Marco

Publicado el 2022-07-05 In schoenstattianos, Vida en alianza

Hemos llorado todos a Marco Calzada

COSTA RICA / ESPAÑA, Barbara de Franchesi •

Hemos llorado todos a Marco Calzada. No ha habido distancias, ni tiempo. Allí, donde había un schoenstattiano; allí, donde llegaba la noticia de la muerte de un joven asaltado cuando volvía a su casa -un joven, sano y generoso, que bien hubiera podido ser cualquiera de nuestros hijos- ha habido lágrimas y agradecimiento. Como decían los que de verdad le conocían ha habido victoria. —

Yo no tuve la suerte de conocer a Marco, pero tengo el privilegio de conocer a sus papás y a sus hermanitas y conocer muy de cerca a la comunidad Ignis Mundi de la que ellos son miembros. Una comunidad nacida a la sombra del santuario, educada en la pedagogía de Schoenstatt y marcada por la Alianza de Amor con María. Una comunidad misionera laica que ha sabido responder con radicalidad y audacia al Schoenstatt en salida, yendo al encuentro de los más pobres.

El Amor y la Misericordia

Es en ese marco, donde el domingo temprano en Costa Rica y al mediodía en España supimos que Gabi y Mario, los papás de Marco, se encontraron con su cama vacía. Preocupados por su ausencia, nos llegó la petición de rezar fuertemente por su desaparición y desde entonces una cadena de oración continua no ha cesado, pues todos intuimos que una espada atravesaría el corazón de esos padres preocupados, de esas niñas que crecían de la mano de su hermano mayor, de esos amigos que le habían despedido la noche anterior, de su grupo de Schoenstatt, de sus compañeros de colegio y comunidad salesiana, de su comunidad misionera Ignis Mundi. De todos los que los conocíamos, allí donde nos encontráramos. Un rayo caía del Cielo. Pocas horas después conocíamos el terrible desenlace de la muerte de Marco, asesinado por unos jóvenes por un celular que le robaron.

El inimaginable dolor de sus padres, no les impidió agradecer por su hijo. No se oyeron ni las preguntas ni las quejas que albergaría su corazón. Sólo hemos “cosechado” sus lágrimas de sangre, sus palabras de agradecimiento y las de perdón y misericordia. Hemos asistido a lo peor de la obra del mal en la muerte, pero hemos asistido también a la mayor de las victorias de Dios sobre el mal: el Amor y la Misericordia.

Abrazar la cruz de Cristo

Gabi y Mario llevan sobre sus cabezas la corona del dolor de María. La que sólo unos pocos son capaces de soportar desde el corazón de Dios donde se encuentran. En la fuerza del rayo caído sobre ellos, han saltado a los brazos abiertos de Cristo y se han fundido en el abrazo infinito de la inmensidad del Cielo. Allí han dejado a su hijo, el que les fue confiado durante 19 años, el que nació de sus entrañas, el que les regaló su amor, generosidad, alegría, confianza, fidelidad a sus raíces, entrega…y tantas otras cosas. Y Marco se fue. Pero Dios dejó su huella y la semilla bien plantada que ya comienza a dar mucho fruto, fruto en abundancia.

Gracias, Marco, Gabi y Mario, porque ahora sabemos y hemos vivido junto a vosotros lo que significa abrazar la cruz de Cristo, no en su derrota sino en su victoria. Nos habéis llevado de un plumazo a los primeros siglos de la era cristiana donde lo importante no era tener, sino ser. Donde lo importante no era ganar la vida sino perderla para ganar el Cielo. Ojalá no lo olvidemos en nuestra andadura. Gracias de corazón.

Gracias, Marco. Como dijo el P. José Luis Correa en su homilía, eres un mártir de la bondad. Schoenstatt, y dentro de Schoenstatt, la comunidad Ignis Mundi a la que me uno muy especialmente hoy en su dolor y tristeza, pero también en su esperanza y gratitud por lo que fuiste y sigues siendo desde el Cielo, tienen el gran regalo de haberte tenido y amado. Serás luz para muchos porque brillarás como una estrella.

Marco

Mario Calzada, papá de Marco Antonio Calzada Valverde, en el funeral

Etiquetas: , , , , , ,

3 Responses

  1. Juan Enrique Coeymans Avaria dice:

    Mandamos un abrazo y nuestra oración solidaria a la querida Familia de Schoenstatt de Costa RIca. Gracias por el ejemplo de fe confiada en el Dios de la VIda. Su dolor es nuestro dolor.

    Juan Enrique Coeymans y Carmen Zabala

  2. Pilar Clark dice:

    Me uno al dolor de esta familia. Esa muerte no puede ser en vano. Tenemos que unirnos más que nunca para luchar por el amor y la paz como nos enseñó Jesucristo. Yo soy tica pero vivo en USA y quisiera desde aquí poder apoyar a esta misión. Me gustaría ser parte de su organización y colaborar en su misión.

    • QUERIDA FAMILIA CALZADA ,ME HA IMPACTADO HASTA LAS LAGRIMAS ESTA NOTICIA ,….TENGO HIJOS ADOLESCENTES DE LA MISMA EDAD QUE MARCO Y SE LO QUE SIGNIFICA PARA UN PADRE Y UNA MADRE ,EL DOLOR PROFUNDO DE ESTA TRAGEDIA, PERO TAMBIEN COMO SHOESNTATTIANO ,DONDE NOS CONTABAN LAS HISTORIAS DE LOS PRIMEROS CONGREGANTES HEROES ,JOSE ENGLIS Y SUS COMPAÑEROS,NO TENGO MAS QUE DECIR QUE TENEMOS OTRO SANTO EN EL CIELO AL QUE LE REZAREMOS PIDIENDO POR UN MUNDO MEJOR, SEGURAMENTE EL QUE EL HUBIERA SOÑADO EN SUS REUNIONES JUVENLES , DESDE HOY JUNTO A CARLO ACUTIS ,REZAREMOS A MARCO CALZADA EN NUESTRO HUMILDE GRUPO DE SEGLARES Y CONTAREMOS ESTA HISTORIA DE MARCO ,COMO ESAS EPOPEYAS ROMAMTICAS DE LOS QUE SOÑARON UNA IGLESIA DE LAS NUEVAS PLAYAS.,Y AHORA DESDE EL CIELO JUNTO A MIRIADAS DE ANGELES CUIDARAN DE ESTA OBRA ,TENGAN FE Y FORTALEZA QUERIDOS PADRES MISTERIOSOS SON LOS PLANES DEL SEÑOR ,MARCO NOS DEJO EN UN CALLEJON, UNA NOCHE OSCURA PERO NO TENGO DUDAS QUE EL SEÑOR EN SU MISERICORIDA LO RECIBIO RAPIDAMENTE CON UN PROFUNDO ABRAZO Y COBIJO ,PARA TODA LA ETERNIDAD!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.