Publicado el 2014-11-08 In Jubileo 2014

La hermana Emilie fascina

ALEMANIA, Hna. M. Irmengild/mak. Tocan a su fin las celebraciones jubilares en Schoenstatt. Los días entre “Schoenstatt” y “Roma” se utilizan de diferentes maneras – meditar, turismo cultural y religioso, Tierra Santa (¡Sí!), lugares importantes de Schoenstatt: Dachau, Gymnich… Más de 1000 peregrinos afluyen a Koblenz – Metternich, para encontrarse con la hermana Emilie Engel, para agradecerle por la ayuda experimentada, para expresarle sus intenciones y preocupaciones.

 

La corriente de gracias y bendiciones fluye, en el verdadero sentido de la palabra desde Schoenstatt hasta Metternich – hacia la hermana Emilie. “Estamos convencidos, que debemos agradecer las gracias del santuario original también a la oración y el sacrificio de la hermana Emilie”, dicen las Hermanas de María de Metternich.

De muchos países

La casa Providentia, en Koblenz-Metternich ha abierto sus puertas estos días a personas de 20 naciones: Ecuador, Chile, Croacia, Perú, Filipinas, España, Brasil, Portugal, Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Kenia, Nigeria, Burundi, Francia, Escocia, Argentina, Paraguay, Colombia, República Dominicana.

Preparación ante la afluencia

Que los peregrinos llegarían en los días „intermedios“ era seguro desde la primera planificación en el año 2010; Desde la mitad del año estaba claro para el “Emilie – Team” de Metternich, que habría que prepararse para una gran acción. Las inscripciones a través de la agencia de viajes IQ, en Colonia y los contactos directos con los países, denotaban un gran interés por el encuentro con la hermana Emilie. Precisamente en agosto se inscribieron más de 1000 peregrinos; y así se prepara sistemáticamente.

Se preparó una película sobre la vida de la hermana Emilie con el título “Padre, haz que mi vida sea un viaje hacia Ti” en inglés, español, francés y alemán. Fue una información buena y sólida sobre la vida y el mensaje de la hermana Emilie hoy.

Después se consiguió elaborar un audio guía. Se redactaron los textos para la habitación de encuentro con Emilie, una breve información sobre la Casa Provincial, sobre el parque con los testigos de piedra: la estatua de San Miguel, la Inmaculada, el santuario con la piedra de Engling, la estatua del padre Kentenich y la tumba de la hermana Emilie y sobre su dormitorio y habitación de trabajo. Las Hermanas de María del Secretariado Internacional (Central de Peregrinación) y otros apoyaron mucho esta acción, tradujeron los textos del alemán al inglés, español y portugués y ofrecieron sus voces. Es una gran ayuda y un regalo duradero.

Encuentros con Emilie alrededor del Jubileo

Hubo oportunidad de probar la técnica antes de las celebraciones jubilares en Schoenstatt, cuando el 14 y 15 de octubre llegaron los primeros grupos a encontrarse con la hermana Emilie. Eran de Ecuador, Croacia, Chile, Perú, Filipinas y por la tarde, hacia las 20.00 horas, llegó un grupo de Tejas.

El 19 de octubre visitaron la tumba y el lugar conmemorativo de la hermana Emilie unas 160 personas de Portugal, 30 jóvenes de Estados Unidos y por la tarde algunos matrimonios de Estados Unidos.

El 20 de octubre fue el punto culminante. Para hacer posible un encuentro auténtico de los peregrinos con la hermana Emilie se le pidió apoyo a la hermana Thomasine – pertenece al “Emilie – Team” como postuladora. Guió ese día a los grupos de habla inglesa y trajo por la mañana a la hermana Ana Teresa (España) y a la hermana Virginia (Estados Unidos) desde la Casa Madre, para guiar y traducir los asuntos de organización para los grupos españoles y portugueses. – “Habíamos planificado bien nuestras actividades y estábamos preparadas y confiábamos en la ayuda de la Virgen y de la hermana Emilie”, dicen las Hermanas de María.

Justo a las 8 de la mañana están los tres primeros grupos frente a la Casa Provincial, dos de ellos sin inscripción previa. Otro grupo de Nigeria, con el padre Klaus Desch, nos sorprende con su visita. Las mujeres nigerianas despiertan interés, sorpresa y admiración general con sus trajes típicos. Después de visitar los lugares de la hermana Emilie se despidieron con gran dinamismo y un temperamental baile, frente a la Casa Provincial. Constantemente se oye el grito: ¡Viva Emilie! ¡Viva Schoenstatt! La alegría y el entusiasmo son contagiosos y pasa de unos a otros.

Cuatro autocares de Chile estaban inscritos para las 11.45 horas y llegaron alrededor de las 14.00. Tras dos horas de retraso nadie contaba con su visita a Emilie. La razón de su retraso era que los conductores no encontraron la casa y habían llegado al Hospital Central del Ejército. Desde allí llegaban a pié y deseaban a toda costa hacer una visita a la hermana Emilie. La hermana Berngit explicó a los autobuses perdidos cómo llegar a la casa. Los grupos chilenos se sentaron en la cafetería…168 personas, ¡sin previo aviso! Todo un desafío para la mentalidad alemana. La cocina haciendo magia a toda pastilla prepara un tentempié para los hambrientos chilenos. Todos se ponen en marcha y ayudan. Es como la multiplicación de los panes, todos reciben un refuerzo, están contentos agradecidos y admiran la hospitalidad.

