Rad

Publicado el 2021-08-05 In Vida en alianza

De devorador de kilómetros a peregrino y mantenedor de la red

AUSTRIA, P. Elmar Busse •

Las peregrinaciones están de moda. Muchos responsables de peregrinaciones confirman que las peregrinaciones a pie y en bicicleta van en aumento, mientras que las antes populares peregrinaciones en autobús, que recuerdan más a un viaje de café con la guinda religiosa en el pastel, son cada vez menos. Ponerse a prueba, llegar a los límites, superarse a sí mismo, estar motivado por la meta fijada, es todo un cúmulo de motivos que lleva a la gente al camino, no sólo desde que Hape Kerkeling publicó el libro sobre su peregrinación compostelana, «Ich bin dann mal weg» (Entonces me voy). —

Aplazar no es abandonar

Con motivo de mi 40º aniversario como sacerdote, en junio de 2020, me invitaron a una peregrinación en bicicleta (e-bike) por la diócesis de Graz-Seckau, de santuario a santuario. Luego, mi propio infarto al corazón en septiembre y el Corona echaron por tierra el plan. Pero aplazado no es abandonado. El profesor de religión jubilado Charly Brunner se puso al teléfono y aclaró las etapas.

María en la cabaña de la montaña y José en el jardín

El 23.7 llegué a Krieglach con cuatro horas de retraso (atascos en la A3), donde ya me esperaban ansiosamente algunas parejas. Celebramos la misa en el santuario hogar. A la mañana siguiente fuimos en coche a la cabaña alpina recién alquilada de la familia Stellnberger, donde consagramos el «santuario de la cabaña alpina». La Virgen recibió el título honorífico de «María de Traibach».

Por la tarde partimos de Krieglach hacia Kapfenberg. Allí celebré la misa vespertina del domingo en la Iglesia de la Sagrada Familia. Pude pasar la noche con la familia Russ, con la que me había alojado a menudo durante mi periodo de trabajo en Austria (1992 a 2003). El Sr. y la Sra. Russ habían encargado recientemente una estatua de José de mármol artificial en España, que había sido entregada el día anterior. Así pues, el domingo por la mañana había un punto no previsto en el programa: la bendición de la estatua de José, que ocupará su lugar en el jardín de la familia Russ.

La ermita de Schoenstatt cerca de Graz

Schönstatt MaterlLuego comenzó la segunda etapa vía Bruck hasta Pernegg, donde «invadimos» a la familia de un antiguo alumno y más tarde colega de Charly Brunner y le explicamos en qué consistía el santuario hogar y nuestra peregrinación.

Por el pintoresco carril bici de Mur nos dirigimos a la siguiente parada de la etapa en Peggau, en casa de la familia Reisner. Estábamos sentados cómodamente mientras almorzábamos cuando llegó la familia Russold, con su visita el Sr. y la Sra. Schaufler de Viena (viejos amigos míos de Facebook). Los Russolds conocían la peregrinación en bicicleta prevista, para los Schauflers el encuentro fue la sorpresa del día. El punto final de la etapa fue la casa de la familia Lanz en Gratkorn. Después de una refrescante ducha y un alentador café, nos dirigimos en coche (un cambio agradable – ¡aunque sólo sea por el amplio asiento!) al «Dult», no muy lejos, al Schoenstatt-Materl (para los no austriacos = ermita), un popular lugar de encuentro el día 18 de cada mes para los schoenstattianos de los alrededores de Graz.

Pudimos celebrar la Eucaristía en la capilla de la casa de las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl. La superiora, la hermana Roswitha, se encargó del servicio de la sacristía. Dentro de la casa hacía varios grados menos que en el exterior. Después de la misa, a la que asistieron unos 25 schoenstattianos, renovamos la Alianza de Amor y nos fortificamos con la comida y las bebidas que habíamos traído.

Schoenstattianos en red

Hace años, los dirigentes del Movimiento de Schoenstatt austriaco habían desarrollado el lema anual: «Construimos la red de las casas de la Ciudad Santa». Lo que viví esa tarde le dio a la peregrinación un toque especial: en la peregrinación des santuario Hogar a santuario Hogar, no era tanto el destino final la meta deseada y los encuentros en el camino eran «coincidencias» controladas desde arriba, de las que a menudo se desarrollan amistades, pero en esta peregrinación se cultivó una red ya existente.

Al día siguiente, Norbert Lanz y Ernst Körbler se unieron a nosotros. Desde Gratkorn nos dirigimos a Graz, a la familia Fraißler, que durante muchos años fue dirigente diocesano del Movimiento de Familias de Schoenstatt y que desde hace años dirige los cursos de Graz de la Academia de Pedagogía Familiar.

Karl Fraißler es también el presidente del DKO (Comité Diocesano de Organizaciones Católicas, también una típica tarea de red); la familia Fürböck vive a unos cientos de metros. Puede que algunos conozcan a Christoph Fürböck como el webmaster del Día de Europa, que se celebró el 8 de mayo como una conferencia de Zoom en Graz. Desde Pentecostés de 1998, Chiara Lubich ha estado involucrada en la red ecuménica de movimientos e iniciativas espirituales, de la cual salió la comunidad de «Juntos por Europa» (si quieres saber más : https://www.miteinander-wie-sonst.org/miteinander-wie-sonst/ )

La última parte del día nos llevó a la familia Habith en Unterpremstätten. Franz Habith fue ordenado diácono permanente en primavera. Allí celebramos una misa en casa. Después de la cena llovía a cántaros, así que Ernst Körbler decidió no volver a casa en bicicleta, sino que su yerno le recogiera en coche.

La etapa más larga

A la mañana siguiente comenzamos la etapa más larga: de Unterpremstätten a Hartberg. También hubo paradas en el camino.

La familia Prem vive en Pischlsdorf. Hace años, la señora Prem aceptó ser la secretaria de la asociación para la renovación de la capilla. En esta tarea consiguió que Hilde Brunner diseñara una vidriera con el motivo de Jesús Misericordioso para la fachada de la capilla que da al pueblo. Nos reunimos en esta capilla. Un almuerzo saludable en la elevada propiedad de la familia Prem nos fortaleció para el resto del viaje.

El Sr. y la Sra. Peheim, que ha promovido y coordinado las tertulias a domicilio en la diócesis de Graz-Seckau durante muchos años, fue nuestro siguiente destino. Con los últimos amperios de la batería llegamos a la familia Gamperl en Siebenbrunn, cerca de Hartberg. Otras familias de Hartberg, que estaban de vacaciones y no pudieron venir, se pusieron en contacto con nosotros por teléfono en señal de vinculación.

Tertulia a domicilio

A la mañana siguiente fuimos desde Hartberg, pasando por Ilz, con una pausa para el café en casa de los parientes de Charly Brunner, hasta Gnas, en Estiria oriental. Siete kilómetros antes de Gnas, nos esperaba un grupo de ciclistas bien entrenados que nos acompañaron por su urbanización (¡siempre con refrescos!) hasta Tien a la familia Fruhwirth. Allí celebramos la misa en la renovada capilla del pueblo. Fruhwirths nos contó la historia de la renovación. Fue impresionante ver cuánta energía se despierta cuando un proyecto así inspira los corazones y la capilla se convierte en un símbolo de identificación para el pequeño pueblo. A continuación, mi charla sobre el tema «Hijos adultos – Alegría y preocupación» al estilo de las tertulias a domicilio. Como el capellán local era nuevo en el formato de las tertulias a domicilio y quería conocerlo, también había acudido a la velada con un estudiante de teología. A continuación, hubo un intercambio en el que cada pareja habló de lo que había escuchado y de sus experiencias.

Bodas de oro

El 29 de julio fue el último día de nuestra peregrinación en bicicleta. La ruta conducía desde Gnas, pasando por las familias Kern y Scheucher, hasta Leibnitz. En la iglesia de los Capuchinos cuelga desde hace años un cuadro pintado de la MTA, centro de atracción de las familias del sur de Estiria el 18 de cada mes.

