Publicado el 2020-11-22 In Francisco - iniciativas y gestos, schoenstattianos, Vida en alianza

Falleció el padre Antônio Lobo “como el buen pastor”

BRASIL, Luciana Rosas @schoenstatt.org con aportes de Diogenes N. Lawand, P. Marcelo Aravena, Debora Cristina Gimenez •

El jueves 19 de noviembre, falleció el padre Antônio Lobo o solo el P. Lobo como le llamaban. Partió a los 88 años después de una vida dedicada a Schoenstatt. Pertenecía al curso “Sicut Pastor” (Como el Pastor) del Instituto de los padres de Schoenstatt y fue como el Buen Pastor que conquistó muchas personas durante su larga y bendecida vida.—

El padre Antônio Ribeiro Lobo nació el 23 de diciembre de 1931 en Paços da Ferreira, al norte de Portugal. De familia numerosa, tenía 20 hermanos. Los estudios para ser sacerdote los pudo hacer gracias a la Venerable Sierva de Dios Silvia Cardoso, que era tía del padre Miguel Lencastre. Este encuentro él lo cuenta en una entrevista que dio a la juventud masculina de Schoenstatt en Brasil.

 

 

Ingresó a la comunidad de los padres Palotinos, estudiando en Portugal y Suiza. Se doctoró en filosofía, psicología y lenguas ibéricas en la Universidad de Coimbra. El padre Lobo fue el primer portugués en sellar su Alianza de Amor el 22 de agosto de 1959. Fue ordenado sacerdote el 21 de diciembre de 1960 y en 1970 llegó a Brasil, donde se entregó al pueblo que lo acogió y que fue acogido en su corazón.

La convivencia con los seminaristas palotinos chilenos en Suiza tuvo un impacto directo en su encuentro con la espiritualidad de Schoenstatt. Con la fundación del Instituto Secular de los Padres de Schoenstatt decide ingresar a la comunidad. Formó parte del Curso “Sicut Pastor”, cuya misión era conservar la herencia del padre y fundador, viviendo según el ejemplo del Buen Pastor.

La famosa foto

Quienes conocieron al padre Antônio Lobo saben también la historia de la “famosa foto”. Se trata de una foto con el fundador del Movimiento de Schoenstatt, padre José Kentenich. Él siempre la llevaba consigo y se enorgullecía mostrándola a quienquiera que fuese. Cuando le preguntaban cómo la había conseguido, él respondía con la objetividad y sencillez que lo caracterizaba: “Muy simple, hombre: me acerqué a él y pedí que nos sacasen una foto”.

También el padre Lobo solía preguntar: “¿Conoces a mi madre?”. Ante la negativa, sacaba una foto de la Madre de Dios y la mostraba. También solía hacer magia para jugar con los niños, muchos de los cuales tienen buenos recuerdos de esos momentos.

Hombre de oración

El padre Antônio Lobo era un hombre de profunda fe y oración. Dio un gran testimonio través de sus visitas al Santuario de Schoenstatt, del rezo del rosario y la adoración al Santísimo Sacramento.

Hombre de oración y acción, el padre Lobo fue siempre muy apostólico. Fue párroco, capellán del equipo de fútbol paulista Palmeiras, trabajó en la pastoral del Santuario de Sion Jaraguá, en la ciudad de San Pablo, y asesoró a las ramas femeninas de la ciudad de Caieiras. En las décadas de 1980 y 1990 integró la Central nacional de Asesores de la Regional Sudeste.

Vivió muchos años en la ciudad de Londrina, en Paraná, lugar donde quiso vivir. Dice que cuando su superior le preguntó cuáles eran los dos lugares a donde le gustaría ir –que es una regla para los sacerdotes que a los 75 pueden elegir dónde vivir-, él respondió: primero, Londrina; segundo, Londrina. Fue confesor en el santuario y en la Catedral durante mucho tiempo. Fue en Londrina donde fundó con laicos la “Casa de María”, dedicada a la recuperación de adictos al alcohol y las drogas, desarrollando también trabajos con niños abandonados. Según el propio padre Lobo, éste era el trabajo que le daba más alegría, sobre todo con los niños.

 

Lobo

Algunos testimonios sobre la convivencia con el padre Antônio Lobo:

“El padre Antônio Lobo participó muy significativamente en mi vida. Nos conocimos cuando yo tenía 9 años. Al principio le tenía miedo, creo que por el nombre, pero después empezó con sus famosas magias y nos divertidos mucho. Cuando fui adolescente, él fue mi primer director espiritual. Después de eso, nunca dejamos de hablar. Era hermoso ver el amor profundo que sentía por la Santísima Virgen y por el movimiento de Schoenstatt.

El padre Antônio trabajó mucho con la señora Leonor T. Gavilan (también fallecida) asesorando a las primeras generaciones de la Juventud en Caieiras. Su entrega en esta obra fue muy importante y generó muchos “frutos que han sido recogidos a lo largo de los años”. Estamos muy agradecidos por su entrega y dedicación. Que el cielo lo reciba en gratitud por su sí”.

Debora Cristina Gimenez – Caieiras, São Paulo

Miembro del X Curso del Instituto de Familias de Brasil

 

 

Vídeo: la famosa foto

Misa de cuerpo presente

La misa de cuerpo presente se celebró el 20 de noviembre a las 9 AM en la Iglesia Matriz de Jaraguá y fue sepultado en el cementerio de los padres de Schoenstatt, a la sombra del Santuario Sion de Jaraguá.

Debido a las restricciones de la pandemia, la celebración pudo ser acompañada a través de la cuenta facebook de Santuario Sion Jaraguá.

Rezamos por el descanso eterno del padre Antônio Lobo y le agradecemos su entrega.

 

Original: Portugués; traducción: Carmen M. Rogers, Santiago de Chile

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.