Engling Cambrai

Publicado el 15. octubre 2018 In schoenstattianos, Vida en alianza

100 años después… El misterio continúa

FRANCIA, Roberto M. Gonzáles •

Del 4 al 7 de octubre, peregrinos de muchos países viajaron a Cambrai (Francia) para recordar los 100 años de la muerte de José Engling, un poco más de 15 días luego de festejar los 50 años de la partida del P. José Kentenich.

CAMBRAI-192

La celebración estuvo marcada por muchas novedades. Las principales fueron que toda la organización estuvo a cargo de la Familia de Schoenstatt de Francia, y la presencia del nuevo Arzobispo de la diócesis de Cambrai, Monseñor Vincent Dollmann, quien conoce Schoenstatt desde hace algún tiempo.

El ambiente vivido en torno al Santuario fue realmente extraordinario, pues todos los congregados tienen una muy fuerte vinculación a José Engling y al único Santuario filial en toda Francia.

Para muchos, volver a visitar Cambrai, para este jubileo, representaba recordar todas las experiencias vividas durante su paso por la juventud. Debemos acotar que el terreno donde hoy se encuentra el Santuario, inclusive antes de su construcción, fue el lugar de encuentro de las juventudes de Alemania, por dos motivos: para seguir las huellas de José y a causa de la dificultad de desarrollar Schoenstatt en Alemania, por lo que aquellos jóvenes realizaban sus campamentos en Francia, donde poseían total libertad para trabajar y desarrollar Schoenstatt.

El Santuario de la Unidad ha brillado por su nombre en este Jubileo, donde se demostró que el amor a María y Cristo es mucho más grande que nuestras nacionalidades e idiomas. Bajo una misma carpa se podía hablar francés, alemán, español, inglés, kirundi, entre otros idiomas.

CAMBRAI-065

Su último camino

El jueves 4 de octubre por la tarde, día de la muerte de José, recorrimos el último camino que él hizo hace 100 años hasta el lugar de su muerte. Liderando el camino se encontraba la imagen de la Auxiliar Europea – Reina de la nueva Evangelización -, que por primera vez visita Francia. Finalizamos el día con una misa, el fuego de José y la presentación de una Cruz blanca en el lugar de la muerte de Engling, en el campo que se encuentra frente al terreno del Santuario.

Al día siguiente, peregrinamos por algunos lugares donde José Engling pasó en los meses previos a su muerte, como el Memorial Canadiense de Vimy, donde pudimos observar la situación y dificultades en las que tuvo que vivir José en el frente de batalla.

Sin lugar a dudas, el momento más impactante para todos fue estar a orillas del arroyo donde José ofreció su vida por el movimiento, y como regalo especial estuvo con nosotros, el diario original de Engling. Este ofrecimiento fue su “Última flor de Mayo” del año 1918, y allí pudo escribir en su diario el día 3 de junio de 1918, pues se encontraba en el frente de batalla en esas fechas.

CAMBRAI-071

Un gran intercambio

El sábado 6, por la mañana visitamos el Cementerio Militar en la ciudad de Cambrai, donde existe una fosa común en la que está el nombre de José Engling (con una fecha equivocada, debido a un error de tipeo). Allí se cree que puede estar su cuerpo, mas no existe certeza absoluta de ello, en atención a que su nombre fue agregado a la lista, luego de varias investigaciones y solicitudes de miembros del movimiento en los años posteriores al finalizar la Guerra, como resultado de la búsqueda de su cuerpo.

Luego en el Santuario se desarrolló un encuentro de las juventudes, se intercambiaron experiencias y testimonios sobre la vida de José Engling y Schoenstatt. Estuvieron presentes miembros del Movimiento de Ecuador, México, Chile, Paraguay, Alemania, Burundi, Francia, Bélgica y España. Para cerrar este hermoso momento internacional observamos una representación teatral de la vida de José Engling de la mano de una compañía de teatro francesa, que nos fue preparando para culminar el día con un momento de reflexión por medio de testimonios personales y adoración.

Para cerrar el Jubileo se celebró una misa solemne en la Catedral de Cambrai, presidida por el nuevo obispo y el obispo emérito Robert Zollitsch de Alemania, miembro del Instituto de Sacerdotes Diocesanos de Schoenstatt, donde la internacionalidad nuevamente jugó un papel central, remarcando el regalo y sacrificio hecho por José hace 100 años, convirtiéndose de esta manera, en la estrella más bonita de la bandera europea, que nos guía hacia la paz y amistad entre los pueblos.

CAMBRAI-081

Una pregunta y una corriente de vida

Durante los días de la celebración han resurgido muchas dudas y preguntas en torno a la vida y muerte de José Engling. La principal fue: ¿Qué ha pasado con su cuerpo? ¿Por qué no lo han encontrado, siendo que su diario personal pudo ser recuperado luego de su muerte?

Pero, la pregunta a la luz de la Providencia Divina debería ser: Si se hubiese encontrado el cuerpo de José Engling, recuperado más tarde en los años ‘30 y llevado detrás del Santuario Original donde reposan sus otros compañeros congregantes, ¿hubiese surgido toda esta corriente de vida que gira en torno a su búsqueda y anhelo de conocerlo más? Pero, por sobre todo, ¿existiría la vida que gira en torno al Santuario de Cambrai que al momento de ser bendecido el 12 de septiembre de 1965 (recordemos que el 13 de septiembre de 1965, el padre fundador recibió el telegrama para ir a Roma), fue ofrecido por la Familia de Schoenstatt como símbolo de la unidad entre los pueblos alemán y francés, luego de las dos terribles guerras, y al mismo tiempo como pedido del retorno del Padre Kentenich de nuevo junto a su familia en Schoenstatt?

Hoy, 100 años después de la muerte de José Engling, puede decirse que su ejemplo y sacrificio han germinado en ese campo de batalla, consolidándose en la vida y la fecundidad que giran en torno al santuario de la Unidad.

CAMBRAI-181

Álbum de fotos:

Cambrai 2018

 

Fotos: Javier Lucin, Ecuador

Etiquetas: , , , , ,