Publicado el 2020-10-01 In Vida en alianza

La resultante creadora de la pandemia fue un retiro de matrimonios a nivel Centroamérica

COSTA RICA, Monica Orlich •

Este año, como tantas cosas en nuestras vidas, el retiro anual de la Rama de Familias se tuvo que transformar. Dejó atrás el usual fin de semana en una casa de retiros y encontró un nuevo hogar temporal en el mundo virtual, con tan sólo diez matrimonios asistiendo presencialmente en la Casa del Movimiento, pero más de 50 conectados a través de Zoom. —

Como en todos los retos hay también grandes oportunidades: el retiro pudo llegar a más matrimonios y transcender fronteras. De los participantes virtuales, muchos pertenecen a las diferentes comunidades del movimiento de Schoenstatt: Matrimonios de la Rama de Familias (Liga) que incluye tanto a los del ciclo básico, como los de la Comunidad Apostólica Amplia y de la Comunidad Apostólica “Militante” que son quienes tienen un mayor grado de compromiso, tanto ascético, como apostólico (denominado “miembros” en otros países), así como de la Federación e Instituto de Familias, la Pastoral de la Esperanza (divorciados en nueva unión) y la Rama de Señoras. También participaron matrimonios que se están incorporando al Movimiento y están en el Curso de Introducción a Schoenstatt (CIS), así como varios que no pertenecen al Movimiento. Un gran regalo fue poder cumplir el anhelo de hacer un retiro Centroamericano al contar con la participación de matrimonios de Grupos de Schoenstatt en El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Panamá.

Un matrimonio resiliente y fortalecido en tiempo de prueba

Con el título “Un matrimonio resiliente y fortalecido en tiempo de prueba”, el padre José Luis Correa impartió un retiro con un tema muy relevante al momento que vivimos. La jornada inició con una oración en el santuario y una bienvenida durante la cual se mostró a los participantes, que las fotos de sus matrimonios estarían todo el día acompañando a la Mater a los pies del altar. A través de tres presentaciones, el padre José Luis abordó temas centrales a la realidad compartida durante estos meses de confinamiento al referirse a los retos dentro del matrimonio y la familia, la salud y finalmente en el plano laboral y económico. Estas charlas fueron acompañadas de testimonios muy inspiradores en los cuales Juan Pablo Rodríguez y Johanna Duran, Jean Pierre Pino y Eugenia Gutiérrez y Sergio Esquivel tocaron los corazones de los participantes con sus historias sobre cómo han afrontado las pruebas de la mano de Dios y la Mater.

Compartimos un mismo sentimiento a pesar de la distancia

Los matrimonios participantes tuvieron tiempo para dialogar y reflexionar en pareja sobre estos temas. Los participantes presenciales aprovecharon esta oportunidad para trabajar en matrimonio en los jardines, a la sombra del santuario. Muchos de los participantes virtuales compartieron fotos de estos momentos, disfrutando del tiempo en pareja en sus lugares favoritos en sus casas. Así, a pesar de la distancia, nos pudimos sentir unidos a través de nuestro deseo de fortalecer nuestros matrimonios por medio de la fe.

Etiquetas: , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.