Publicado el 27. octubre 2018 In Vida en alianza

El cuadro de la Mater, el primer símbolo del Santuario de Chaco

ARGENTINA, Griselda Pereyra y  Rocío Galo •

La historia del anhelado cuadro de la Mater se remonta a hace un par de años cuando una familia de la diócesis de Resistencia-Chaco viajó a Schoenstatt, Alemania. En aquel entonces tuvieron la oportunidad de ver la entrega de un cuadro a una familia francesa. Entonces, al regresar al Chaco la familia cuenta la emotiva experiencia que presenciaron y allí, le encomendaron la misión de buscar un cuadro para nuestro futuro Santuario filial. —

Al año siguiente, el matrimonio cuenta que volvieron a Schoenstatt en donde conocieron a una pareja paraguaya-alemana. “Les planteamos la misión que teníamos, fuimos a su domicilio, estuvimos buscando un cuadro junto a ellos e hicimos varias llamadas para obtenerlo”, recuerdan.

Pasaron unos meses y la familia chaqueña seguía con la búsqueda, sin dejar de mantener contacto con los hermanos extranjeros, hasta que un día los llamaron para comunicarles que vendrían a Resistencia. “En febrero de este año vinieron a visitarnos y nos transmitieron la voluntad de donar el cuadro”, contaron con emoción.

Entonces, supieron que los Hermanos de María de Santa María hacían cuadros a medida (al igual que también hacen altares para santuarios y  las Auxiliares de la Campaña de la Virgen Peregrina) y el matrimonio extranjero encargó el tan maravilloso regalo para que la Familia de Chaco tuviera el suyo.

Poco antes de que se planeara el viaje a Santa María, el cuadro ya ha estaba terminado. Entonces, se aprovechó el viaje de un grupo de unas 50 personas que peregrinaron al Santuario Tabor de Santa María, en Brasil. “Conocimos la casa donde nació Don Joao y luego la capilla de Ribeirao, lugar donde los matrimonios presentes renovaron el sacramento de matrimonio. Al día siguiente visitamos la casa del Museo, la ermita de Joao Pozzobon, la habitación del P. Kentenich cuando visitó Santa María y después se cerró la visita con una misa de bendición del cuadro de la Mater”.

“Con todas las gracias y el acompañamiento de las Hermanas de María, volvimos con una vinculación muy fuerte al Santuario”.

El lunes 15 de octubre, apenas llegaron a Resistencia, los feligreses fueron directos al terruño con el cuadro. En ese momento, un grupo de integrantes de la Obra de Familias se encontraba haciendo un profundo momento de oración y recibieron la sorpresa de la imagen de la Madre Tres Veces Admirable de Schoenstatt.

Sin lugar a dudas, el cuadro ha dejado emocionados no sólo a ese grupo de personas que oraban, sino también a toda la familia de Chaco que ha recibido con mucha alegría la llegada de nuestra Madre al terruño.

Santuario de Santa Maria, Brasil

El recibimiento del cuadro en el terruño

El martes 16 de octubre, la familia de Schoenstatt de Chaco había celebrado la santa misa en el terruño, lugar en donde será construido el futuro Santuario Filial. Con el espíritu de alegría que dejó la celebración de la Palabra, la Mater se manifestó ante todos los presentes con un gran regalo: el cuadro de la Madre Tres Veces Admirable de Schoenstatt, traído del Santa María, Brasil.

A las 20 horas, una vez comenzada la misa, el clima fue muy emotivo: los rostros de la Familia brillaban y reflejaban una alegría y una emoción que no se puede explicar; como si la línea histórica del Movimiento de Schoenstatt se redujera a dos palabras: corazón y vida, porque eso es lo que se vive en los momentos de conquista de un santuario.

Además de esa hermosa vivencia, la misa fue presidida por el padre Manuel López Neón, quien estuvo de visita, junto a los novicios postulantes de la comunidad de Padres de Schoenstatt. El sacerdote destacó la importancia de este momento que está viviendo la familia de Chaco, así como también la tarea encomendada de trabajar juntos y en unión con las contribuciones al “Capital de Gracias”, pieza fundamental para la conquista del santuario, así como los vínculos que se irán generando ante la presencia del cuadro de la Mater.

Una vez finalizada la misa, el P. Manuel procedió a bendecir el cuadro y remarcó: “El cuadro de la Mater Tres Veces Admirable de Schoenstatt nos dice que María con su mirada nos transmite todo el amor y cercanía a Ella. Cada peregrino que visite el terruño y contemple el mismo, sentirá su abrazo maternal: el cobijo de la Santísima Virgen”. Hoy, la familia cumple a través de hechos concretos, la conquista de uno de los símbolos de su anhelado santuario.

Al contemplar su imagen, todos se mostraban emocionados con esta bendición. Quienes conocen el movimiento de Schoenstatt en Chaco desde hace años, comentaron que el fuego que se siente y el anhelo ferviente en estos tiempos es muy fuerte y que sin lugar a dudas la Mater quiere un lugar en Resistencia. Las generaciones actuales celebraban con cánticos y guitarras esta bendición.

La Familia de Schoenstatt se mostró feliz y enteramente agradecida y una vez más nuestra Madre elige a Chaco.

Contacto con el taller de los Hermanos de Maria en Santa Maria: Hno. Manfred M. Worlitschek, +55 55 9951-5857 o [email protected]

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *