Carta al Pueblo de Dios

Publicado el 2024-03-12 In Sinodalidad, Vida en alianza

El Männerwerkstatt 2022 se centra en el Camino Sinodal y el Sínodo Mundial

ALEMANIA, Peter Hagmann •

La introducción de Peter Hagmann al Camino Sinodal de la Iglesia en Alemania y al Sínodo Mundial comenzó con una colorida imagen de los participantes en las mesas redondas en el Aula de Audiencias del Vaticano con motivo de la tercera etapa del Sínodo Mundial 2021-2024, a saber, la primera Asamblea General del Sínodo sobre la Sinodalidad en octubre de 2023, imagen que recorrió la prensa mundial. Casi 15 participantes se habían reunido vía Zoom este domingo por la tarde, procedentes de Alemania, Australia, Chile y España, para informarse e intercambiar información sobre el Camino Sinodal y el Sínodo Mundial. —

Ha sido la mayor encuesta entre miembros que se recuerda. Tienes que leerlo otra vez. La mayor encuesta de miembros jamás realizada. A todos los cristianos, a cada individuo, a cada grupo, a cada parroquia, a cada asociación, a cada orden religiosa, a cada movimiento, se les pidió en la primera fase, la «Consulta al Pueblo de Dios», que dijeran y escribieran lo que tenían en mente en relación con la Iglesia, la fe, las preocupaciones, las preguntas, las tareas. En todos los países, en todas partes. Es la primera vez en la historia de la Iglesia que se convoca a toda la Iglesia en un sínodo y que se invita a todos a participar. A partir de estas voces se elaboraron textos de síntesis, primero a nivel diocesano, luego a nivel nacional y finalmente a nivel continental, abiertos y diversos como las muchas voces, y finalmente surgió un Instrumentum Laboris. Al menos para un cristiano, este documento se convirtió en una indescriptible experiencia de Dios: «Hay una frase ahí que es mía».

Un poco antes, en 2019, comenzó en la iglesia de Alemania un proceso llamado «Camino Sinodal», una búsqueda conjunta de pasos para fortalecer el testimonio cristiano.

Carta al Pueblo de Dios

«Un punto de inflexión romano»

La composición de la «Asamblea General para el Sínodo de los Obispos», como aclaró el ponente, era la primera vez que 70 de los 370 participantes eran no obispos -sacerdotes, religiosos y laicos- con pleno derecho a voto. De estos 70 «no obispos», la proporción de mujeres volvió a ser del 50%. Esta composición puede calificarse de «punto de inflexión romano», cuya importancia no debe subestimarse.

El diálogo en el espíritu

Una vez discutidos los procedimientos anteriores, pasamos a la esencia del proceso sinodal, a saber, el «diálogo en el Espíritu», en el que la escucha, el compartir, el cuestionamiento y el sentir del Espíritu Santo y la voluntad de Dios ocupan un lugar central.

Normalmente, sólo estamos familiarizados con el proceso de pros y contras, es decir, la discusión, en la que se suele intentar convencer a la otra persona, lo que a menudo sólo conduce a palabras más agudas, pero rara vez a la convicción de la otra persona.

En cambio, un principio esencial de la comunicación sinodal es: «El Señor es la piedra angular que hace estable la construcción, y el Espíritu, como maestro de armonía, ayuda luego a convertir la confusión en sinfonía» (IL 39).

Una Iglesia a la escucha

Una iglesia sinodal se ve a sí misma como una iglesia de escucha, encuentro y comunión en la diversidad, lo que conduce a una iglesia humilde que debe ser abierta y honesta. Una iglesia que sabe afrontar las tensiones y lleva en sí misma la sana inquietud de lo incompleto y se acerca a la fuente del misterio que celebra en la liturgia.

En el debate que siguió, quedó claro que para la mayoría de los participantes, el proceso sinodal era más bien una nota al margen, en la que sólo habían participado una vez en forma de cuestionario.

En la prensa, llamaron más la atención las polémicas discusiones estructurales que el proceso y las explicaciones detalladas de cada uno de los temas del documento final, que no es en absoluto una «conclusión», sino que se seguirá debatiendo hasta la segunda asamblea plenaria de octubre de 2024.

¿Qué hemos aprendido de todo esto? ¿Y contribuido a darle forma?

Los participantes comentaron cómo habían presenciado y vivido este proceso. Todos vieron en primer plano las cuestiones políticas, como el sacerdocio femenino y el celibato obligatorio para los sacerdotes, pero no tanto los enfoques fructíferos y el «diálogo en el espíritu».

Sin embargo, cristalizó una cuestión, a saber, la cuestión central de la fe: ¿qué tiene que ver Dios con MI vida y MI día a día?

Esta pregunta nos lleva a lo que quizá sea el verdadero reto para nosotros los cristianos y, por tanto, para la Iglesia, a saber, la cuestión de la fe, el testimonio de la fe y la transmisión de la fe.

Esta preocupación se expresa también en el Adsumus Sancte Spiritus, la oración que acompaña al Sínodo, que marcó el final de una velada apasionante.

Estamos ante ti, Espirítu Santo,
reunidos en tu nombre.
Tú que eres nuestro verdadero consejero:
ven a nosotros, apóyanos, entra en nuestros corazones.
Enséñanos el camino,
muéstranos cómo alcanzar la meta.
Impide que perdamos
el rumbo como personas débiles y pecadoras.
No permitas que
la ignorancia nos lleve por falsos caminos.
Condédenos el don del discernimiento,
para que no dejemos que
nuestras acciones se guíen
por prejuicios y falsas consideraciones.
Condúcenos a la unidad en ti,
para que no nos desviemos del camino
de la verdad y la justicia,
sino que en nuestro peregrinaje terrenal
nos esforcemos por alcanzar la vida eterna.
Esto te lo pedimos a ti,
que obras en todo tiempo y lugar,
en comunión con el Padre y el Hijo
por los siglos de los siglos. Amén.

Esta oración se recuperó a partir del Concilio Vaticano II. En aquella época, todas las sesiones se abrían con ella. Esta oración, que se atribuye a San Isidoro de Sevilla (*560 – † 4 de abril de 636), se ha rezado repetidamente en concilios, sínodos y otras reuniones eclesiásticas a lo largo de los siglos.

flecha pfeil


Todos los artículos sobre el Sínodo en schoenstatt.org en la categoría: Sinodalidad. https://www.schoenstatt.org/es/category/francisco-iglesia/sinodalidad/

 


Con la próxima trilogía, el Männerwerkstatt 2022 volverá a dedicar tres tardes a un tema vivencial bajo el lema «Dar espacio a las grietas», retomando términos del lema anual de la Familia de Schoenstatt alemana 2023.

Männerwerkstatt

Original: alemán. Traducción: Roberto González, Bonn, Alemania

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *