P. Eduard

Publicado el 8. junio 2018 In schoenstattianos

La ordenación del P. Eduard: Un fruto de amor del santuario de Valldoreix, en Cataluña

ESPAÑA, Pedro Bras •

“Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te quiero” (Jn 21, 17): Fue con un corazón alegre y agradecido que nos acercamos al santuario de Valldoreix, en Barcelona, el pasado día 2 de junio. El mismo santuario que se bendijo hace poco más de veinte años y que, hace diez, vio partir a Eduard Forcada hacia el noviciado, ahora lo recibía de vuelta.—

“Tú sabes que te quiero”

El cariño de toda la familia Forcada, de la Familia de Schoenstatt catalana y de las Hermanas de María era palpable en cada detalle que precedió la ceremonia y que hizo que cada uno de los que llegábamos nos sintiéramos en casa.

También los Padres de Schoenstatt vinieron de diferentes lugares y se unieron a los padres diocesanos y al obispo José Ángel, que presidió la ordenación.

Como lema de ordenación, Eduard eligió las palabras de Pedro en el encuentro con Jesús resucitado: “Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te quiero”. Pudimos escuchar en la prédica que el examen de amor al que contesta Pedro tres veces, le permite fiarse de Jesús y seguirlo con todo lo que tiene, que incluye su propia debilidad.

Dirigiéndose a Eduard, el obispo subrayó que vivimos tiempos recios, desconcertantes y agotadores, y que en la eucaristía encontramos el alimento necesario para seguir caminando.

La invitación a buscar la fuerza en este sacramento fue particularmente fuerte para Eduard, que minutos después fue ordenado y se juntó a los demás sacerdotes en el altar, extendiendo por primera vez las manos en la consagración del pan y del vino.

Literalmente a la sombra del santuario, el obispo no olvidó a María, que, en la vivencia de la Alianza de Amor, será esperanza y camino del sacerdocio de Eduard.

Después de la ordenación pudimos compartir entre toda la alegría del primer Padre de Schoenstatt de la Familia de Cataluña. Escuchamos algunas anécdotas de su tiempo en la juventud, de su familia y de su curso (Filii Reginae).

Compartimos algunas canciones y nos preparamos para presenciar su primera misa el día siguiente.

ordenación P. Eduard

El plan de Dios hecho realidad

El domingo amaneció lluvioso. Entre toldos que se montaban y paraguas que se abrían, el P. Eduard inició su primera misa. Algunos comentaron después que no podían creer que el niño que hace veinte años era monaguillo en la bendición del santuario, ahora presidía la eucaristía. “Dios soñó contigo aquí, presidiendo esta eucaristía”, le dijo el P. Agustín en su prédica. En el corazón resuena un enorme “gracias” por el milagro de tener a otro sacerdote de Sion. Dios es quien despierta en nosotros esa gratitud. Una gratitud que se fija en lo pequeño y nos pide que también confiemos en su llamado. El camino de Eduard así nos lo confirma. Impacta escuchar cómo se sintió llamado hace poco más de diez años en la pequeña ermita al santuario de Valldoreix y cómo dio su sí. También nos emociona la escuela de amor que ha sido su casa, la Familia de Schoenstatt, la formación a lo largo de estos diez años.

De la mano de María, ahora como sacerdote

Amar es salir, ensanchar el corazón, y estos días nos mostraron cómo Dios fue fiel a ese llamado de amor que hizo a Eduard. Días que nos comprometen a rezar por las vocaciones y, de manera especial, por el camino que el P. Eduard empieza como sacerdote, pero que ya viene recorriendo de la mano de María desde niño.

Las palabras finales de la prédica siguen resonando en nuestro interior y, creo, también en el corazón del P. Eduard: “Confía en quien tú eres. Dios te ha modelado con todo lo que eres. Hoy es tu cuerpo, es tu sangre la que se da por todos. Eso es el sacerdote. Dios cuenta con todo lo que tienes, cuenta con tu fragilidad. Que cada día le puedas decir a Cristo: Tú sabes que te quiero”.

P. Eduard

Schoenstattianos en red
España y Portugal, por supuesto, están. Se ven los primeros comentarios mientras comienza la transmisión en vivo.

Aparecen Padres de Schoenstatt y seminaristas de Chile, Estados Unidos… Minuto por minuto crece la familia en torno a este primer Padre de Schoenstatt catalán. “Bendiciones, P. Eduard Forcada, desde el Santuario de Schoenstatt de Los Pinos en Viña del Mar, Chile, hacemos oración por usted”, escribe un matrimonio de Los Pinos, Chile.

Aparecen comentarios, saludos, felicitaciones de Brasil, Alemania, Portugal, España, Estados Unidos, Paraguay… “Lo recuerdo de la Cruzada de los Andes”, comenta José Argüello, de Paraguay, y una señora de Puente Alto en Chile, donde los seminaristas de los Padres de Schoenstatt llevan adelante un proyecto social, siguiendo a la transmisión comenta: “Te recuerdo aún cuando fuiste a mi hogar para misionar…”

Gracias por regalar a todo Schoenstatt este momento de solidaridad y alegría compartidas.

VIDEO – Grabación de la transmisión en vivo

Fotos: Eduardo Segura

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *