Octavio Galarce hombres

Publicado el 21. octubre 2018 In schoenstattianos

El mundo “profano” es donde Dios nos quiere como Hombres

Entrevista a Octavio Galarce, Chile •

En el contexto de la consagración del primer curso de la Federación de Hombres en Chile, entrevistamos a Octavio Galarce, miembro de este curso, asesor laical de la Rama de Hombres, Fundador de los Madrugadores, editor de la revista “Vínculo” y colaborador de Schoenstatt.org. —

 

Primer curso de la Federación de Hombres

Hace poco su curso, el primero de la Federación de Hombres en Chile, celebró su consagración perpetua, o sea, se comprometieron a vivir el carisma de Schoenstatt como hombres y como federados. ¿Qué significa?

 – Con la Consagración Perpetua, concluye, por decirlo de alguna manera, la etapa de formación y de adentrarse en la historia de Schoenstatt y de nuestro Padre. Se produce, a través de esta ceremonia de consagración, nuestra integración o pertenencia para siempre a la Federación de Hombres. En lo más estructural y organizativo, es un paso importante hacia la plena autonomía e independencia. Cuando se inició el proceso de fundación de la Federación de Hombres de Chile, hace 10 años, el Consejo internacional de Familia le pidió al P. Mariano Irureta y a “Tocho” Westphal, que llevaran a cabo esta importante tarea.

De alguna manera, también nos hacemos portadores del carisma de nuestro padre fundador para esta época tan convulsionada y para nuestra Iglesia, que en Chile atraviesa por momentos muy complejos. En el contexto de lo expresado por el Padre: “Cada 50 años hay que refundar Schoenstatt”, asumimos en una profunda unión a él, un rol de co-fundadores.

 

Hombres

Rama de Hombres, Chile

Schoenstatt comenzó con hombres, futuros sacerdotes primero, estudiantes, sacerdotes y laicos después. Lo que muchas veces se ve en Schoenstatt, sin embargo, son familias y mujeres. ¿Qué papel tienen los hombres en Schoenstatt?

En una conferencia que el P. Kentenich da a la Columna de Hombres en Alemania, el 18 de junio de 1966, en sus palabras iniciales hace referencia al sentimiento que le embarga porque todo le recuerda los inicios de Schoenstatt en los años 1912 y 1914. Dice: “queremos dejar establecido que la base, el comienzo y la fundación de nuestra Familia están vinculados a un grupo de hombres jóvenes, vigorosos y magnánimos”. Y luego les recuerda la misión o tarea que, como hombres, deben llevar a cabo: “erigir en el mundo de hoy el reino universal del padre… el reino del padre no es solamente un reino del Padre de índole religiosa… hay que velar para que Dios Padre sea reconocido en todas partes… nos debemos esforzar para que el padre terrenal reciba nuevamente la posición que le corresponde en el seno de la familia, según el designio de Dios”.

Sin duda alguna, una gran tarea y misión. Anunciar, luchar por conquistar un espacio importante para Dios en nuestras vidas, familias, trabajo, sociedad entera. El mundo “profano” es donde Dios nos quiere, y es ahí donde debemos testimoniar nuestra fe y llevar a cabo la misión, la “secreta ideal predilecta” de nuestro padre fundador. Ahora, esta tarea y esta misión tiene acentuaciones muy particulares en nuestra realidad como hombres en medio del mundo y tiene relación con la forma en que ejercemos y concebimos la autoridad. Los tiempos que vivimos, en relación a este aspecto, es de una importancia vital. No da lo mismo la forma en que nos relacionamos “con” y “como” autoridad en el mundo de hoy. En este ámbito, el padre nos aporta mucha claridad y nos desafía a que seamos referentes nuevos y audaces en un tipo de autoridad, que nace de la consecuencia de vida y que encuentra en Cristo mismo un ejemplo vivo. La vida misma del Padre Kentenich es una fuente importante y ejemplo de autoridad.

¿Qué hacen como Federación de Hombres para fortalecer el rol de los hombres en Schoenstatt?

Desde los inicios nos hemos puesto a disposición en todo lo que podamos aportar a las distintas instancias que conforman la Columna de Hombres en Chile y en otros lugares o países. Un signo claro de esta disposición de servicio es mi rol de asesor nacional de la Rama de Hombres en Chile, y la de otros miembros de la Federación que están al servicio de otros grupos de hombres.

En las realidades varoniles en Schoenstatt en Chile hoy, ¿qué opciones hay, en el caso de un joven que pasó por la Juventud Masculina, o un empresario, un alcalde, o un trabajador sencillo?

Desde hace años que se ha llevado a cabo un buen trabajo como Columna de Hombres; quizás como un caso realmente extraordinario, según el decir de muchos y que no es obvio, entendiendo que la “federatividad” muchas veces más bien acentúa nuestra total independencia de otros… Según el particular interés que un hombre o un joven pueda tener y que quiera asumir un grado de compromiso en Schoenstatt, en Chile la Columna de Hombres ofrece la posibilidad de integrarse a los Madrugadores, a los Profesionales Jóvenes, Forjadores, a la Liga o Rama, y si se siente llamado, también a la Federación.

Usted es asesor de la Rama de Hombres. ¿Cómo llegaron a tener un asesor laical cuando casi siempre hay sacerdotes en este rol?

– Dado el crecimiento y desarrollo de Schoenstatt en Chile y la limitación que experimentaba la Central para asesorar adecuadamente las ramas, el 15 de septiembre de 2012, asumí como Asesor asistente laico, siendo el Asesor titular el P. Raúl Feres. Y como no lo hice mal (por lo menos así lo entiendo yo), en marzo de 2015 asumí como Asesor nacional, pasando el P. Raúl a ser el Asesor capellán.

Usted es el fundador de los Madrugadores. ¿Como surgió y cómo ve el desarrollo de esta corriente en Chile y en otros países?

La corriente de vida de Los Madrugadores se inicia hace 29 años, poco antes de la bendición del santuario de Schoenstatt de Rancagua, en mayo de 1989. Una de las motivaciones que tuvo el grupo fundador fue el de asumir de manera original y como hombres, el cuidado de este lugar de gracias, el primero que en Chile quedaba bajo la responsabilidad de los laicos. El encuentro quincenal de oración, los sábados a las 7 de la mañana, a los 10 años de llevarse a cabo fiel y permanentemente, fue premiado por Dios con una fecundidad y crecimiento “explosivo”. Las primeras comunidades surgen cuando algunos de los nuestros se cambian de ciudad y llevan consigo la inquietud y “necesidad” de seguir madrugando. La madrugada no es fruto de una elaboración estratégica pastoral, surge de la vida y de lo que Dios suscita en el alma de hombres necesitados de un espacio de encuentro personal con Dios, y en comunión con otros. El compartir el desayuno y otros elementos fundantes de la madrugada surgen en el caminar y en la historia. Misa, Mesa, Mundo, las 3 M de toda madrugada, han sido una conquista y una verdad descubiertas y develadas en el caminar de Dios con su Madre en medio nuestro.

En la actualidad, en Chile hay más de 150 comunidades de Madrugadores, de Arica a Punta Arenas, 90 % de ellas son comunidades que funcionan en parroquias, ¡enorme regalo! En al menos 18 países, existen otras 100 comunidades más.

Madrugadores en Costa Rica

Desde sus experiencias internacionales, ¿en qué países donde le tocó conocer el Movimiento, hay brotes de un Schoenstatt con rasgos varoniles?

Tal como sucedió en la mayoría de los países en donde Schoenstatt creció fuertemente, el mayor desarrollo se dio en la Rama de Matrimonios y en las Ramas Femeninas; los hombres hasta hace poco fueron los grandes ausentes. Situación que, poco a poco, ha ido cambiando. Me ha tocado viajar y tomar contacto con muchos lugares en donde se ha fundado o refundado la Rama de Hombres; también hay inicios de la Federación de Hombres, amén de lo que aportan también con su presencia y masividad los Madrugadores. Con absoluta certeza puedo afirmar que, en Argentina, Costa Rica, Puerto Rico, Paraguay, México, Ecuador, Colombia, hay experiencias importantes respecto de su pregunta. Brasil es un caso especial y tiene un potencial extraordinario de crecimiento, especialmente en relación con la actividad del Rosario de los Hombres, que convoca y reúne a miles de hombres.

¿Qué puede hacer un hombre con ganas de participar en Schoenstatt en un país donde no hay comunidades de hombres?

– Tomar contacto conmigo o con otros hombres y se verá la forma de apoyar cualquier iniciativa que surja. En un mundo tan globalizado y comunicado, todo es posible.

Última pregunta, como siempre – los conocidos siete puntos de las entrevistas a un famoso, en relación a su misión de vida:

  • Un libro: La sombra del Padre, de Jan Dobraczynski.
  • Una frase: “Quien tiene una misión ha de cumplirla”.
  • Una fecha: 29 de enero de 1979.
  • Una foto: MI familia.
  • Un gesto: ¡Aquí estoy!
  • Una pregunta al P. Kentenich: ¿Qué quiso decir o acentuar con la afirmación de que Schoenstatt cada 50 años debía refundarse nuevamente?
  • Un sueño: Comunidades de Madrugadores en todas las parroquias.

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *