La Plsata San Pedro

Publicado el 2021-09-19 In Vida en alianza

¿Quién es Pedro hoy entre nosotros?

ARGENTINA, Pamela Pagalday / Maria Fischer •

En este Día de Alianza, 18 de septiembre, el Obispo Auxiliar Jorge González entronizó en el Santuario de La Plata – aquel santuario a la sombra de la catedral – la Imagen de San Pedro, que nos recuerda el seguimiento de Cristo y nos invita a servir y amar a la Iglesia, en sintonía y alianza con el Papa Francisco quien hoy es Pedro entre nosotros. —

La Plata San PedroLa imagen de san Pedro original (regalada por la familia alemana en 1965) fue robada en la pandemia. Pero, destacó Mons. Jorge González en la misa de Alianza del 18 de septiembre – a un año de su ordenación episcopal (15.09.2020)- un robo, como tantos, suscitó una “corriente de vida”.

Un hecho. Una lectura. Un discernimiento.

Estos pasos, dijo Mons. Jorge González, forman parte esencial de la pedagogía de Schoenstatt. Y cuando se forma una corriente de vida, fruto del ejercicio sincero de estos pasos, se “agregan” momentos que fortalecen esta corriente.

Mons. Jorge recibió, en Alemania, meses antes del robo, como regalo una imagen de san Pedro del tamaño típico de las imágenes de los santuarios.

“Una nueva “imagen” regalada al primer obispo argentino de Schoenstatt hijo de este santuario de la Liberación, levantado también por un obispo en sus propios jardines, a la sombra de la Catedral Metropolitana, expresión clara de una misión: Schoenstatt corazón de la Iglesia, Schoenstatt para la Iglesia”, dijo Mons. Jorge.

Una fiesta a la sombra del santuario

La Plata San PedroToda esta corriente de vida, toda la preparación con aportes al capital de gracias en forma de pequeñas llaves, un triduo en los días previos – todo esto se transformó en fiesta en la noche del 18 de septiembre. Hermosa misa, mucha gente, el coro de jóvenes, la alegría de la presencialidad. Casi dos horas entre misa, saludos y bendiciones. Momentos de gracia y familia. Concelebraron el P. Javier Arteaga, el P. José María Iturreria, el P. Rogelio del primer curso de la Federación de Presbíteros de Argentina.

Nos acompañó – otro momento de fortalecimiento de la corriente de vida – la imagen de san Pedro de la Federación de Presbíteros de Schoenstatt, tallada por el P. Marcos Sarmiento. Hace años, la Federación de Presbíteros a la cual pertenece Mons. Jorge, trabaja con la figura y misión de san Pedro.

Siempre es una alegría celebrar el día de Alianza aquí en el santuario, dijo Mons. Jorge González y especialmente en estos días de alta tensión en Argentina. Para preparar los corazones para el “después” de la entronización tan anhelada de la imagen de san Pedro, en su homilía habló de un tema doble: “Simón Pedro llamado y transformado por Jesús” y en el Pedro hoy entre nosotros: “el sucesor de Pedro en el misterio de la Iglesia”: papa Francisco.

Simón Pedro llamado y transformado por Jesús

La Plata San PedroEl pescador de Galilea “fue llamado en circunstancias extraordinarias, con ocasión de la primera pesca milagrosa en el lago. Por lo que podemos pensar que Pedro tuvo el don de conocer muy bien a Jesús como Señor, siendo además el primero en ser llamado cuando subió al monte y proclamó el nombre de los doce.

Algunas veces también Pedro fue instruido aparte, con esmero, por Jesús… podemos decir que tuvo un cuidado especial por Pedro; le dio una confianza especial cuando junto a Cesarea de Filipo le hizo la promesa de las llaves del Reino de los cielos”.

Pero Pedro falló muchas veces… y humanamente, “no merece confianza, no estuvo a la altura de su función, fue un pésimo responsable de la Iglesia en momentos difíciles, abandonó a los otros, huyó, renegó públicamente…”. ¿Y que hizo Jesús? “Jesús restituye la confianza a Pedro. No da confianza simplemente, sino que se la devuelve, porque Pedro la perdió incluso en sí mismo. Jesús se la devuelve llevándolo al interrogante clave por el amor. Así Jesús se muestra Evangelio para Pedro. Lo interroga sobre la realidad que en Pedro es más profunda y verdadera, va a excavar en el fondo de su alma (P. Heriberto King) y a buscar lo mejor que hay en él (pedagogía del P. Kentenich), Jesús sabe que jamás Pedro lo perdió a pesar de todo.

La entronización de la imagen de san Pedro se convierte en tarea, en misión para nosotros, destacó Mons. Jorge:

“Cada vez que entremos al santuario y miremos la imagen de Pedro debemos evocar todo esto: “volver al Evangelio”, reconocer que el amor es el corazón del Evangelio, del mensaje de Jesús. Y a Jesús y su mensaje siempre tenemos que volver. Corremos muchas veces el riesgo de descentrarnos y olvidar lo más importante”.

El sucesor de Pedro en el misterio de la Iglesia: papa Francisco

Pero no sólo se trata del Apóstol en su tiempo, sino al entronizar, al tener la imagen de san Pedro en el santuario, estamos llamados a aliarnos con “Pedro hoy entre nosotros”, con el papa, con el papa Francisco.

A veces tenemos una mirada tan pobre del papa nosotros los argentinos, por pavadas, dijo, y así perdemos de vista el magisterio de Francisco que el no sólo ejerce en lo que dice o enseña, sino también en sus gestos y “una manera de hablar que está ayudando a acercar y hacer más tangible la doctrina de la Iglesia”.

Mostró tres rasgos claves de este magisterio: misericordia, sinodalidad, vínculos con la naturaleza (Laudato Si), con los otros (Fratelli tutti).

“Sinodalidad “es el camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio”. Sinodalidad es un caminar juntos; el pueblo fiel, con el colegio episcopal, y con el Obispo de Roma: “cada uno en escucha de los otros; y, todos, situados en escucha del Espíritu Santo”. Esto es fácil expresarlo con palabras, pero no tan fácil vivirlo”.

“La única opción ante el dolor del mundo y las heridas de las personas es seguir el modelo del Buen Samaritano, que ayuda a un hombre herido sin importarle quién es, qué opina o de dónde viene. El papa pide reconocer la dignidad innata de cada persona, que en todo caso merece ser reconocida, valorada y amada; independientemente de sus ideas, sentimientos, prácticas o pecados”.

Y la consecuencia, para que la imagen de san Pedro en el santuario no sea sólo algo decorativo:

“Cada vez que entremos al santuario y miremos la imagen de Pedro debemos evocar todo esto: como lo hizo el P. Kentenich delante de Pablo VI, en el contexto de transformación del Concilio Vaticano II. El Padre Kentenich prometió al santo Padre la fidelidad de la Obra de Schoenstatt a la Iglesia y que el Movimiento comprometería todas sus fuerzas para ayudar a la Iglesia a cumplir con sus grandes tareas actuales en el postconcilio. Seguimos en este camino…, y esto nos compromete aún más a abrazar en sintonía cordial y con renovado entusiasmo, el camino que Francisco nos propone en su magisterio”.

¿Cómo darle la bienvenida a alguien que está en su casa?

La Plata San PedroDespués de la misa, Mons. Jorge González, acompañado por el P. Javier Arteaga, llevó la imagen de san Pedro al Santuario para ponerla en su lugar.

Hubo un gran aplauso… antes de seguir con la renovación de la Alianza de Amor.

Antes de la bendición final, Anita Moviglia y Osvaldo Marcozzi, miembros de la Liga y coordinadores diocesanos, le agradecieron a Mons. Jorge. Fue muy simpático cuando Osvaldo se dirigió al “Padre Jorge” que conocía desde “aquel campamento” y le dijo que le habían pedido darle la bienvenida; pero imposible – ¿Cómo darle la bienvenida a alguien que está en su casa?

Es que «Jorge» es parte de la vida de muchos. Antes de ser sacerdote, después de serlo. Su labor en City Bell fue muy reconocida, y cuando volvió a la catedral durante 2019 lo acompañamos con otro matrimonio de la Liga en las charlas prematrimoniales. Este año se suspendieron estas charlas por la pandemia. Y muchos hemos colaborado siempre con sus iniciativas.

Es “nuestro” padre Jorge, “nuestro” Monseñor Jorge.


Misa de Alianza 18.09.2021 Mons. Jorge González – texto completo

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

1 Responses

  1. laura simos dice:

    La homilías nos llevó a una reflexión e introspección profunda, dónde cada signo hizo reverberar sus Sentidos verdaderos en un tapiz que se viene tejiendo en el tiempo de la evolución espiritual del nuevo cristiano, y en esa atmósfera de discernimiento se nos invitó a sumarnos con la certeza en el corazón: ser también entre todos y junto a San Pedro, la roca de la Fe. El punto culmine del jubilo palpitante en los presentes fueron esas campanadas tañendo al aire. Gracias Padre Jorge, gracias Padre Kentenich

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.