Rafael Mota

Publicado el 2021-01-16 In schoenstattianos, Vida en alianza

“Que Él crezca y yo disminuya”

BRASIL, Entrevista con el diácono Rafael Mota •

Estamos a pocos días de la ordenación sacerdotal de Rafael Mota, que se llevará a cabo el 24 de enero de 2021 (fiesta de san Francisco de Sales, patrón de los periodistas), a las 11 h, en la basílica de Nuestra Señora de la Salud, en Poços de Caldas, estado brasileño de Minas Gerais. Debido a las restricciones por la pandemia de COVID-19, el acceso presencial a la ceremonia estará restringido, pero todos podremos acompañar a Rafael a través de la transmisión de la ceremonia en el canal de YouTube del santuario Sion de Jaraguá.—

Como una forma de acompañarlo más personalmente, schoenstatt.org le pidió a Rafael que nos concediera una entrevista y así saber más sobre quién es, su historia en Schoenstatt, su camino de formación para el sacerdocio y sus grandes sueños para Schoenstatt, la Iglesia y el mundo.

Rafael actualmente forma parte del equipo de schoenstatt.org y en 2015 firmó un convenio para que las noticias relacionadas en el sitio web de la Juventud Masculina de Brasil fueran republicadas en el canal de schoenstatt.org, colaborando así con un equipo que trabaja por Schoenstatt, como bien destaca el título del artículo publicado en su momento.

Schoenstatt.org agradece la disponibilidad de Rafael para compartir con la Familia de Schoenstatt de todo el mundo un poco de su historia.

“Que Ele cresça e que eu diminua”

“Que Él crezca y yo disminuya”

? ¿Podrías presentarte brevemente antes de iniciar la entrevista?

Me llamo Rafael Tavares da Mota, tengo 30 años y soy originario de la bellísima ciudad de Poços de Caldas, en Minas Gerais. Mis padres están separados, solo tengo un hermano mayor que yo, que ya está casado, y soy tío de una pequeña hermosa de 2 años.

Desde 2010 pertenezco a la comunidad de los Padres de Schoenstatt y el año pasado fui ordenado diácono – el 15 de agosto de 2020. Actualmente vivo en Jaraguá, donde ejerzo mi ministerio en la Parroquia de Nuestra Señora de Concepción.

Soy un entusiasta de la cultura, el arte y la tecnología. Con frecuencia me veo involucrado en algún proyecto de comunicación y en los últimos años participo en las redes sociales con PRAYBACK – un esfuerzo personal por unir fe y cultura.

 

? ¿Cómo y cuándo fue tu primer encuentro con Schoenstatt?

Siento que nunca he tenido una vida lejos de Schoenstatt. Desde que nací y durante toda mi infancia y juventud, mis padres participaban en el Instituto de Familias, de modo que crecí a la sombra del santuario, jugando con los otros ‘hijos del Instituto’ en los encuentros, rezando la consagración a la Mater en nuestro santuario hogar y rodeado de libros del padre fundador. Desde mi punto de vista, eso fue un privilegio, un regalo especial de Dios para mí.

En 1997 comencé mi camino en la Juventud Masculina (JUMAS) como pionero, acompañado por Umberto y luego por Cássio, que es colaborador de Schoenstatt.org. Me fui involucrando cada vez más, me hice dirigente y ayudé a llevar la rama de Poços de Caldas por algún tiempo. Mis fines de semana estaban siempre llenos de actividades sociales, campamentos, encuentros y muchas otras aventuras.

La verdad es que nuestro asesor estaba medio distante y teníamos que adaptarnos para no dejar que la llama se extinguiera. Fueron años difíciles, cuando éramos muy pocos y sin mucha preparación. El camino que encontramos para superar esa situación fue coronar a la Mater como Reina de la Renovación, Heroica, y le pedimos que hiciese su parte atrayendo corazones jóvenes y dispuestos. Creo que funcionó, porque la rama sigue hasta hoy y continúa reinventándose

? Sobre la decisión del sacerdocio, ¿en qué momento la tomaste? ¿Cuál fue el “detonante” para esta decisión?

Cuando ya estaba en la facultad, cursando Ciencias de la Computación, me invitaron a participar en mis primeras misiones, en 2008 y 2009. Explico por qué fueron experiencias que dejaron huella:

En esa época yo pasaba buena parte de mi tiempo durante la semana frente a la computadora, resolviendo problemas informáticos. En contraste, en las misiones me encontré con familias con graves necesidades – pobreza, violencia, vicios, falta de amor. Por otro lado, quedé fascinado con esa vivencia comunitaria. Pasé de una rutina muy solitaria a compartir mis alegrías y dificultades con otros 30 jóvenes durante una semana. Había algo en eso que me remitía a la vivencia de Jesús con sus discípulos.

Este fue el “empujón” que me hizo pensar en el sacerdocio. Me fui convenciendo de que era posible y que sería feliz al dedicar mi vida al servicio del prójimo, con la conciencia de que lo mejor que podría ofrecer a los demás era al propio Jesús. Él estaba cambiando mi vida y puede transformar la realidad. Además, no había duda del papel fundamental de la Santísima Virgen en todo esto.

? ¿Cómo te sientes en las vísperas de tu ordenación sacerdotal?

Ahora que falta poco para ser ordenado sacerdote, vuelvo a saborear mi llamado. Pasaron 10 años de formación, pero siento que nuevamente necesito entregar todo en las manos de Dios para seguirlo con libertad y confianza. Mis sueños, mis proyectos, mis seguridades, la vida como la conocí y disfruté hasta ahora… Con todo, no es un salto en la oscuridad. ¡Sé que Él me ama, que la Virgen me cuida y que necesitan de mí!

En estos días he experimentado, además, el cariño de una multitud de amigos. Personas que son parte de mi historia y que fueron instrumentos de mi transformación interior. Ellas dicen que están rezando por mí – y yo lo necesito, porque estoy muy nervioso – y eso hace que me sienta acompañado, querido y un poco más tranquilo.

El 24 de enero de 2021 será una fiesta pequeña, sencilla, de acuerdo con lo que permiten las circunstancias. De verdad, no me entristece, ni me desanima, ni me provoca envidia de otros. Así son las cosas de Dios – siempre nos sorprenden, cambian nuestros planes. Hago de las palabras de San Juan Bautista mi lema de ordenación: “Que Él crezca y yo disminuya” (Juan 3, 29-30).

? Cuéntanos tus sueños más ambiciosos para los próximos 10 años:

Para los Padres de Schoenstatt

Sueño con un proceso de conversión al interior de mi comunidad. Que aprendamos a escuchar, a trabajar en equipo, a respetar más la opinión ajena – especialmente la de los especialistas. Que seamos humildes y nos dejemos cuidar cuando sea necesario, pues nuestra paternidad no quiere degradarse en un falso súperheroísmo. Mi comunidad es muy bonita y capaz de hacer cosas increíbles – y me alegra imaginar que todavía está en camino.

Para Schoenstatt

Me gustaría entender cómo una consagración a la Santísima Virgen en una capillita de Alemania ha sido capaz de captar el corazón de tanta gente a lo largo de todo un siglo – para, entonces, sencillamente hacer ese “secreto” más accesible a los demás, empezando por un repaso de la historia que supere cualquier ocultismo, triunfalismo e ideología, para favorecer a comunión entre nosotros schoenstattianos y la Iglesia.

Para la Iglesia

Que la llamada ‘sinodalidad’ se vuelva un verdadero modus operandi – una interfaz amigable con el usuario – reduciendo la distancia entre las instancias de conducción y un solo Pueblo de Dios sediento por participar. Además, que el portal web vatican.va tenga una nueva cara.

Para el mundo

Que los profesionales de la educación, la cultura y las artes sean más reconocidos, estén mejor preparados y tengan condiciones más favorables para ejercer su vocación, para ayudar a los menos favorecidos a tener condiciones de construir su propio futuro. “La educación es un acto de esperanza”, dice el Papa Francisco.

 

Em una palabra

Un libro – Estragos, Fernanda Young
Una película – El Castillo Ambulante (Studio Ghibli)
Una canción – O Rio, Marisa Monte
Un lugar a donde te gustaría viajar/peregrinar – Tokio, Lisieux
Una persona en Schoenstatt – P. Rudolf Mosbach, Hna. Stella Maris Grando
Una pregunta al padre José Kentenich – ¿A dónde vamos ahora?
Una pregunta a Dios – ¿Hasta cuándo, Señor? (Salmo 13)

 

Acompañemos a Rafael Mota con nuestra oración en los últimos días de su preparación para este importante paso en su vida. Nosotros, el equipo de schoenstatt.org, le agradecemos su compromiso y disponibilidad y rezamos por su misión sacerdotal.

 

Rafael MotaLink a la transmisión

Original: portugués, 14.1.2021. Traducción: Eduardo Shelley, Monterrey, México

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.