Publicado el 24. enero 2018 In Vida en alianza

Un cuarto de siglo bajo la amorosa mirada de la Mater en Quito

ECUADOR, Emili Puñet •

¡La Familia de Quito está de fiesta! Un 20 de enero de 1993 invitamos a nuestra Mater a que erigiera su trono en la mitad del mundo, y el sábado 20 de enero de 2018 festejamos los 25 años de esta gran bendición para toda la Familia de Schoenstatt.

En esta fecha el obispo auxiliar de la arquidiócesis de Quito, Mons. Danilo Echeverría, presidió la misa de jubileo como acto final de un triduo de acción de gracias que inició con la misa de alianza del día 18, siguió el 19 con Adoración y concluyó con misa para 500 peregrinos, seguida por testimonios, cantatas y almuerzo para los asistentes, en un clima de gran alegría y emoción por lo vivido a lo largo de esos 25 años por la Familia de Quito.

 Los primeros pasos

El origen del Movimiento de Schoenstatt en Ecuador se ubica en Guayaquil y en su Santuario Nacional, que se bendijo el 20 de enero de 1972. En Quito inició el Movimiento en 1974.

Posteriormente, como resultado de “Diosidencias” casi inexplicables, se juntaron voluntades para construir un santuario quiteño. Sabemos que un santuario no es una obra de cemento y ladrillos únicamente. Es la voluntad de la Virgen de establecerse ahí, sumando capital de gracias: “Nada sin ti, nada sin nosotros”. Personajes de la diplomacia, de empresa y una hermana entusiasta, la Hna. Leticia, para quienes no existieron dificultades insolubles, así como el querido P. Ricardo Bravo, fueron configurando el santuario anhelado.

Es la demostración de darle a las causas segundas (los hombres) el papel de instrumentos de la causa primera (Dios). Y sí que supieron asumir su destino. Son 25 años de bendición de este lugar de gracias, y tenemos una inmensa deuda de gratitud para quienes nos antecedieron.

Un camino de santidad

Desde entonces, desde 1993, la Mater ha hecho camino con nosotros. Desde Alangasí, ella ha sido para muchos peregrinos una puerta del cielo, un camino de santidad. Para miles de personas este lugarcito entrañable se ha convertido en cuna para un nuevo tiempo, en una oportunidad para la conversión, para vivir un vínculo cálido y personal con Dios. Sí, para vivir –como decía el fundador de Schoenstatt- “bajo la protección de María”.

En este jardín de Dios muchos han ofrecido con gran devoción su capital de gracias, y la Virgen Santísima, que no se deja ganar en generosidad, ha prodigado estas expresiones de filial afecto con su ternura maternal. Ha sido para todos los que somos sus hijos, descanso de nuestros agobios y aliento para nuestra fe, sostén de nuestras esperanzas, motivación para nuestros sueños y anhelos, ungüento en nuestras derrotas, pero, sobre todo, causa de nuestras alegrías y hogar de una promesa, de una profecía. Sí, como su ideal lo indica, este Santuario de Schoenstatt ha proclamado ser “familia consagrada, fuego desde la mitad del mundo”.

El fuego de su santuario nos pide arder para la misión que se nos ha encomendado. Es un fuego que ilumina en la noche oscura del relativismo, que acrisola y nos purifica de toda superficialidad, que abraza el carisma de la Alianza de Amor. Es un fuego que da calor, es el fuego del hogar, de aquello que nos dice el acta de fundación: “Qué bien estamos aquí”.

Un regalo para el Fundador

Estos 25 años coinciden con la celebración jubilar del año del P. Kentenich y de los 50 años de haber sido consagrados por él como familia ecuatoriana, en la Patena. Estos 25 años son un regalo al Fundador, una reafirmación de nuestro vínculo con él, pero también de despertar la conciencia de que somos “familia consagrada”. Es decir, todo lo entregamos a la Mater en su santuario. Todo, como instrumento y posesión suya. Nada queremos reservarnos para nosotros. Todo te lo entregamos con gratitud.

Sí, gracias, querido santuario. Gracias, querida Mater, por tu fidelidad en estos 25 años, por tu presencia y tu intercesión en favor nuestro. Ayúdanos a vivir esta consagración, ya no sólo por 25 años más, sino para toda la eternidad. Sólo así lograremos ser “fuego desde la mitad del mundo”.

Etiquetas: , , , , , , , ,

2 Responses

  1. Por favor, necesito saber los horarios en los que está abierto el Santuario en Quito y si el día lunes hay Eucaristía.

    Atte. Ramiro Robles

  2. Buenas tardes, quisiera saber el horario de las misas de los días jueves por favor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *