Monterrey Santuario

Publicado el 2022-05-24 In Vida en alianza

María, camino al cielo, acompañando mi vida

MÉXICO, Karla Leal • 

Siendo adolescente, casi adulta, allá a finales de los 90, subía por la vereda que había en aquel entonces, y me tocó llevar en una mano una bolsita con cemento y con la otra me agarraba de las cuerdas que había para ayudarnos a subir. Tiempo después, recuerdo la bendición de la ermita que se construyó con los materiales que tantos jóvenes subíamos en mochilas. Ese día salieron muchas florecitas color violeta y todos las vimos como signo de la alegría de María. —

En el 2002 se llegó la esperada bendición del santuario que habíamos soñado y por el que habíamos luchado por hacerlo realidad. Ya casada llevaba conmigo a mi hija mayor con 4 meses de gestación. Le daba gracias a la Mater por el don de la maternidad.

En 2012 se cumplían 10 años de este lugar de gracias. Ya iba con dos hijas pequeñas y 12 años de matrimonio. Además de la Alianza personal durante mi soltería, se sumaba la Alianza matrimonial …. y mi acción de gracias se multiplicaba.

Hoy, después de 20 años, voy con mis hijas que ya me sobrepasan en altura y con una Alianza recién estrenada. Yo con algunos cabellos de plata y líneas de expresión claramente marcadas, con 10 años de ser un “corazón danzante de María” como matachina, con casi 22 años de matrimonio y muchas otras historias.

¿En qué momento sucede tanto?

En el recuento de la vida, me encuentro hoy con muchas peticiones, algunas muy diferentes, otras las mismas, las que todos pedimos siempre en la vida como salud, protección, bienestar… pero si, también con tanto y tanto que agradecer.

Me imaginé dentro de 10 años. Le preguntaba a la Mater cuál sería mi diálogo con Ella en ese futuro tan lejano, pero que, viendo atrás, llegará muy pronto. ¿Qué le seguiría pidiendo? ¿Qué más agregaría a la lista de agradecimientos? No sé cuál será mi retórica, pero lo que sí sé, es que hoy a la Mater le agradezco que siempre me haya cubierto con su manto.

¡Gracias Mater, por tanto! ¡No me sueltes de tu mano!

Monterrey

Etiquetas: , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.