuartos alquilados en las áreas periféricas de La Paz y El Alto. Uno de los niños inclusive vive en un basural porque no tiene techo. Sus condiciones de vida son extremadamente difíciles y limitadas. Varios niños de la guardería sufren no solamente la falta de recursos materiales sino también el haber sido abandonados, por no tener a su papá o mamá a su lado. Y por si fuera poco, algunos están expuestos a situaciones de violencia familiar. “Estos niños ven de todo, porque en el pequeño cuarto donde viven, duermen y comen, ocurren además muchas otras cosas”, aclara la superiora.

Al compartir con las Misioneras de la Caridad, los integrantes de la Campaña recibimos una cuádruple bendición, porque además de llevar la imagen de la Virgen Peregrina, dejar el dinero recaudado para los niños pobres y recibir una bendición con la reliquia de la Madre Teresa de Calcuta, experimentamos en pequeño el extraordinario espíritu de amor y generosidad que poseen estas religiosas fieles al testimonio de Cristo Jesús y al ejemplo heredado de su fundadora. Por nuestra parte, estamos más motivados por trabajar para la Campaña de la Virgen Peregrina. La experiencia de la coronación nos ha marcado, porque Dios y la Mater nos han ayudado a ver una nueva dimensión de trabajo y compromiso. Sentimos ahora que ser misioneros de la Mater Peregrina significa también vivir la alianza solidaria con familias pobres. Queremos ser una “comunidad en salida” más comprometida en forjar una cultura de encuentro, sirviendo mejor como instrumentos en las manos de María, Madre del Pan Eucarístico y Reina de las Alturas.

Etiquetas: , , , , ,

2 Responses

  1. tres veces admirable virgen de schoenstatt xx todas las bendiciones salud paz amor y trabajo soy tu misionera con tanto amor maste¡¡

  2. Querida Mater hoy solo quiero agradecerte por haberme dado tantos años de poder formar a misioneros y misioneras de la Campaña, gracias por las bendiciones recibidas en mi familia.
    Querida Mater también quiero pedirte por las misioneras y misioneros, para que tu los cubras con tu mato, para que puedan realizar su misión bajo tu amparo.
    Desde el Santuario mas alto, donde Reina Nuestra Señora Tres veces Admirable.
    Bendiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *