Niño de la Pasión

Publicado el 2021-12-14 In Vida en alianza

El Niño Jesús de la Pasión que pasó un año junto al belén

H3M, Paz Leiva, España •

Cuando llega el primer domingo de adviento hay que bajar al trastero y subir las cajas de Navidad. Ese día queda instalada la corona de la puerta y las cuatro velas de adviento – las cuatro rojas o tres moradas y una rosa, depende-. —

Niño de la PasiónHace años que no montamos un belén con montañas, ríos, lavanderas, pastores y ovejas. Pero ponemos en cada habitación un misterio con todos los personajes, pero sin Niño Jesús, que se coloca el día de Nochebuena.

Para colocar el misterio, hay que hacer sitio y quitar las cosas que habitualmente lo ocupan. En nuestro dormitorio colocamos un misterio que nos regalaron, cuando nos casamos, los amigos de la Familia de Schoenstatt de Barcelona. Según se sacan las figuras de Navidad de su caja, se va guardando lo que hay.

Tenemos en el “hueco” del dormitorio un Niño Jesús de la Pasión, que fue de mi abuela cuando era niña y al que tengo mucho aprecio. Es una imagen hermosa que me recuerda todo el año para qué nació nuestro Señor. Un Niño Jesús descansa plácidamente sobre su cruz.

Hubo un año que, al guardar el misterio, pasada la fiesta de los Reyes Magos, se nos olvidó que habíamos metido al Niño Jesús de la Pasión en la caja de Navidad. Y allí se quedó. La caja bajó al trastero y no fuimos capaces de recuperarlo. Es complicado maniobrar en el trastero en cajas grandes, donde cada figurita va envuelta individualmente. Así fue como estuve un año sin el regalo de mi abuela. Porque el Niño de la Pasión pasó todo un año junto al belén.

Este año he decidido que no lo guardo, que va a compartir espacio con el misterio de la Navidad. Y así el Niño que nacerá en Nochebuena compartirá espacio con el que duerme sobre la cruz, porque sabe lo que le espera. Esto sí que es un Misterio.

NavidadFalta el Niño de la Resurrección

Me pregunto si no habrá en nuestra rica iconografía un Niño Jesús de la Resurrección, porque el Misterio no está completo. Tenemos delante al Niño que nace, al Niño que muere, pero nos falta el Niño que resucita.

Quizá no tenga que buscar más imágenes, sino mirar la calma con la que duerme el Niño Jesús de la Pasión sobre su cruz y saber que está tranquilo porque Él sí sabe que resucitará.

¡Feliz Navidad!

 

 

 

navidad

Etiquetas: , , , ,

1 Responses

  1. Tita Ravera de Andras dice:

    Querida Paz,
    Me conmueve tu precioso relato sobre el misterio de Belén y de la cruz y esa imagen del Niño Dios durmiendo plácidamente sobre la cruz es impresionante, nunca había visto algo así.
    Te agradezco por compartir esa imagen y tus pensamientos: enriquecen más mi espera a la llegada del Buen Dios.
    Feliz y bendecida Navidad,
    Un abrazo desde Viena
    Tita

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.