Publicado el 2020-03-13 In Vida en alianza

En Santa Cruz de la Sierra cantamos: ¡Santuario somos hoy!

BOLIVIA, Roberto Henestrosa y Alexandra Kempff •

Cuando estamos a poco más de 60 días para la bendición de nuestro santuario, la Hna. Silvia Beltrán, nuestra asesora que viene de Chile, nos regaló un fin de semana inspirador: con una jornada donde le cantamos al padre diciendo: ¡Santuario somos hoy! y la celebración de la santa misa donde se colocó la piedra fundamental del santuario.—

Taller dirigido por nuestra asesora y reflexión sobre nuestra identidad.

El sábado 8 de marzo tuvimos un emotivo taller dirigido por la hermana Silvia, con la impecable organización del  grupo de matrimonios Arcoiris y la colaboración de algunas señoras. El taller comenzó cantando y bailando la hermosa canción que compuso para la bendición del santuario, un grupo formado por juventud femenina, juventud masculina y matrimonios. Es una canción alegre y bailable que sentimos que nos representa muy bien. Después de recargarnos de energía, la hermana nos hizo una reflexión sobre lo que significa ser “Jenecherú, fuego vivo de esperanza”, la identidad de nuestra familia.

 

Un pedacito de cada uno quedó para siempre dentro del santuario.

A la breve charla, le siguió un momento de reflexión individual, donde cada uno recordó quien o quienes habían sido esa interrogante irresistible que nos conquistó en Schoenstatt y cómo nos comprometíamos para el futuro con el santuario. Esa reflexión personal se compartió en grupos mezclados entre señoras, juventudes y matrimonios, compartiendo como una gran familia. También escribimos cartas personales que se dejaron entre los cimientos de la construcción en un momento de mucha emoción al saber que algo de nosotros quedará para siempre como parte del santuario.

Analogía entre el Monte Tabor y Schoenstatt

El día domingo 9 de marzo, Monseñor Estanislao Dowlaszewicz, Obispo Auxiliar de Santa Cruz, presidió la santa misa de colocación de la piedra fundamental del santuario. En la celebración, Monseñor hizo una analogía con el Evangelio  entre la palabra Schoenstatt y la transfiguración que ocurrió en el Monte Tabor – un lugar hermoso. También nos llamó a bajar de nuestro Schoenstatt o lugar hermoso y compartir con nuestros hermanos afligidos y apartados, los migrantes del interior de nuestro país y/o los venezolanos que han llegado masivamente huyendo de las injusticias.

Monseñor nos demostró su cariño entregándonos unas reliquias para dejar en el altar del santuario de los mártires Miguel y Zbibigniew, Franciscanos Conventuales y mártires del Perú y otra de San Juan Pablo II. También bendijo la campana que será colocada en el santuario.

Colocación de la piedra fundamental.

Al finalizar la misa, peregrinamos desde la ermita hasta el santuario en construcción para la colocación de la piedra fundamental. Esa piedra nos la regalaron desde la iglesia misional de San José de Chiquitos, iglesia donde se fundó Santa Cruz por primera vez en 1561, ahora forma parte de los cimientos de nuestro santuario, todo un privilegio.

Se realizó la ceremonia de colocación en medio de cantos y entrega de los símbolos de contribuciones al capital de gracias que se trabajaron durante varios meses. Inclusive la familia de Schoenstatt de La Paz nos envió sus aportes al capital de gracias y también enterramos el anillo de Millie Maldonado, del Instituto de Familia de Puerto Rico, que nos dejó en una visita que nos hizo hace unos meses atrás con su esposo e hijos. Nos sentimos inmensamente privilegiados por los regalos que hemos ido recibiendo de tantas personas que están pendientes de la familia de Santa Cruz.

Fotos: Luico Egüez

Etiquetas: , , , , , , ,

1 Responses

  1. Que gran regalo en estos tiempos difíciles y de mucha preocupación! El segundo santuario de Schoenstatt en Bolivia, en esa tierra del Jenecherú, alegre y motivada siempre. Sin duda María se mostrará victoriosa y en los fundamentos ya colocó su protección y amor maternal. Adelante queridos cruceños. Desde Achumani un abrazo afectuoso y de gratitud por la tarea encomendada y que se lleva a cabo en la certeza de que María y su Hijo caminan con todos ustedes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *