Weihnachtsbaum

Publicado el 2021-12-27 In Vida en alianza

Un árbol de Navidad para Mohamed

H3M, Maria Fischer •

“Árbol de Navidad, ¿qué voy a hacer contigo ahora?, no es tu culpa que sea demasiado torpe para ponerte de pie… “A veces hablo con mi computadora, a veces con mi auto, y ahora con el arbolito verde de Navidad. Es Nochebuena, a excepción de mí, ya no hay ninguna visita en la residencia de ancianos y mi Nochebuena con los discapacitados, y ahora específicamente en la habitación de mi hermana debería pasar de «decorar la sala de Navidad» a «celebrar la Navidad ”. Si no fuera por el árbol de Navidad… —

Afortunadamente, tenía un plan B, es decir, un pequeño abeto “pan de azúcar” en maceta con campanas, estrellas y luces de colores. Está ahí, donde debería haber estado el árbol de Navidad si se mantuviera en pie. Desde aquella difícil Navidad en la unidad de cuidados intensivos hace varios años con aquello de: “¡Aquí no hay árbol de Navidad!”, todos los años llevo uno a la residencia de mi hermana en Nochebuena. Este año todo está bien programado, trabajo hasta el 23 de diciembre, el árbol ya comprado, antes, uno de tamaño mediano clavado en una cruz de madera, fácil de montar … y al colocarlo, me doy cuenta de que el clavo está roto. Hago dos o tres intentos que están condenados al fracaso (se ve que no nací para artesana), entonces queda claro: este árbol no se va a adornar aquí con luces esta Navidad … Un árbol de Navidad, comprado con tanto cariño, no merece estar en cualquier sitio en una esquina …

Y exactamente en ese momento se abre la puerta y el único enfermero de guardia está allí, con una sonrisa radiante, como siempre. Mohamed.

Y antes de siquiera pensarlo, le digo: “Mohamed, ¿tienes árbol de Navidad en casa?” – “¡No, nunca!”, responde. “¿Te gustaría este? ¡Te lo doy para tu casa, para Navidad! ”- Mohamed parece desconcertado, sorprendido, casi asustado, luego sonríe: “¿Para mí, de verdad? ”- “¡Sí Mohamed, este año tienes un árbol de Navidad! «.

Agarra la bolsa roja brillante con el árbol. «¡Tengo un árbol de Navidad!».

«Lo único que falta es la cruz …», digo, notando lo que digo y tartamudeando: «Allí está la cruz de madera sobre la que debe estar el árbol».

Y Mohamed se va con un arbolito de Navidad, una cruz y la alegría navideña en el rostro. Y en la habitación se hace Navidad:

No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es Cristo, el Señor; y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre…

También Mohamed, dice mi hermana. También Mohamed encuentra al Niño, rezo yo.

Mohamed vuelve a estar de servicio el día de Navidad. Se me acerca y me dice: «Ayer por la noche, salí más tarde, y luego corrí a la estación de tren con el árbol de Navidad bajo el brazo y tomé el último autobús a casa, que llegó cinco minutos tarde … «.

Esto es la Navidad, digo, pensando: hoy en la ciudad de David os ha nacido un salvador, que es Cristo, el Señor.

Original: alemán, 26.12.2021. Traducción: Paz Leiva, Madrid, España

Etiquetas: , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.