Publicado el 25. marzo 2018 In Vida en alianza

La austriaca Maria Mauhart se convirtió en la Hna. Mirja Mauhart

AUSTRIA, Lucia Reinsperger •

Entre las cinco novicias que celebraron su ceremonia de toma de hábito el 18 de marzo de 2018 en Schoenstatt, una de ellas es austriaca. Maria Mauhart hace mucho que dejó de ser la “bebé del curso” de la Academia de Familias, ella participó activamente en la Juventud Femenina de Schoenstatt y durante la Jornada Mundial de la Juventud en el verano de 2016, ella escuchó la llamada de Dios. Después de 25 años, con María, nuevamente una austriaca encuentra el camino en la comunidad de las Hermanas. A la ceremonia de la toma de hábito llegó un autobús lleno de miembros de la Familia de Schoenstatt de Austria.—

Tuvimos que repetir varias veces el nombre

Hermana Mirja – este nombre tuvimos que repetirlo varias veces para poder aprenderlo. Suena un poco como si María hubiese volteado su nombre. En todo caso, tiene el mismo significado. Ahora es novicia de las Hermanas de María de Schoenstatt. Por ese motivo eligió, al igual que las otras, una forma del nombre de María, que expresa su especial relación con la Santísima Virgen. Junto a su nuevo nombre, la Hna. Mirja usa un hábito azul oscuro, cinturón, velo y una medalla – signos de la misión mariana, de la pureza y del amor virginal, así como también del vínculo con Jesús y María.

Nos enteramos de todo eso después de haber viajado a la toma de hábito a Schoentatt. Una ocasión tan única y especial para la cual asumimos con gusto las diez horas de viaje, a través de la cual obtuvimos una idea más sobre la vida de las Hermanas de María y sobre la vida que lleva ahora María. Durante la ida, saliendo de Alta Austria, nos preparamos en el tema de la vocación. En el autobús, el P. Felix Strässle nos explicó que una persona puede ser muy valiente, piadosa o aventurera, pero ninguna de estas razones es motivo para tener la vocación de Hermana de María. Una cosa es decisiva: la vocación, la llamada de Dios. Uno tras otro comenzaron a relatar: amigos, parientes de María, miembros de la la Rama Familiar y de la Rama de la Juventud Femenina de Schoenstatt. Todos ellos comenzaron a contar sobre el carácter alegre, humilde y persistente de María y cómo desean para ella que sea feliz en este camino tan especial.

Durante la Jornada Mundial de la Juventud se planteó el tema de la vocación

En la noche previa a la toma de hábito, participamos en una vigilia donde pudimos experimentar las historias de vida y cultura de las hermanas de curso de María. Tal como nosotros, estaban presentes otros representantes de las familias de Schoenstatt de sus países, quienes trajeron canciones e imágenes de sus tierras. Lo más impresionante fue el momento en el que escuchamos las voces de las propias novicias, incluso cuando otras hermanas les prestaron su voz. “Siento curiosidad, hacia dónde Dios me quiere dirigir”, escuchamos decir a María. Ella se planteó la pregunta de la vocación, cuando viajó a Cracovia para la Jornada Mundial de la Juventud. Allí ella tuvo la experiencia con las hermanas de María de Polonia. Los días después de Navidad del 2017 los vivió junto a las candidatas y hermanas en Maria Rast y se dio cuenta, dónde Dios la quería tener.

El domingo, durante la ceremonia de la toma de hábito, cayó nieve. Un signo de pureza en la naturaleza, opinó una participante de nuestro grupo. También las novicias entraron vestidas de blanco a la Iglesia de la Adoración, antes de recibir su hábito. Y escuchamos su nombre: Hermana Mirja – y tendremos que repetirlo una y otra vez.

Fotos: Gertrud Jehle, Ulrike Wurm

Más información sobre las Hermanas de María de Schoenstatt en su sitio web: www.s-ms.org

Original: Alemán 20/3/2018. Traducción: Tita Andras, Viena, Austria/mar

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *