santuario habitación

Publicado el 2020-11-14 In Vida en alianza

¡Acompáñame, querida Mater, en mi santuario habitación!

COSTA RICA, Lisandra Chávez •

A raíz de la pandemia, muchas de las jóvenes que forman parte de la Juventud Femenina de Schoenstatt no han podido encontrarse físicamente o peregrinar al santuario. Esto hizo que empezara a surgir una idea nueva que se fue viralizando: hacer el santuario en la habitación de cada una. —

Fue en el mes de alianza cuando cuatro grupos de universitarias de Schoenstatt recibieron la bendición de sus santuarios habitación (santuarios hogar). Se prepararon a través de un taller diseñado especialmente para la ocasión. El primer grupo realizó el taller presencialmente en el santuario el sábado 10 de octubre por la tarde, acompañado de su monitora, Cata Peralta, y asesoras. El padre José Luis Correa, asesor nacional de la Juventud Femenina, les dirigió unas palabras y bendijo las imágenes de la Mater que luego serían colocadas en sus habitaciones. Hubo también una celebración con todos los protocolos del Ministerio de Salud. El segundo grupo lo hizo el 19 de octubre, después de la misa de medio día que se celebra en el santuario de San José, Familia de Esperanza, acompañado por su monitora, Rocío Quesada. El 26 de octubre, en vísperas de un nuevo aniversario del Acta de Prefundación, un tercer grupo de universitarias tuvo una conferencia con el padre José Luis Correa y su monitora, Coca Cruz de Font. El 30 de octubre también lo hizo el grupo que acompaña Silvia Morales. Estos dos últimos grupos realizaron la bendición de sus santuarios habitación de forma virtual.

“Nuestra bendición fue un momento lleno de amor y sencillez, en donde cada una en su intimidad recibió a la Mater, pero al mismo tiempo conectadas con una profunda alegría y vinculadas a nuestro santuario Familia de Esperanza. Por eso, como dijo el Papa Francisco, no podemos salir iguales de estas circunstancias y la Mater siempre va a ser nuestra gran aliada. Estoy muy emocionada de ver cómo la Mater nos va a transformar aún más y de ver la fecundidad de sus gracias en cada uno de nuestros corazones”, comentó Valeria Palacino.

“Sin duda el Espíritu Santo ha hecho nacer esta iniciativa para que la Mater siga acompañándonos a todos en estos tiempos difíciles y con mucha ternura hacia nuestras jóvenes”, comenta una asesora.

Compartimos algunos testimonios de las jóvenes sobre sus santuarios habitación:

Santuario “Talita Kum”, de Sara Tretti Calvo

“El Santuario ‘Talita Kum’ es un llamado de la Mater a levantarme y ponerme en marcha desde lo más íntimo de mi ser y de mi hogar. Que la Mater se establezca en nuestro país es una lluvia de gracias y bendiciones; que se establezca en nuestro hogar es un símbolo de unión a nivel familiar, pero cuando se establece en nuestra habitación es una muestra de complicidad, reafirmación de la alianza y fuente íntima de gracias a través de la cual no nos volvemos a sentir solas, sino mejor acompañadas que nunca.

En esta época de confinamiento, la Mater nos reafirma que nos quiere a su lado y que quiere estar al lado nuestro. Comenzamos con meses duros, de incertidumbre y distanciamiento físico, que a la vez producía distanciamiento espiritual. Sin embargo, la Mater nos llama a cada una por nuestro nombre y no deja que el fuego de nuestra fe, que hemos cultivado día a día, se apague. Es así como, un día después de celebrar el 18 de octubre, día de alianza y segundo aniversario de que como grupo la sellamos, ella nos convocó una vez más al santuario Familia de Esperanza.

Como testimonio personal, ese día salí de Guanacaste a las 5:30 am para evitar contratiempos y asegurarme de estar puntualmente a mediodía en la ceremonia. Un viaje que normalmente dura dos horas tomó seis y media, debido a una huelga de pescadores artesanales en contra de la pesca de arrastre. Seis horas y media de mucha esperanza, entrega y confianza, de que la Mater me llamaba a su santuario para establecerse de forma íntima y personal en mi habitación y que no dejaría que ningún contratiempo, huelga o protesta se opusiera a mi llegada. A través del chat pedí oración a mi grupo de vida, de mis hermanas que nunca dudan en dar una mano y un grito al cielo en ayuda a las demás. La Mater cumplió con su parte y a las 12 pm esa imagen tan especial con la que convivía ya estaba bendita.

Desde entonces ella no solo está en mi corazón, sino también en mi habitación. Tengo una motivación mayor para ordenar mi cuarto porque ahora se lo comparto. Desde mi santuario brotan las ganas de ponerme en marcha, de estudiar, trabajar, levantarme con la primera alarma, de dar lo mejor para los demás. Es desde este pequeño santuario que me gusta ver las misas cuando no puedo ir de forma presencial, que me siento conectada con mis hermanas de grupo, con mi santuario hogar y con el santuario Familia de Esperanza. Se ha vuelto una conquista diaria, porque quiero asegurarme de que el fuego que encendió el día de la bendición sea el que arda todos los días en mi corazón”.

santuario habitación

Rincón de luz

Santuario “Mi rincón de luz”, de Marcela Sancho

“¿Cuál fue el momento más especial? Yo siento que todo el proceso de encontrar el nombre, el símbolo y hasta el lugar de mi santuario habitación fue especial. Pero lo más especial para mí fue que, cuando creía que no iba a lograr ser parte de la bendición con el padre, Dios y la Mater fueron acomodando todo perfectamente. Que mi mamá lograra ser parte de esto y estuviera en el santuario en representación mía es algo que significa todo para mí. Comparto con mi mamá uno de los momentos más importantes de mi vida religiosa y ver las fotos y cómo todas hicieron este momento tan especial y recibiendo a mi mamá en la tierra como una más de nosotras. No pudo ser más perfecto todo.

¿Como se siente mi cuarto ahora que tengo a la Virgen aquí? Definitivamente era algo que necesitaba, era la luz y compañía que hacía falta en mi cuarto. Ahora, más que nunca, me siento acompañada, no he sentido miedo en las noches porque la tengo presente. En las mañanas es lo primero que veo y me ayuda a que el resto de mi día sea mucho mejor. Además de que logré colocar mi santuario habitación en un lugar estratégico de mi cuarto, que siempre veo y me recuerda que la Mater esta junto a mí, cuidándome siempre”.

Santuario “Lux, Lucís, Pacis”, de Lucía Calvo

“Con el corazón enaltecido tomamos el taller de santuario habitación. Con mucho esfuerzo, y a pesar de la pandemia, logramos reunirnos cada 15 días para realizar el taller de forma virtual. El compromiso que uno tiene viene definitivamente de la iluminación del Espíritu Santo que lo motiva a seguir y no desistir.

Tener un espacio en el que la Mater se pueda incorporar a mi cuarto es un regalo de Dios. Yo la invito a instalarse y estar más cerca de mí todos los días. Mi cuarto se siente protegido, puro y con un aire de paz. Ella está aquí, y se puede sentir. Mi santuario habitación está en lo alto de mi cuarto, para que desde cualquier lugar se pueda presenciar, y desde ahí ella me pueda cuidar.

El nombre de mi santuario es ‘iluminación de paz’, y sin duda el Espíritu Santo que me ayudó en todo el proceso fue el que me dio luz para entregarme a la Mater y sin duda mi habitación es mi lugar de paz en mi casa”.

Testimonio de Alison Sánchez

“Buscando mi gracia, de manera aleatoria, vi la palabra esperanza y algo retumbó en mi corazón. Con eso supe que ya no debía buscar más, que ya la había encontrado. Vivir con un trastorno de ansiedad tan intenso como el mío no es fácil y ya había perdido la esperanza de lograr vivir bien con eso, ya no veía la luz al final del túnel, donde todo era oscuridad.

La Mater fue esa luz para mí y yo creo fielmente en que ella me presentó la esperanza con el fin de decirme: ‘Ali, ten paz, todo va a estar bien’, y esas fueron las palabras que me dije el día de la bendición de mi santuario habitación. A partir de ese día la Mater impregnó su huella en mi corazón en forma de esperanza, y es una esperanza que siento que se va a quedar en mí para siempre.

Ahora mi cuarto, con mi santuario, es mi lugar seguro y verlo me da fuerzas para seguir luchando contra la ansiedad, que es lo que más me agobia en la vida. Ese mensaje de la Mater hacia mí tiene un gran significado, aún escucho esas palabras y en mis peores días es lo que me ayuda a seguir adelante.

Le agradezco con todo mi corazón a la Mater por haberme mostrado esa gracia tan hermosa que es la esperanza y espero poder también ser la luz y la fuerza de la esperanza para otras personas como ella lo es para mí”.

Testimonio de Maricruz Arce

“Mi pequeño rincón que me recarga y me recuerda constantemente lo que significa tener fe y confiar. Es mi pequeña ‘fuente de fe’, donde puedo ir a hablar con la Mater cuando sea y de lo que sea. Instalada al lado mío, me acompaña, me cuida y me guía cuando más lo necesito.

Tenerla y sentirla tan cerca de mí, ha sido verdaderamente un regalo enorme y, a pesar de que han sido pocas semanas desde que se bendijo mi santuario habitación, los regalos que he recibido son incontables. Justo aquí, en mi lugar especial con la Virgen, me siento más cerca de ella que nunca”.

“Reino de la Verdad y del Buen Consejo”, de Giuliana Lanzoni

Desde que tuve la oportunidad de prepararme para recibir a María en mi cuarto, solo quería estar totalmente abierta para escuchar su voz y poder responderle con alegría. Darle todos los espacios de mi vida había sido un llamado del Señor que poco a poco había ido tomando fuerza en mi corazón. Como decía la hermana Clare Crockett: “O todo o nada”. Si ella me ha cuidado tan especial y predilectamente ¿cómo negarme a recibir más?

Solo quisiera comentar un aspecto de este proceso, que demuestra cómo Dios guía absolutamente cada momento de nuestra historia y constantemente podemos ver los trazos de su mano paterna, si estamos dispuestos a entrar en la música del Amor. El nombre de mi santuario y las gracias que le he pedido a la Mater, han sido solo una respuesta a su suave susurro. La primera vez que tuve una experiencia personal con la Madre de Dios fue antes de entrar al movimiento. Había decidido hacer la Consagración a María de “33 días hacia un glorioso amanecer”, un pequeño retiro personal basado en Luis María Grignon de Montfort y que culminaba con la consagración a María. Se debía escoger una fecha mariana, y yo escogí el día de Nuestra Señora del Buen Consejo. No tenía idea de qué era ese día, ni por qué María se conmemoraba de esa forma, solo me pareció un lindo día y un lindo nombre. En ese momento, como puede que ya se haya notado, no conocía verdaderamente a María.

Tiempo después, me pasó que me encontraba en misa sola y, al terminar, un muchacho llegó donde me encontraba y me regaló una postalita de la Virgen con una oración de los Heraldos del Evangelio al reverso que decía: ‘Oh, bondadosísima Madre, no me olvides cuando de vos me olvide. No me abandones cuando os abandone. Sígueme con vuestra celestial mirada y llámame cuando de vos me aparte. Buscadme cuando me esconda. Id a mi encuentro cuando huya. Atadme cuando me resista. Domadme cuando os desafíe. Levantadme cuando caiga. Reconducidme por vuestro camino cuando me extravíe’.

Sé que puede ser que parezca que no tengan sentido entre sí. Sin embargo, y sin saberlo, fue el día de mi primera consagración a María, el 26 de abril y conmemoración a Nuestra Señora del Buen Consejo, el mismo día que, tiempo después, pedí a la Mater el nombre y la gracia que quería darme de forma especial cuando le ofreciera mi cuarto como su santuario.

Caí en la cuenta de que es el Buen Consejo de Madre de Dios el que se encarga de llamar a todos sus hijos dispersos por el mundo a hacer en todo la voluntad del Padre. Ella es realmente la Madre del Hijo que siempre hace lo que le pide el Padre. Esto resonaba mucho en mi corazón, pues mi más grande anhelo era justo ese: hacer siempre lo que Él me dice con amor sencillo. ¿Y la postalita que me regalaron después de misa un día perdido en el tiempo, qué tenía que ver? Pues, me puse a investigar y me percaté que los Heraldos del Evangelio (postalita de la Virgen) tenían una muy especial devoción a María como Madre del Buen Consejo. Esto solo confirmaba lo que sentía en mi corazón.

Desde ese momento supe que María había tomado mi primera consagración muy en serio y seguía ayudándome a cumplir en todo la voluntad del Señor. Además, me había regalado el deseo de que se erigiera un reino de claridad en la verdad y que así cada paso que diese estuviera conforme al bien mayor, es decir, el querer del Padre Celestial.

¿Cómo se ha sentido mi cuarto? ¡Más limpio y ordenado! Ella debe permanecer en un lugar digno de reina de todo lo creado. Ahora es uno de mis lugares preferidos, es como estar en el santuario filial Familia de Esperanza. Me siento unida a la Mater cada vez más, y todo lo que hago, mis estudios, mi descanso, ejercicio, oración, etc., se ha tornado cada vez más iluminados por el amor de Dios.

¿Cómo piensas mantenerlo vivo? Para mantenerlo vivo, debo aumentar mi vida de oración; permanecer constantemente en la casa del Padre y de la Mater. Todo se transforma desde aquí”.

Santuario habitación “Luz en la oscuridad”, de Mariana Cerdas

Santuario habitación“Todo el proceso del santuario habitación fue un regalo. Conquistar esto con mis hermanas de vida definitivamente ha sido una bendición enorme. El momento más especial para mi fue el momento de inspiración en el cual la Mater me ayudó a escribir la oración del santuario habitación. Leerla todos los días es un recordatorio de lo que este lugar especial significa para mí.

Desde que la Mater me dio el regalo de establecerse en mi habitación, me he sentido todavía más acompañada por ella de lo que me sentía antes, y verla todos los días es un recordatorio hermoso de esta misión tan maravillosa, además de un par de regalos personales que me ha hecho.

Respecto a tratar de acercar un poquito a mi familia a ella, claro, ella siempre luciéndose con sus regalos. Quiero con todo mi corazón tratar de ser constante con esto, ella siempre ha sido constante conmigo, ahora me toca a mí ser constante con esta misión de mantener vivo su santuario en mi habitación. Recen por mí para lograrlo”.

 

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.