Monterrey

Publicado el 2022-04-18 In Vida en alianza

¡Y volvemos a casa…!

MEXICO, Gabriela de la Garza •

Desde hace dos años el camino de acceso vehicular al Santuario María Camino al Cielo ha estado cerrado, impidiendo que podamos ir a ese hermoso lugar de gracias que está en lo alto de un cerro, en la ciudad de las montañas, como se conoce a Monterrey, México. —

Pero como los hijos siempre buscan cómo llegar a casa de la mamá, hace como un año y medio, una familia de schoenstattianos compuesta de personas que gustan de hacer senderismo, hicieron una vereda que, si bien está algo complicada, permitió que la vida y los peregrinos volvieran al Santuario.

Monterrey

La Madre quiere a sus hijos de vuelta

¡Es increíble cómo la Mater se vale de todo para atraer a sus hijitos! Nos dimos cuenta que se volvió un paseo popular entre las personas que gustan de hacer deporte, y que el Santuario se ha llenado de vida. Para muchos, encontrar allá arriba una “capillita” es una novedad.

Poco tiempo después de tener la vereda, las misas de domingo en la mañana se reanudaron, los padres subiendo y agarrando condición física, y muchos schoenstattianos comprometidos encargándose que nunca falte nada allá arriba. Claro, para otros tantos, incluyéndome a mí, nos fue imposible subir por el sendero por cuestiones de físicas o de salud. Así que nos hemos ido conformando viendo fotos de amigos -que ni pertenecen al Movimiento ni conocen Schoenstatt- que suben a redes y nuestro corazón se alegraba por ellos, pero latía con nostalgia.

Pero este Domingo de Ramos, se llegó a un acuerdo temporal con los vecinos y se permitió el acceso vehicular para tener algunos de los oficios de la Semana Santa.

Volver a encontrarme en el Santuario, fue como volver a casa después de un largo tiempo. Subí el camino que va del estacionamiento al Santuario como si fuera peregrinando, en silencio, disfrutando la vegetación y el entorno tan conocido y querido y saludando a mi paso al Padre Kentenich que también me daba la bienvenida.

¡Qué bien se está aquí!

Esta es la expresión que una y otra vez se oía entre los que teníamos tanto tiempo sin ir. Fue como una gran fiesta familiar, pues además nos encontramos con muchos que, por la pandemia, no habíamos visto.

Esperamos que ya se lleguen a acuerdos definitivos y que el próximo mayo 22, podamos celebrar por todo lo alto, los 20 años de la bendición de este bello lugar de gracias.

Mater, ¡llévanos de vuelta a tu Santuario!

Monterrey

Etiquetas: , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.