Fue una feliz coincidencia que la familia Tropper quisiera celebrar sus bodas de oro esa noche. Unas 50 personas se habían reunido en la iglesia para acompañarlos. Tras la misa, la familia Tropper invitó a los asistentes al patio interior del monasterio. Los Gröbachers sirvieron su buen vino y los Troppers sus bocadillos. A última hora de la tarde me despedí de mi guía Charly Brunner, que llevó la moto con la que viajaba de vuelta a su generoso alquilador. He ido con la familia Körbler a Leutschach. Subir una cuesta a 50 o 70 km/h cómodamente sentado, era una nueva fuente de diversión.

De santuario hogar a santuario hogar

RadPeregrinar de un santuario hogar a otro y cultivar la red al mismo tiempo es un formato de evento que pide a gritos ser repetido, ciertamente con variaciones y modificaciones. La intuición del P. Kentenich, que escribió una carta a las familias en Alemania desde Santa María en Brasil en 1948 con motivo de la primera Conferencia de Familias, se considera el «documento fundacional del Santuario Hogar». En él escribió:

Quien conoce la vida actual, quien toma conciencia de las horrendas catástrofes a las que el mundo y la iglesia se encaminan, está profundamente convencido de que la Familia de Schoenstatt, en el todo y en cada una de sus partes, no puede cumplir su misión si todas las fuerzas no se unen finalmente en islas de santas familias schoenstattianas que, más y más, se unan entre sí y en la Obra de Familias.

A veces reflexionando con calma, es un enigma indescifrable el hecho de que el Señor se mantuviera treinta años en la soledad de una familia, mientras que el mundo que lo rodeaba se precipitaba al naufragio. Espontáneamente también nosotros nos preguntamos: ¡qué no habría logrado hacer si, desde joven, hubiera ofrecido sus fuerzas divinas al mundo! La única solución del enigma es siempre: «Hago lo que es del agrado del Padre». «Digo las palabras que El pone en mi boca y realizo las obras que El me encomienda». Con esto se modifica de inmediato la interrogante y se dirige al Padre eterno. No ignoramos la respuesta. El Padre quiso asegurar categóricamente la bendición inconmensurable que significa una familia auténticamente cristiana.

Que la Santísima Virgen implore en su Cenáculo al Espíritu Santo para todos ustedes, a fin de que conozcan adecuadamente la gran trascendencia de la nueva misión de vida regalada por Dios y libremente escogida. Que ustedes reciban también la fuerza para vivir la moral familiar que los Papas enseñan en sus encíclicas, puedan elaborar una ascética y pedagogía familiares adecuadas, y perpetuar costumbres familiares probadas, llegando así a ser receptáculos en los cuales puedan alimentarse y renovarse constantemente todas las demás ramas del Movimiento. Todos, sin excepción, estamos interesados en este nuevo milagro de Pentecostés. Por eso nos unimos para pedir e implorar con gran fervor un nuevo y eficaz milagro de transformación.

Lleven ustedes consigo el cuadro de la Virgen María y denle un sitio de honor en sus hogares. De esta manera, los convertirán en pequeños santuarios donde la imagen de la Sma. Virgen se manifestará derramando sus gracias, creando un santo terruño familiar y santificando a los miembros de las familias”.

La red se hace tangible

Probablemente no peregrinaré a Santiago de Compostela, pero sin duda emprenderé más a menudo esta forma de peregrinación de santuario hogar a santuario hogar. Estoy convencido de que el formato tiene un futuro prometedor. Por supuesto, como sacerdote y orador tengo más posibilidades (por ejemplo, celebrar la misa), pero este proceso de creación de redes es muy importante para mí y está abierto a todos los schoenstattianos. Mientras los schoenstattianos que van en bicicleta no sean temidos como una plaga de langostas que se aproxima, sino que sólo ocurre unas pocas veces al año, parece ser un elemento alegre y vigorizante para el sentimiento de NOSOTROS. La red se hace tangible.

Rad

Original: alemán, 4.8.2021. Traducción: Paz Leiva, Madrid, España

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.