Publicado el 27. octubre 2019 In Vida en alianza

Puerto Rico se une a la celebración del 18 de octubre

PUERTO RICO, Edgardo L. Rivera •

“¡Qué bien estamos aquí! ¡Hagamos tres tiendas!”. No solo vinieron a la mente del P. Kentenich estas palabras 105 años atrás, sino también hoy a las de todos los participantes en la celebración del aniversario de la fundación del Movimiento Apostólico de Schoenstatt. —

Con el lema “Reina de la Unidad, junto al Padre, edúcanos para nuestra misión”, el pasado domingo 20 de octubre de 2019 la familia de Schoenstatt de Puerto Rico se unió a la celebración mundial del 18 de octubre con una gran fiesta.

Alianzas de Amor de peregrinos, escolta de motos y coronación de la Madre Tres Veces Admirable, reenvío de los misioneros de la Virgen Peregrina y la celebración eucarística fueron las actividades principales realizadas en los predios de nuestro santuario nacional, el santuario de la Solidaridad en Cabo Rojo, Puerto Rico. Esto también coincidió, providencialmente, con el DOMUND 2019, Jornada Mundial de las Misiones. Es un día que nuestra Iglesia dedica para rezar por las misiones y a ayudar a los misioneros.

Desde tempranas horas de la mañana comenzaron a llegar los misioneros, peregrinos y miembros de la familia de Schoenstatt. Algunos adquirieron las coronas para sus respectivas imágenes de la Virgen Peregrina, visitaron el santuario y otros se prepararon para sellar la Alianza de Amor de peregrinos con la MTA.

Alianzas de Amor con la Mater

Cerca de 17 hombres y mujeres, entre ellos tres motociclistas misioneros de Schoenstatt, se acercaron al santuario de la Solidaridad para sellar su Alianza de Amor con María como peregrinos.

Escoltada por los motociclistas, una imagen de la Madre Tres Veces Admirable fue llevada al Centro de Peregrinos por nuestros hermanos que sellaron la Alianza de Amor con María. Allí fue coronada por el obispo de la diócesis de Mayagüez, Mons. Álvaro Corrada del Río, S. J., con el título de “Reina de la Alianza de Amor en la Victoriosidad Divina”.

Finalmente, y para cerrar con broche de oro, celebramos la Santa Eucaristía para que, llenos del Espíritu Santo y de las gracias recibidas del corazón de nuestra Madre, Reina y Vencedora Tres Veces Admirable de Schoenstatt, comencemos un nuevo año de misión evangélica.

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *