Publicado el 2017-05-10 In Vida en alianza

Ordenación sacerdotal en Burundi – una fiesta de toda la familia

BURUNDI, Maria Fischer con material de Diomède Mujojoma Mont Sion Gikungu•

Es Domingo de la Divina Misericordia, el primer domingo después de Pascua. A las 10:58 h. Longin Ntiranyibagira y Jean Marie Bisimwa Isaac dejaron de ser diáconos para pasar a ser Padre Longin Ntiranyibagira y Padre Jean Marie Bisimwa Isaac, sacerdotes de Jesucristo, Padres de Schoenstatt, portadores de la misión de Schoenstatt para los países en el corazón de África.

Desde muy temprano por la mañana llegaron familiares, peregrinos y sobretodo sacerdotes, todos vinieron a visitar el santuario Mont Sion Gikungu, rezar y celebrar. Muchos de ellos venían de Bukavu en el Congo, el país natal de uno de los candidatos a la ordenación.

A continuación, los tambores anunciaron el inicio de la ceremonia de ordenación y la Iglesia de la Santísima Trinidad se fue llenando de gente. El coro interpretó canciones, alternando los idiomas oficiales de Burundí: kirundi, swahili, lingala y francés.

El arzobispo Evariste Ngoyagoye de Bujumbura dio la bienvenida a los sacerdotes y especialmente al gran número de peregrinos que llegaron desde Bukavu para estar presentes en la ordenación del Padre Jean Marie.

Y uno desea contener la respiración…

A continuación, se inició el acto solemne de ordenación según el rito, el mismo en todos los países del mundo. Primero los candidatos se postran en el suelo mientras la congregación canta la letanía de los santos. Luego sigue la imposición de las manos, la bendición, la colocación de la indumentaria eclesiástica, la realización de las promesas, la oración consagratoria, mediante la que se toma a un hombre de entre los hombres y se lo consagra al servicio de los hombres para toda la vida. Estos son momentos que llegan a quitar el aliento de la emoción.

Hubo felicitaciones, aplausos y una inmensa alegría por los nuevos sacerdotes y para las familias. Al terminar la celebración, todos bailaron de alegría.

Luego siguió el momento de los discursos. El primero fue del P. Jean Marie en nombre de los dos nuevos sacerdotes, luego un representante de los papás, el Superior Provincial de los Padres de Schoenstatt, el obispo entre tantas otras personas que quisieron compartir algunas palabras en aquella celebración.

A continuación, los dos nuevos sacerdotes regalaron su primera bendición. Cuatro horas duró la celebración completa, tal y como corresponde para un acontecimiento de ésta envergadura. Lo mejor de todo es que ¡la fiesta continúa!

 

Original: alemán, 08.05.2017. Traducción: Gilka Aranibar, Hannover, Alemania

Etiquetas: , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.