Publicado el 2020-02-29 In schoenstattianos

Mario Hiriart Pulido – un modelo a seguir especialmente hoy en día

Harald M. Knes, Instituto Hermanos de María de Schoenstatt •

Desde el 21/02/2020 lo tenemos oficialmente de la Iglesia: Mario Hiriart Pulido ha vivido una vida en la que, con la ayuda de la gracia de Dios, vivió las virtudes cristianas de manera sobresaliente. Hay cuatro aspectos de su vida que me gustaría enfatizar. —

La espiritualidad cristiana en un ambiente crítico frente a la iglesia

El Padre José Kentenich vio a la Iglesia encaminarse hacia un tiempo de profundos cambios y renovaciones. El fundador quiso ayudar a los miembros del Movimiento de Schoenstatt y a todos los cristianos a desarrollar su propia personalidad de manera original para que pudieran tomar decisiones sostenibles con valentía y franqueza. Todos deben poder vivir la espiritualidad cristiana como una minoría en una sociedad que piensa de manera diferente.

La espiritualidad que caracterizaba a la familia de Mario era la masonería. Su decisión de convertirse en cristiano fue muy consciente. Por una especie de espíritu deportivo, Mario, el joven ingeniero y cristiano, tomó conscientemente la decisión de unirse a Corfo, una empresa estatal de ingeniería de élite fundada en un espíritu de secularización y masonería. Contribuyó con su capacidad y actitud profesional al trabajo, pero también vivió su fe cristiana en forma discreta y al mismo tiempo con ardor. Organizó reuniones bíblicas durante la hora del almuerzo con los empleados que quisieran asistir. Esto hace de Mario, alguien cercano a muchos cristianos que hoy en día enfrentan desafíos similares cuando se trata de ser un cristiano en la sociedad moderna.

Ser cristiano en una iglesia en tiempos de prueba

Para Mario, la experiencia de Iglesia fue muy variada: vida parroquial, celebración de la Eucaristía, la Oficina de la Universidad Católica, Schoenstatt. Experimentó cómo el Movimiento de Schoenstatt en Chile prácticamente se dividió en dos bandos. Cada lado creía tener razón. Junto con el padre Humberto Anwandter, con mucha claridad, autoridad e influencia logró sacar la situación de la polémica, animó a tener paciencia y a hacer sacrificios, y superar la división.

En muchos países el cristianismo sufre de polémica y división. En Alemania, los cristianos han vivido durante 500 años con las consecuencias de la división de la iglesia. En Chile no hubo ninguna división de la iglesia en este sentido, pero la ruptura de la confianza, como consecuencia del escándalo de abusos por parte de dignatarios católicos, ha ocasionado una profunda brecha en toda la iglesia y la sociedad, cuyas consecuencias aún no son en absoluto previsibles.

En estos tiempos, Mario puede dar consuelo a mucha gente. Él mismo sufrió mucho por la división dentro del movimiento, tuvo que experimentar muchas pequeñas injusticias por parte de los schoenstattianos del otro grupo y se lo entregó a la Mater como “Capital de Gracias». La debilidad humana en él y en los otros nunca le hizo dudar de que había elegido el camino correcto. Tenía claro que además de sus acciones, necesitaba, sobre todo, el Espíritu de Dios y la ayuda de la Mater para superar una situación tan confusa.

La espiritualidad cristiana en el contexto de la falta de reputación

La Iglesia de Chile se está reordenando después del terremoto espiritual y de la ruptura de confianza. Muchos manifestantes aprovecharon el malestar social en Chile para vengarse contra las iglesias. Según una encuesta de 2019, Chile es el país latinoamericano donde la población tiene menos confianza en la Iglesia Católica. El péndulo se ha balanceado violentamente hacia el lado opuesto. La Iglesia oficial por sí sola ya no es signo de autoridad entre las personas, al contrario.

La entrada de Mario a la comunidad de los Hermanos de María no se asoció con el prestigio social de la época. El hecho de que era un Hermano de María y su vínculo a su vocación, muy pocos de sus amigos lo entendían. Muchos simplemente vieron en ello una oportunidad perdida, si alguien optaba por vivir célibe, hubiese obtenido más autoridad y reconocimiento en la sociedad como sacerdote.

Mario puede ser un ejemplo para muchos cristianos célibes que, en tiempos difíciles, reciben poco reconocimiento de la sociedad por su total dedicación a Dios. Detrás de esto, después de todo, se puede ver la divina providencia de Dios Padre: La decisión de la entrega total a Dios debe estar tan libre como sea posible del reconocimiento social y similares, especialmente si se quiere que sea una decisión firme y duradera.

Ser cristiano en las “antesalas de la Iglesia”

La Iglesia Católica está perdiendo miembros en muchas áreas tradicionalmente católicas. A nosotros los católicos, esto no nos debería sorprender ni asustar. La vida de la iglesia se está desplazando cada vez más a las “antesalas de la Iglesia”. La gente se acerca cada vez menos a misa, a un sacerdote, para beneficiarse de las gracias de los sacramentos. En estos tiempos, el papel y la importancia de los laicos en la Iglesia de hoy es aún más evidente, ya que son ellos los que están en casa, en las “antesalas del templo”.

Mario asumió esta imagen como un cometido especial en su vida. Estuvo en contacto con muchas personas, lugares e ideas no cristianas y dejó una huella sin perder la claridad y la sustancia. “Mario fue un mejor marxista que yo”, dijo un miembro del partido comunista durante una encuesta de 1967, reconociendo el sencillo estilo de vida de Mario.

Mario era consciente de la importancia para la Iglesia en el futuro del tener escuelas y universidades adecuadas para poder desplegar los puntos de vista católicos en contacto con la gente de la sociedad. Por esta razón, deliberadamente renunció a muchas comodidades y eligió una pequeña oficina bajo las escaleras, como profesor de la Universidad Católica con un salario bajo – todo por amor y al servicio a la Iglesia.

Original: Alemán 24/2/2020. Traducción: Tita Andras, Viena, Austria/ce

Etiquetas: , , , , , , , , ,

1 Responses

  1. Muy interesante lo que escribió el Hno Harald. Muchas gracias.
    Quisiera complementar la noticia con algunos antecedentes: El paso mas importante en un proceso de beatificación y ,de ,canonización, es que el Siervo de Dios sea declarado Venerable por el Papa. Ese es el regalo que nos hizo la Providencia. Todo lo humano ( proceso diocesano en Santiago de Chile y proceso en Roma) ya fue hecho. Ahora le toca a Dios hablar a través de un milagro por la intercesión del Venerable para ser declarado Beato y un segundo milagro para ser declarado santo.
    Lo +único que podemos hacer es invocar su ayuda para que se produzcan esos milagros. El Venerable ,SIervo de Dios Mario Hiriart es un santo para la Iglesia universal, trae el mensaje de la Santidad de la Vida Diaria que Dios a través de nuestro padre fundador nos invitara y es una muestra de la fecundidad de la Alianza ,de Amor con la Mater. Nuestra espiritualidad es capaz de producir santos. Sería el primer santo laico schoenstattiano .
    Por eso, es responsabilidad de nosotros hermanos en Alianza con él, divulgar su persona y su mensaje e invitar y dar a conocer su vida ejemplar en círculos más allá de Schoenstatt.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *