Publicado el 26. febrero 2018 In Vida en alianza

Ordenación diaconal de Santiago Ferrero en la Fiesta de Sion

ARGENTINA, Claudia Echenique •

La Fiesta de Sion siempre tiene algo para sorprendernos. Alguna visita, algún aniversario, nuevas vocaciones. Este año, la ordenación diaconal de Santiago Ferrero convocó no solo a los peregrinos de Buenos Aires, San Isidro, Villa Ballester y las zonas más cercanas a Florencio Varela, sino especialmente a peregrinos de Córdoba, ciudad natal de Santiago, y de La Plata, donde hizo una de las prácticas pastorales. —

 

Fue también sorpresa para muchos ver al P. Juan Pablo Catoggio (Superior General de los Padres de Schoenstatt y Presidente de la Presidencia Internacional de Schoenstatt) y a Mons. Claudio Giménez (obispo emérito de Caacupé – Paraguay), quienes participaron algunos días en la jornada anual de los padres de la región.

Alianza, Santuario, ordenación

El domingo 18 de febrero de 2018, la celebración eucarística se trasladó de Sion a la iglesia de Dios Padre en Nuevo Schoenstatt. Allí, Mons. Carlos José Tissera, obispo de Quilmes, fue el celebrante principal junto a 16 sacerdotes y dos diáconos.

Luego del saludo inicial del obispo, el P. Tommy Nin Mitchel, nuevo superior regional, dio la bienvenida a todos los que se acercaron a Florencio Varela y mencionó los tres motivos principales de la celebración: el día de Alianza, la fiesta del 24° aniversario del Santuario de Sion del Padre y, fundamentalmente, la ordenación diaconal de Santiago Ferrero.

P. Tommy Nin Nitchell, nuevo superior

Inquietudes sociales del nuevo diácono

“Me sorprendí al escuchar al inicio la biografía de Santiago Ferrero, sobre todo por sus inquietudes sociales que surgieron mientras estudiaba arquitectura. Conozco la ONG Techo, pero no sabía que Santiago estaba en el grupo que la inició en Argentina, y que trabajó en ella hasta el 2006. Al escuchar que ante la crisis económica y social del 2001-02 construyeron viviendas de emergencias en varias zonas de Córdoba, recordé los inicios de los fundadores de Schoenstatt en Paraná, quienes a comienzos de los años sesenta construían “ranchitos” para la gente sin techo como acción social”, recordó una colaboradora de schoenstatt.org.

Tirarnos a la pileta del amor misericordioso de Dios

Mons. Tissera en la homilía recordó que “la Cuaresma es ‘darnos un baño’ en el amor misericordioso de Dios”, y refiriéndose al excesivo calor de esa mañana agregó: “¡y qué bien nos vendría ‘tirarnos a la pileta’ en un día como hoy… zambullirnos en el amor de Dios!

Dirigiéndose a Santiago le dijo: “Que este día de tu ordenación te permita sentir que sos parte de una familia, de los seguidores de Jesús. Que la Virgen, la mujer de la Alianza, te ayude a vivir siempre a los pies de Jesús, y como ella, lo hagas sirviendo siempre sin cansancio, alegre, mostrando al mundo que la esperanza no es una ilusión, es alguien, es Jesús vivo en medio nuestro”.

Homilía de Mons. Tissera

Cree lo que lees, enseña lo que crees, practica lo que enseñas

En el inicio del rito de la ordenación y al ser llamado, Santiago, que estaba sentado delante de sus padres y algunos de sus seis hermanos, dio un paso adelante. Allí hizo sus promesas diaconales y luego se postró mientras se rezaban las Letanías a los Santos, cantadas en versión folklórica. Finalmente, Mons. Carlos le impuso las manos y rezó la Oración de Consagración por la cual Santiago fue ordenado diácono.

Sus padres, Eduardo y María de las Mercedes, acercaron al altar la estola y la dalmática. Santiago fue revestido con esa vestimenta litúrgica propia de los diáconos, recibió el Evangelio de manos del obispo y fue incorporado al altar para continuar la celebración.

Ordenación diaconal

Se hicieron camino para que yo creciera como padre

Antes de consagrarse a la Mater en el santuario, el nuevo diácono quiso agradecer a muchas personas y comunidades que lo acompañaron en su vida y en su camino sacerdotal hasta ese día. “Todas estas personas que Dios me ha ido regalando, no han estado al borde del camino, ellas se han hecho el camino: me han formado, enseñado, me han mostrado cómo crecer y cómo ser padre” destacó. En el Año del P. Kentenich, Santiago agradeció “su modelo de paternidad, de sacerdocio y de seguimiento de Jesucristo que son la senda por la que nosotros caminamos siguiéndolo a él”.

Audio de los agradecimientos del Diácono Santiago

En la procesión desde la iglesia de Dios Padre hasta el santuario, el diácono Santiago llevaba la mano del P. Kentenich para colocarla en el altar. Allí consagró a la Mater, siempre compañera y siempre fiel,  “el inicio de todo su ministerio. Soy tu hijo y confío. Me pongo en tus manos, te corono y te pido que te manifiestes como Reina Victoriosa en la vida de todos mis hermanos de comunidad”. Luego, invitó a todos a renovar la Alianza de Amor y finalmente dio su primera bendición sacerdotal a todos los presentes.

Que mi corazón sea un poco más parecido al suyo

“Rezo siempre por los padres y seminaristas schoenstattianos, aunque a veces no los conozca a todos o no sepa sus nombres”, comentó una señora al recibir al final la estampa con una hermosa imagen de las manos del P. José Kentenich sosteniendo un cáliz, que en el dorso tiene la oración por las vocaciones que se reza diariamente.

“Quiero dar gracias al Señor Jesús porque me llamó por pura misericordia. Él me invita a confiar en Él, a seguirlo. Que mi corazón sea un poco más parecido al suyo, sensible con los más pequeños y confiado también en el Padre”, expresó finalmente el nuevo diácono Santiago Ferrero, quien eligió como lema “Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios” (Mt 5,8).

La Fiesta continuó en el predio de Sion, a doce cuadras, donde muchos pudieron saludar a Santiago y compartir un almuerzo al aire libre. Por la tarde, en la adoración al Santísimo, el nuevo diácono impartió la bendición eucarística.

 

 

 

 

 
Álbum de fotos (Claudia Echenique)

Sion del Padre 2018

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *