Federación

Publicado el 2022-05-11 In Vida en alianza

“Levántate y sirve”: Campamento de la Federación de Familias de España

ESPAÑA, Nmepmp* • 

Que la rotura accidental, en la misa de apertura, de un precioso cántaro fuera recibida con sonrisas e indulgencia, es prueba del clima de intensa y profunda alegría que nos produjo a todos la convivencia de hijos y padres durante tres días. En tiempos como estos en los que buscamos compartir tiempo, vivencias religiosas y espirituales, ideales y esperanzas –pero también preocupaciones, tristezas y baches en el camino- especialmente en familia y en comunidad, tuvimos la oportunidad de vivir un tiempo juntos: formidable regalo de la Providencia y de sus instrumentos. —

Precisemos: el cántaro representaba el capital de gracias, y era propiedad de las Hermanas. Lo trajo la Hna. María Ignacia, junto con otros objetos, que ayudaron a montar el santuario. Uno de los federados se hizo cargo del cántaro roto y dijo que intentaría pegarlo. Además de perdonar al niño culpable de la rotura, tuvo la oportunidad de ofrecer como actitud el propio objeto que la simbolizaba. Todo fue así de profundo y así de magnánimo.

O casi todo, porque errare humanum est. Pero nos ayudó a no equivocarnos demasiado un cielo claro y un amplio espacio verde libremente ajardinado, con frutales en flor y zonas de pradera cubiertas de margaritas, un paseo sombrío bajo castaños, una parte dedicada a la labranza… y un bar no muy lejano para los sedientos –porque a todos quiso atender el cuidado maternal de la Virgen. Sin olvidar que estábamos a 100 metros de la magnífica Cartuja de Miraflores, que muchos pudimos visitar en algún rato libre. Un monumento erigido por los reyes de Castilla para acoger la vida contemplativa de la orden fundada por San Bruno.

Federación

Al lado izqierdo, el cántaro roto

Un campamento especial 

Era un campamento ciertamente especial, porque recuperábamos nuestras fechas, en plena primavera, y nuestra normalidad después de la larga pandemia, que, pese a todo, también nos ha ayudado a cimentar más sólidamente nuestro compromiso con la comunidad y con la misión encomendada a la Federación.

Pero no fue sólo eso lo que contribuyó a hacerlo especial; lo más importante fue la oportunidad de acoger y convivir con los nuevos matrimonios postulantes. Lo cual era causa de gran felicidad, y a la vez de responsabilidad por el mensaje que, a través de nuestra actitud, incorporarían a su vocación recién descubierta.

Y estamos convencidos de que fue un éxito para las dos partes. Los más veteranos nos enriquecimos con su aportación fresca y renovadora, con sus preguntas esenciales, que nos empujaban a mirarnos dentro y pensar de nuevo en nuestras vocaciones y en la misión que tenemos como familias cristianas en este mundo cambiante, y a veces difícil.

También creemos que para ellos fueron días bendecidos, en los que recibieron una acogida sin reservas, cálida y muy personal, al tiempo que trabajaban como unos más, totalmente integrados, en la búsqueda de nuestra línea de acción y lema para el próximo curso. Sin olvidar, por supuesto, los buenos ratos del fuego de campamento, con actuaciones inolvidables y no adecuadamente apreciadas (¡¡¡Tequila!!!)1, las cañitas en el bar de enfrente, o los juegos con niños por las tardes, a los que ellos aportaban los más pequeños. Y uno de ellos, Juanito, le dijo a su padre al terminar el campamento que “quería quedarse a vivir allí”. No hay mejor medida del éxito de la acogida. Los niños siempre dicen la verdad.

Federación

Un reto para todos 

Trabajamos mucho y bien, dirigidos con mano de hierro (en guante de seda) por los organizadores y coordinadores, que establecieron un plan de trabajo sistemático y exigente, con ayuda de los conductores de las dinámicas; un proceso de discernimiento que tuviera en cuenta todos los elementos esenciales de la pedagogía de nuestro padre fundador. Fuimos prestando atención sucesivamente a las voces del alma, a las voces del tiempo y a las del ser, para luego concretarlas en líneas de acción para el curso próximo que nos guíen a todos como comunidad, respetando siempre la originalidad de cada uno a la hora de cumplir con su misión apostólica.

Fue el propio P. José María, quien desde uno de sus ingresos en el hospital, remitió un guión a la Hna. María Ignacia y a los coordinadores, sugiriendo el trabajo para descubrir la línea del próximo año en el campamento. La ausencia del padre suponía un reto para todos. Nos obligaba a trabajar duro y a demostrar nuestra madurez y nuestro compromiso como federados.

El Consejo aprobó el plan de trabajo.

Lo primero que cambió fue el horario del campamento. Hasta ahora, no habíamos trabajado en sesiones de mañana y tarde. Para este cambio de horario fue fundamental el equipo de guardería y sus monitores.

La providencia quiso también que apareciera un sacerdote de las parroquias locales que nos acompañó cada día celebrando la eucaristía y dando en el clavo con sus homilías, sencillas y al corazón.

Por supuesto fueron misas en las que, sin duda, echamos mucho de menos a nuestro encargado de fundación, pero intentamos suplir su ausencia con unísonos y con toda nuestra atención puesta en la liturgia. Liturgia que este año se preparó con mucho esmero y dedicación, gracias a un gran equipo, con mención especial a la calidad musical del coro y guitarristas, e incluyendo el habitual desfile de ofrendas depositadas junto al cuadro de la MTA (al lado precisamente del cántaro roto). No hubo más que ver la evolución de la posición de los más jóvenes, niños y monitores, que pasaron de sentarse atrás en la primera misa, a ocupar los primeros bancos en la eucaristía de envío del lunes.

En fin, y de vuelta a nuestros quehaceres cotidianos comprobamos de nuevo que retomar la vida diaria es más fácil cuando uno lleva estos días bendecidos en la mochila de nuestra biografía, personal y colectiva. Por cierto, el lema para el próximo año es “Levántate y sirve”.

Federación


1 Tequila es un rock’n’roll instrumental de 1958 de Daniel Flores, grabado por The Champs. Los postulantes del 6º curso hicieron una parodia muy divertida.

* Los nombres de los autores -que no desean ser nombrados por razones personales- son conocidos por los editores.

Etiquetas: , , , , , ,

1 Responses

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.