Monterrey primera misa

Publicado el 2021-04-22 In Vida en alianza

El P. Fernando provocó que nos reencontráramos como familia

MÉXICO, Cynthia Guevara y Roy Garza •

Tuvimos la oportunidad de poder estar presentes en la misa de ordenación del ahora padre Fernando Martínez Uribe, en la hermosa Basílica de Guadalupe, y también en su primera misa en nuestro Santuario “María Camino al Cielo”. Nos dio un gusto enorme que la Mater nos haya elegido para presenciar tan grande acontecimiento para la ciudad de Monterrey y para toda la comunidad de Schoenstatt. —

Monterrey primera misa

Momentos que emocionan hasta las lágrimas

El sábado 17 en la ordenación sacerdotal, hubo varios momentos especiales que nos conmovieron hasta las lágrimas. Fernando estuvo sentado junto a sus padres durante la primera parte de la misa y luego al levantarse cuando el obispo lo llamó, se despidió de ellos y subió al púlpito.

Otro momento de mucha emoción fue cuando todos los sacerdotes impusieron sus manos sobre la cabeza de Fernando y en el final de la misa, cuando el arzobispo Don Rogelio Cabrera López se arrodilló para que el nuevo sacerdote le diera la bendición.

Cuando Alberto Mendoza tocó una canción de la juventud nos remontamos a aquellos momentos que habíamos vivido cuando iniciamos nuestro camino en la juventud de Schoenstatt.

Pero cuando en verdad lloramos mucho fue cuando el P. Fernando le llevó un ramo de flores a la Virgen y después otro ramo a su mamá.

Cara a cara y pantalla a pantalla

Nos dio especial alegría que pudieran acompañarlo muchas personas tanto físicamente como espiritualmente gracias a la tecnología.

A pesar de las restricciones por la pandemia, parte de la familia de Schoenstatt Monterrey que pudimos asistir, nos vimos cara a cara después de más de un año de no poder hacerlo y que justo fuera en este evento tan importante nos llenó de una gran alegría y entusiasmo por el ahora P. Fernando.

Sin duda, sin importar a donde lo lleve la Mater a predicar su ministerio, Fernando tendrá todo el apoyo y la oración de su familia de Schoenstatt en Monterrey.

La primera Misa en el Santuario, lugar donde inició su vocación

primera misaEl 18 de abril, domingo y día de alianza, pudimos también subir en familia, por la vereda rumbo al santuario, a la primera misa que celebraba el P. Fernando en el Santuario “María Camino al Cielo”.

Como el camino para carros está cerrado, todos teníamos que subir a pie. Pero como dijo el Padre Carlos, ¡vale la pena gastar los zapatos! A pesar de que estuvo lloviendo durante casi toda la noche y se sentía frío, nos aventuramos bien abrigados y en familia rumbo a la gran aventura. Pasamos algunas dificultades en el camino, que estaba lleno de lodo y resbaladizo. Hubo momentos en los que algunos integrantes de nuestro grupo ya no podían seguir y querían regresar pero recordábamos que este esfuerzo lo hacíamos por amor a Dios, con el anhelo en el corazón de subir a ver a nuestra querida Mater y sentir esa paz que se percibe cuando ya has pasado todos los obstáculos y por fin llegas a la cima para descansar en sus brazos.

Fue de gran ayuda que, al salir al camino de asfalto, nos encontráramos con una mesita con botellas de agua, naranjas, plátanos y algunas galletas, eso nos dio un enorme ánimo para continuar.

Valió la pena subir y bajar caminando

Al llegar al Santuario nos sorprendió la cantidad de personas que estaban allí con niños pequeños y también personas de todas las edades. Fue una misa muy emotiva y sobre todo que la pudimos disfrutar en familia. Los niños estaban entusiasmados porque había ya un nuevo sacerdote joven que había salido de la juventud de Monterrey y eso los motivó a no darse por vencidos tanto en la subida como en la bajada para regresar. Al final concluyeron que valió la pena haber podido presenciar esto y estaban seguros de que Dios y la Mater estaban felices por el gran esfuerzo que ellos también habían realizado para poder subir y bajar caminando.

Creo que este evento, sin duda, unió a todas las ramas de Schoenstatt y a la gente externa cercana al ahora P. Fernando. Nos reunió y provocó que nos reencontráramos como una familia.

Monterrey

Videos de la Primera Misa del P. Fernando Martínez Uribe

Etiquetas: , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *