mayolica

Publicado el 2021-12-29 In Vida en alianza

Desde nuestra puerta, la Virgen saluda y bendice a quienes pasan

ARGENTINA, La Plata, Héctor y Norma Pavia •

Hace unos meses atrás decidimos colocar una mayólica con la imagen de la Madre y Reina tres Veces Admirable de Schoenstatt en el patio delantero de nuestra casa, que a su vez es utilizado como cochera. Ese lugar tiene dos particularidades; una de ellas, es que casi al fondo del mismo, posee una balaustrada con un pequeño mármol utilizado habitualmente para adornarlo con pequeñas macetas con flores. La segunda particularidad es que se ve desde la calle y quienes deseen lo pueden observar. —

En estos tiempos de pandemia, en los cuales a nuestra Virgen Peregrina se le dificultaba su misión y, prácticamente, solo transitaba desde nuestro Santuario Hogar y cuando podíamos la llevábamos a cargar más “pilas”, más gracias al Santuario Filial, se nos ocurrió copiar una vieja práctica que era muy común en las casas de los barrios de la ciudad de La Plata hace unos años atrás. En sus entradas tenían una pequeña ermita en la pared con la imagen de la Virgen María en sus distintas advocaciones, como así también la veneración de muchos santos. Esta práctica – conocida también, por ejemplo, en Roma y en el sur de Alemania – se fue perdiendo con el tiempo en nuestra ciudad, pero la Virgen -no nosotros- la utilizó como estrategia para hacer notar su presencia. Desde ese lugarcito de flores y plantitas, miraría hacia la vereda y bendeciría a quienes pasen por allí.

La imagen de María aparecía por todos lados

Nos entusiasmó la idea y junto a ella, la imagen de María aparecía por todos lados. A metros de casa una Virgen de Luján nos acompañaba en una de las casas más antiguas del barrio. En una esquina próxima del vecindario lucía otra mayólica de María Rosa Mística. ¿Casualidad? No, para nada. A una cuadra de casa conviví desde la niñez con el Monasterio de las Hnas. Carmelitas Descalzas, a quienes tomé un gran afecto. Desde aquellos años, y hasta hoy, el acompañamiento de sus campanas, nos recuerdan sus rezos por todos nosotros.

Poco antes de estos tiempos y sin saber la pandemia que aguardaba a la humanidad, con mi esposa Norma, decidimos obsequiarles a las monjas un tríptico de madera de Ntra. Sra. de Schoenstatt, para que estuviera junto a la venerada Santa Teresita del Niño Jesús, patrona de las Misiones y desde allí en compañía de la gran “misionera y peregrina”, se ocupara de llegar a todo el mundo desde los muros de un convento, haciendo llegar junto a la santa su lluvia de rosas.

Nuestra “salida” y nuestra “llegada”

Así esta pequeña historia está comenzando a vivir lentamente por el barrio, para que, con otras ermitas particulares, de Jardines de Infantes y barriales, que otros hermanos de nuestra Familia han impulsado, ella obre sus milagros más preciados. Ya la han visto quienes caminan por el lugar, algunos hablaron de su presencia y otros la irán descubriendo. Es nuestra puerta de calle, nuestra “salida” y nuestra “llegada”. Y si en el futuro hacemos alguna reforma en la casa, la puerta estará siempre abierta junto al portón los días de festividades de la Ssma. Virgen para quienes quieran acercarse a saludarla.

mayolica

Etiquetas: , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.