Publicado el 2020-06-02 In Vida en alianza

Tenía que estar alguien de la generación fundadora

CHILE, Cristina “Kikí” Tagle / Maria Fischer

“Te cuento un secreto… ¡pasado mañana corono! Pensaron que tenía que estar una mujer… ¡Qué emoción!”, me comentó Kikí Tagle, miembro de honor (y a veces, como ahora, activa) del equipo de schoenstatt.org, comunicadora, y especialmente, miembro de la generación fundadora de Schoenstatt en Chile. Tenía que estar una mujer. Sí, pero tenía que estar aún más alguien de la primera generación. Tenía que estar nuestra Kikí, en la coronación de la Mater en el santuario de Bellavista, bajo el lema: «Regálanos la conversión para ser tus instrumentos».

 

El día después, lunes 1 de junio, Kikí como cada semana agradeció el envío del boletín de Schoenstatt.org, y contaba:

“¡Fui elegida para participar en la ceremonia de coronación de la Mater! Fue una experiencia maravillosa. Éramos pocas personas. Estaba todo muy preparado; nos entregaron un librito, con todo lo que iba a ir sucediendo. Después, dos locutores que nos iban anunciando cada paso, todo lo que se le iba diciendo a la Virgen. El Santuario sin bancos… Me colocaron gentilmente una sillita a un costado; mi corazón estallaba en mi pecho.

En el camino hacia allá hice lo que hacía todas las veces que iba al santuario: me quedé frente de la estatua del padre Kentenich. Dejo mi muleta a un costado, me tomo de sus manos y le miro a los ojos. Parece que te está mirando y le digo: “gracias, porque te conocí y cambiaste mi vida”.

Las oraciones las íbamos diciendo «paso a paso». Fue muy, muy emocionante. La corona estaba sobre el altar, y después de cada oración, al final le pusieron la corona. Mi corazón estallaba de emoción. Finalmente se quemó el capital de gracias.

Estoy feliz. Me siento tan afortunada… Como se transmitió por Internet lo pudieron ver todos mis hijos y nietos. He recibido varios llamados ¡Gracias Matercita querida por este regalo que mi hiciste!”

 

Etiquetas: , , , ,

1 Responses

  1. Que bien lo exteriorizó Kiki gracias por conocer un Padre y cambiar nuestras vidas. Así lo vivimos!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *