Mater Ecclesiae

Publicado el 2022-05-14 In Dilexit ecclesiam, Vida en alianza

Los schoenstattianos de Roma cada sábado rezan el Rosario por la paz en el Vaticano

ITALIA, Marie-Christine Jeannenot • 

El sábado pasado, 7 de mayo 2022, un pequeño grupo de schoenstattianos de Roma se reencontraron con Don Marcelo Cervi, Rector del Santuario Internacional de Belmonte (Roma), para una cita muy especial en plaza San Pedro…una procesión con antorchas, junto a tantos peregrinos, acompañados del rezo del Santo Rosario por la paz, precedida por el Cardenal Angelo Comastri con la reproducción de la imagen de la “Mater Ecclesiae”. La iniciativa es del Vicariato de la Ciudad del Vaticano y está dirigida a todos los ciudadanos y a los numerosas turistas y visitantes que han regresado a llenar la ciudad. —

Cada sábado por la tarde, durante todo el mes de mayo, será posible hacer la misma procesión de las 21 a las 22 horas, para venerar a la Virgen María, Madre de la Iglesia, e implorar el don de la paz.

El actual recorrido sinodal, como refiere Vatican News, ha utilizado a la “Mater Ecclesiae” como inspiración para la Iglesia que, en el Espíritu, renueva el entusiasmo y el envío misionero de los apóstoles y como ayuda y modelo para caminar juntos siguiendo a Cristo, como nos lo indica Ella misma en el Evangelio “hagan lo que él les diga”.

Mater Ecclesiae, Madre de la Iglesia

¿Cómo no ver los signos de los tiempos en los que incluso Schoenstatt, en modo particular y providencial, camina al mismo paso con la Iglesia universal? Ha iniciado apenas el recorrido hacia la coronación del Año Santo 2025 de la Mater Ter Admirabilis (MTA) como Reina de Belmonte (en coincidencia con el 60° aniversario del Cierre del Concilio Vaticano II): seguramente es un momento propicio de renovación y de misión en el que el Espíritu Santo sabrá guiarnos a todos con María.

Recordamos bien también que el 8 de diciembre del 1965 el padre Kentenich bendice la primera piedra del Santuario de Belmonte dándole justo el nombre de “Mater Ecclesiae”.

Un solo pueblo en camino

La noche del 7 de mayo, en plaza San Pedro, nuestro pequeño grupo de Schoenstatt rezó con los otros peregrinos por la Iglesia y por el mundo (y obviamente en nuestros corazones también por Schoenstatt).

Había una brisa cálida y una atmósfera serena, en la procesión estaban presentes sacerdotes, monjas, laicos, personas de diversas edades y culturas, entre ellos algunos niños a pie o en carriola con papá y mamá. Éramos un solo pueblo, no éramos sólo Schoenstatt: éramos Schoenstatt en la Iglesia, esa misma Iglesia que el padre Kentenich tanto amaba. “Dilexit Ecclesiam” – Amó a la Iglesia.

Antes de la bendición final, el Cardenal Comastri nos compartió este testimonio:

“Es mi mamá quien me enseñó a rezar. Cuando era pequeño mi familia era pobre …no había suficiente alimento y a veces mi mamá preparaba la comida… entonces nos reuníamos y rezábamos el rosario…qué bella era mi casa”.

Nos recordó la importancia de la familia y el rezar el rosario juntos en nuestras casas porque es un momento que nos une.

Ahora también nosotros rezamos el rosario en nuestras familias, a los romanos y a aquellos que estarán en Roma este mes de mayo, enviamos la invitación a venir a San Pedro para la procesión de antorchas del sábado en la noche.

Mater Ecclesiae

Original: Italiano, 11.05.2022. Traducción: Maria Luisa Maccaferri, Monterrey, México

Etiquetas: , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.