“En esta situación nos decimos: la hermana Emilie nos enseñó la hospitalidad. Ha llegado la hora de vivirla y mostrarla. Nuestra amabilidad y preocupación por las necesidades humanas hace que os peregrinos estén receptivos y abiertos al mensaje de la hermana Emilie”, comenta una de las hermanas.

Después llegaron aún dos grupos de Ecuador y Colombia.

Fortalecidos en la fe

El cierre es el 21 de octubre de 2014. Por la mañana llega un grupo de jóvenes brasileños – también sin previo aviso. Un grupo más grande de la República Dominicana está inscrito con su obispo para por la tarde. Llegan puntuales a las 15 horas. Tras la película sobre la hermana Emilie y la visita a su tumba, celebran la eucaristía en español, en la capilla de la casa.

Antes de la bendición final dijo el obispo ¨con mucho sentido, que el regalo de la hermana Emilie le había hecho, era que ella, con su fe en la Divina Providencia, le había fortalecido la fe y le regalaba el convencimiento de que Dios le ayudaba a llevarlo todo, también sus deseos y preocupaciones episcopales. Esta gracia le había llegado a él por la Hermana Emilie en Koblenz-Metternich.

El canto final “Cantad a Dios, nuestro Señor un canto nuevo, su misericordia es eterna…”es coreado por todos. Luego, con el estribillo “Vamos, traed la antorcha al mundo. Encended el fuego, Tu Alianza – nuestra misión” entra el órgano, rompe la alegría espontánea y el entusiasmo. Todos salen cantando y saludando de la capilla.

Lo que conmueve

Un hombre se sienta en la escalera, que lleva a la cafetería y dice en un alemán quebrado: todavía no puedo marcharme. Tengo que quedarme un momento en silencio para asimilar todo lo que he vivido en este día. – Deja que los demás se vayan y él parte el último hacia el bus.

La visita de la habitación de Emilie ha impresionado a los peregrinos. Algunos tocaron muy respetuosamente la camilla, en la que murió – a veces con algún objeto valioso para ellos.

Muchos se hicieron fotos con el cuadro de la hermana Emilie en su habitación de trabajo. Para la mayoría de los visitantes extranjeros es un recuerdo importante una foto de los lugares conmemorativos de la hermana Emilie.

Era impresionante cómo algunos peregrinos se arrodillaron junto a la tumba de la hermana Emilie, a pesar del mal tiempo, tocaban la tierra y se santiguaban.

Cuando los peregrinos descubrían, junto a la tumba de la hermana Emilie, la bola del mundo con las banderas de los países, dejaban espontáneamente la suya – como señal permanente de su vinculación con la hermana Emilie.

Los visitantes compraron muchas medallas con cordón de cuero y no se cohibieron de llevarlas puestas abiertamente.

Una hermana de María de Metternich dijo: «Mirando atrás, podemos decir: nuestra Acción – Emilie nos ha regalado mucho. No hay nada más hermoso y más grande que conducir a las personas a la cercanía de una ‘santa’. Por eso es nuestro deseo que las semillas esparcidas germinen en el día a día, que los visitantes se fortalezcan por la cercanía y el ejemplo de la hermana Emilie en la fe en la Divina Providencia y puedan vivir su vida desde la Alianza de Amor».

 

Original: alemán – Traducción: M. Paz Leiva – Madrid, España

 

1 Responses

  1. HE ESTADO MUCHAS VECES EN METTERNICH, VISITANDO A LA HERMANA EMILIE. PERO CADA VEZ QUE LEO ETOS RELATOS, PEREGRIACIONES E IMPRESIONES DE LOS PEREGRINO, ME EMOCIONO HASTA LAS LÁGRIMAS. LA HERMANA M. EMILIE ES TAN CERCANA, SENCILLA Y TIERNA COMO LA MATER. EN ELLA VEMOS A NUESTRO PADRE FUNDADOR Y TODA LA FAMILIA RESUMIDA EN UNSA SOLA FRASE:»COR UNUM IN PATRE» EMILIE PREOCÚPATE DE QUE NOSOTROS, SUS HIJOS, CANONICEMOS A NUESTRO PADRE CON NUESTRA SANTIDAD DE LA VIDA DIARIA, HACIENDO LA VOLUNTAD DEL PADRE Y VIVIENDO DE LA FE PRÁCTICA EN LA DIVINA PROVIDENCIA, COMO LA VIVISTE TÚ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicado el In Jubileo 2014

La hermana Emilie fascina

ALEMANIA, Hna. M. Irmengild/mak. Tocan a su fin las celebraciones jubilares en Schoenstatt. Los días entre “Schoenstatt” y “Roma” se utilizan de diferentes maneras – meditar, turismo cultural y religioso, Tierra Santa (¡Sí!), lugares importantes de Schoenstatt: Dachau, Gymnich… Más de 1000 peregrinos afluyen a Koblenz – Metternich, para encontrarse con la hermana Emilie Engel, para agradecerle por la ayuda experimentada, para expresarle sus intenciones y preocupaciones.

 

(más…)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *