Monterrey

Publicado el 2022-05-24 In Vida en alianza

¡Felices primeros 20 años María Camino al Cielo!

MÉXICO, Gabriela de la Garza • 

Parece increíble cómo pasa el tiempo cuando amas algo, lo haces tu hogar y te reconoces como parte de una gran familia. —

El 18 de mayo de 2001 empezó un sueño en lo alto de un cerro…una locura para muchos, con un camino de acceso muy rústico y complicado, sin servicios públicos…pero con la ilusión, compromiso y mucho amor la familia de Schoenstatt de Monterrey bendijo el santuario María Camino al Cielo.

No cabe duda que María tomó posesión del lugar en serio, pues en estos años han surgido diversos apostolados y grandes proyectos; han crecido en número y profundidad las diferentes ramas y ha demostrado que aun en grandes dificultades Ella toma perfecto cuidado de los suyos.

Monterrey

Vigilia – campamento

Tanto agradecimiento

Hoy domingo 22 festejamos con gran alegría los primeros 20 años de este lugar de gracias. Desde el sábado todo el día y toda la noche, hubo una vigilia de oración en agradecimiento por tantas y tantas bendiciones recibidas en estos años. Familias enteras acamparon para estar cerca de la Mater en este lugar de gracias.

El día estuvo neblinoso y con algo de lluvia, lo cual fue un alivio pues los últimos días el termómetro llegó a los 40º c ¡un calor terrible! Pero nada nos detuvo a tantos, que con mucha alegría y el corazón repleto de agradecimiento, queríamos renovar nuestra Alianza en este bello lugar.

Niños ante el Buen Padre Dios

MonterreyDesde hace tiempo, nos fuimos preparando espiritualmente para regalarle a la Mater en su santuario el símbolo de Dios Padre, pues Ella, a través de la Alianza de Amor, nos ha conducido a una experiencia filial de amor incondicional de Dios Padre, despertando al “niño-hijo” a la “niña-hija” que hay en cada uno, y que es el camino para entrar al Cielo. Este símbolo nos muestra a un niño descansando y abandonado en las manos del Buen Padre Dios.

Estos 20 años los he vivido junto con mi esposo en torno a este santuario al que hemos experimentado no sólo como un lugar de gracias, sino como realmente un hogar. Nos hemos dado cuenta de cuántas bendiciones hemos recibido, cómo Ella nos ha ido transformando y educando con mucha paciencia y amor a través de las muchas circunstancias y situaciones que nos ha tocado vivir. Y lo podemos asegurar desde lo profundo de nuestro corazón: ¡Vivir la vida de la mano de la mano de Dios y de la Mater, es mejor!

Monterrey

 

 

Etiquetas: , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.