Publicado el 2. junio 2019 In Vida en alianza

Santa Cruz – la mejor renovación de la misión del 31 de mayo

BOLIVIA, Alexandra Kempff •

Podría escribir un artículo cada día sobre las emociones que vivimos en esta preparación para la construcción del santuario de Santa Cruz. Desde la euforia y confianza en que todo es posible, hasta la gran duda de si vamos a ser capaces de pagar todos los gastos que se van proyectando. Entre medio, mucha meditación y oración para ir escuchando a la divina Providencia y evitar que nuestras voces humanas nos confundan. —

Alistando el perímetro donde se comenzará la construcción:

Algo que en su momento simplemente pareció un hecho curioso

En el 2016 en un paseo familiar, mientras visitábamos San José de Chiquitos, un pueblo ubicado a 270 kilómetros de Santa Cruz que pertenece a las Misiones Jesuíticas, nos llamó mucho la atención que al finalizar la misa toda la comunidad rezó la pequeña consagración acompañados del sacerdote. Eso es algo que solamente se ve en las misas organizadas por Schoenstatt.

La selfie del fotógrafo no podía falta

La piedra fundamental

En el 2019, como regalo a Schoenstatt se decidió que la piedra fundamental se bendeciría renovando la misión del 31 de mayo. Comenzamos a buscar una piedra que fuera “bonita”, digna de quedar expuesta en un muro del santuario. Sin embargo, mi esposo Roberto es una persona que todo lo medita y lo reza  antes de actuar, algo que admiro pero que al mismo tiempo me lleva a desesperarme en numerosas ocasiones porque se toma su tiempo para las decisiones. Ni siquiera una tarea en apariencia tan sencilla como escoger una piedra que fuera adecuada y bonita fue tomada a la ligera.

Después de hacer sus recorridos por los lugares donde venden materiales de construcción supo que la respuesta estaba en San José de Chiquitos y encontró la conexión con el 2016. Allí está la única iglesia misional que tiene fachada de piedra, es donde la gente se consagra al finalizar la misa y es donde inicialmente se fundó Santa Cruz en 1561 antes de mudar la ciudad a donde se encuentra actualmente. Roberto se contactó con el párroco de San José quien enseguida aceptó donarnos una piedra de la misma iglesia y Claudio Baluzzo, de la rama de matrimonios, que trabaja en un campo cercano a San José, se ofreció a traerla.

Esa piedra no será simplemente adecuada y bonita, será el símbolo de una nueva fundación de Santa Cruz a través del santuario de Schoenstatt. En ella vamos a acuñar las nuevas Misiones a través del Schoenstatt en salida.

El grupo de matrimonios Discípulos de Cristo organizó un rosario iluminado como vigilia a nuestro gran evento

Preparación para el primer gran día

Así hoy, 31 de mayo, nos encontramos con muchas manos anónimas, generosas y desinteresadas trabajando para adornar y alistar todo para lo que ocurriera el 1 de junio: coronaremos a la Mater como la reina de la unidad y la construcción, se bendecirá la piedra fundamental y se hará la primera palada.

Una imagen cuenta más que mil palabras, por lo que agradezco las fotografías de Eduardo Gutiérrez  y de Luico Egüez que transmiten mucho más de lo que podamos explicar.

La Hermana Silvia Beltrán, nuestra asesora que vino de Chile para acompañarnos, rodeada por los coordinadores de la familia y los jefes de la rama de matrimonios

Santa Cruz – a 365 días de la bendición del futuro santuario de Schoenstatt

 

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *