Publicado el 2020-10-28 In Vida en alianza

Alianza de Amor: “Rosario de Estrellas Brillando por y para María”

COSTA RICA, Elisa Velásquez Yépez •

El 21 marzo del 2018 un grupo de mujeres católicas y trabajadoras decidimos comenzar nuestro camino en Schoenstatt a través de un grupo de formación en la rama de Señoras de Costa Rica. Éramos el primer grupo que se conformaba en horario nocturno en nuestro país. Sin duda era un reto para todas, pero no nos detuvimos a pensar en barreras, pues confiábamos que la Mater nos cuidaría, cobijaría y educaría para que lográramos alcanzar el ideal de la rama: Ser Custodias Vivas. —

Algunas de las pioneras de este primer grupo eran hermanas, pero en la mayoría no nos conocíamos. Así que comenzamos a fomentar la dimensión fraterna mediante vinculaciones en nuestras casas u otros lugares. Luego empezaron las bendiciones de nuevos embarazos y disfrutamos juntas otro tipo celebraciones. Con el transcurso del tiempo fuimos descubriendo que una de nuestras fortalezas era la dimensión de la fe y la oración, la cual fue probada en varias oportunidades (la grave enfermedad del hijo de una compañera y la muerte de la madre de otra). Entonces descubrimos que no estábamos solas, que siempre teníamos a nuestras hermanas de grupo.

Rosario de Estrellas: Brillando por y para María

Tuvimos la bendición de completar nuestro grupo con la incorporación de tres nuevas integrantes y esa fue la señal para escoger nuestro nombre: Rosario de Estrellas. Éramos diez estrellas que deberían irradiar luz como las estrellas en la noche y para ser un rosario verdadero -que representa nuestra unión en la oración-, nos faltaban las tres Ave Marías finales. Y esas eran ellas…

Estábamos listas para hacer nuestra Alianza de Amor el 18 de marzo del 2020 y con mucha ilusión nos preparábamos para ese gran día, cuando se cerraron las fronteras por la pandemia. Una de nosotras vivía fuera del país por motivos de trabajo, no pudo venir para este encuentro y decidimos esperar.

La nueva realidad

En el período de pandemia, lejos de debilitarnos, crecimos adaptándonos con alegría a la “nueva modalidad” con reuniones periódicas por Zoom no sólo para “baby showers” (*) y celebraciones de cumpleaños virtuales, sino también asistiendo a misa con más frecuencia gracias a la tecnología, algunas de nosotras se incorporaron a la escuela de dirigentes, otras al rezo del rosario virtual y a la comisión nacional de comunicaciones de Schoenstatt Costa Rica. Y continuamos la peregrinación de nuestra Virgen Peregrina del grupo. Hasta algunos esposos iniciaron junto a nosotras el curso introductorio de Schoenstatt en la rama de Matrimonios, por lo que esperamos tener doble participación en el Movimiento.

Al fin la Alianza de Amor

El 20 de octubre del 2020, en Santuario Familia de Esperanza, algunas participaron presencialmente en la ceremonia y otras hicieron la Alianza virtualmente. Con el mismo gran amor, pudimos alcanzar ese anhelo de nuestro corazón y sellar la Alianza de Amor con la Mater. Ofreciendo nuestra contribución al “capital de gracias”. Esta alegría y bendición la compartimos con nuestra familia y amigos que se conectaron desde diferentes países: El Salvador, Canadá, Venezuela, México y Argentina. El padre José Luis Correa, asesor de la rama de Señoras, ofició la ceremonia de nuestra Alianza y recibimos de su parte una espontánea y hermosa serenata; el padre José Luis no dudó en tomar su guitarra para cantar “María Mírame” al inicio de nuestro rito de Alianza. Nuestra jefa de rama, Anabelle González nos representó en trece hermosas rosas rojas, símbolo del amor que nos había llevado hasta ese momento. Nuestra monitora Marta Herrera, nos obsequió con una hermosa Custodia para nuestros rincones marianos y así tener presente nuestro ideal de rama.

Ser estrellas que reflejen tu luz para guiar a otros

Nos queda mucho camino por recorrer juntas y sabemos que con la Fe puesta en la Divina Providencia conseguiremos avanzar en nuestra misión. Oramos con nuestra oración de grupo:

“Mater, gracias por habernos unido e iluminar nuestros corazones en la búsqueda hacia ti. Permítenos ser estrellas que reflejen tu luz para guiar a otros a que se acerquen tu misión.

Mater, te ofrecemos cada día y en toda circunstancia nuestra eterna devoción, empeño, sigilo, oración. Que demos siempre testimonio de tu luz, con un perpetuo sí.

Mater, te pedimos que nos guíes y que nuestro andar sea con amor, alegría, humildad, sabiduría y fortaleza. Ayúdanos a convertirnos en pequeñas Marías y ser Custodias Vivas.

Te coronamos como Reina y Madre de nuestras vidas. Mejor que mostrarnos el camino, es que lo camines siempre con nosotras.”

 

(*) N. del T. “Baby shower”: anglicismo con el que se denomina a la celebración que se lleva a cabo ante el próximo nacimiento de un bebé y la protagonista es la futura madre. Los invitados llevan a la fiesta regalos para los futuros padres y para el niño que va a nacer. El término shower (en inglés) en este caso significa lluvia y aquí se le asocia a la “lluvia” de regalos que hay en la fiesta. Es una fiesta muy arraigada en América y no tanto en Europa.

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.