Publicado el 16. diciembre 2018 In Vida en alianza

Un encuentro de “todo Schoenstatt”

CHILE, Luzma Correa •

En un día asoleado y cálido, el sábado 8 de diciembre en la ermita de Monte Schoenstatt que está ubicada en el sector de los Trapenses, Lo Barnechea – al este de Santiago de Chile –  se congregaron más de 300 personas: algunos de los pioneros que habían comenzado con el sueño de Monte Schoenstatt en el camino de Sta Martina, hasta la gran familia que ahora vibra en este terruño, pasando por familiares, amigos, empleadas domésticas, madres de la Fundación Mater Filius con sus niños, Hermanas, Juventud Femenina, Rama y Federación de señoras, Instituto, Federación y Rama de Familias, Madrugadores, y misioneros de la Campaña de la Virgen Peregrina.

Jorge Niemann y Soledad González-Furió, de la Pastoral, dieron la bienvenida a los asistentes e hicieron una pequeña introducción de por qué se iba a coronar a la Mater.

La hermana Margarita Morandé nos habló sobre el padre Kentenich y las coronaciones que él hizo reflejando su propio carisma con mucha cercanía por sentirse parte de la conquista e historia sagrada de este lugar santo de Monte Schoenstatt.

La misa fue celebrada por el padre Mariano Irurieta, en representación del Padre Lucho, quien se unió con nosotros espiritualmente debido a su delicada salud. Acompañó la misa el coro formado por toda la familia Edwards Campino con preciosos cantos que ayudaron a crear la atmósfera de recogimiento y de festividad que se vivió.

 

Pétalos de flor para la reina

Hubo una amplia participación de diferentes ramas. Apóstoles de María, las niñas más jóvenes en la Juventud Femenina,  preparaban el camino de la Corona , hacia la ermita, con pétalos de flor. La Corona fue llevada al altar por Paty Lyon y Cata M., miembros del taller Anunciación, y colocada sobre la cabeza de la Mater por la Sole y Jorge de la Pastoral.

Durante la campaña para la Coronación, cada familia se encargó de adornar una coronita con las «gemas Capitales de Gracia» para conquistar la Corona y al final de la misa, éstas se quemaron como signo de regalo al cielo en un fuego vigoroso.

Soledad González-Furió -encargada junto a su marido Jorge de la pastoral de Monte Schoenstatt- destaca: todos los asistentes quedaron con la plena certeza de que la Mater acogió la Corona que le ofrecimos, una Corona por lo demás muy especial, ya que fue confeccionada en mosaico por el taller Anunciación que trabaja en Monte Schoenstatt, a cargo de Patricia Lyon.  Cada una de las piedras de la Corona fueron rezadas y colocadas por los integrantes del taller. Los asistentes estaban felices e impresionados por la atmósfera de alegría que se respiraba.

Una corona, un compromiso

¡La Mater se manifestó de forma muy potente! Jamás se había tenido esa convocatoria en Monte Schoenstatt. Ella atrajo y seguirá atrayendo a muchos corazones a esta tierra santa, quienes a través de la oración de coronación, se comprometieron a seguir contribuyendo con Capital de Gracias y vinculación a la Ermita.

 

Cote Izquierdo -quien junto a su marido Alberto han estado comprometidos con Monte Schoenstatt desde sus inicios- nos cuentan: “El ambiente de esa mañana era como de fiesta, un gran y nuevo letrero de la Mater nos daba la bienvenida al entrar al terreno, llena de flores al igual que la ermita. Asistieron miembros de diferentes ramas, como también los gestores de esta historia, el matrimonio Kovacevic Walker. ¡Este gran grupo de Peregrinos acompañados por la encargada de la campaña de la Virgen Peregrina, Gran Misionera!”

 

Con mucho orgullo nos terminan de compartir sobre la fiesta que se vivió: “La corona construida de Mosaico, es única en el mundo porque cada piedra fue conquistada por artistas del taller Anunciación. Junto a esa conquista se unió la corona que recibimos simbólicamente todos el día 18 de noviembre. Finalmente, un momento para compartir con bebidas y detalles navideños.”

 

Paula Bouchon – dueña de casa de Monte Schoenstatt- comenta:

“Fue un día precioso en que se vivió algo muy familiar, con alegría y mucha fe. ¡Muy emocionante!”

La misa se ofreció por Cristóbal Bizarri (hijo de la Paty Lyon), por la salud del Padre Lucho y por el Padre Horacio Rivas .

Ahora a esperar que esta coronación de frutos y como dijo el padre, todos los participantes se llevan el compromiso de seguir visitando a la Reina.

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *