Publicado el 2017-04-03 In Vida en alianza

Experimentar al Dios vivo

PARAGUAY, P. Antonio Cosp Fontclara •

Del 13 al 16 de febrero, los Padres de la delegación Paraguay hemos tenido nuestra jornada de Delegación Paraguay. Es una manera de renovarnos y de mirar aquello que la Mater pueda querer de nosotros. Invitamos a dos expertos que nos trajeran su visión de la sociedad y de la Iglesia paraguaya. Pascual Rubiani (economista, fundador y director de Mass Publicidad, agencia de publicidad con 20 años de trayectoria en el mercado paraguayo), en su aporte destacó la fuerte caída del número de católicos, en Paraguay como también en otros países de nuestra América. Desde los años ’60, su número cayó del 90 al 69 %, y el protestantismo creció del 9 al 19 % en el mismo período. Destacó que entre los protestantes, el 68 % antes fueron católicos y el 81 % de ellos buscaban una mayor conexión personal con Dios como causa fundamental de haber cambiado de religión.

Al respecto, Rubiani decía: “Qué poco nos ocupamos de promover una experiencia de fe y de Dios. Mantenemos las tradiciones de nuestra religión e intentamos cumplir los preceptos pero no logramos un católico místico y ferviente cuyo entusiasmo misionero provenga de la experiencia de Dios”.

Estamos hablando entonces de uno de los pilares de Schoenstatt: la Fe Práctica en la Divina Providencia. Un encuentro permanente con el Dios de la vida, de mi vida. Me motiva hacer estas líneas el leer el evangelio de que trata de la curación de un poseído, Mc 9,14-29: “Le traen a Jesús a un joven que tiene un espíritu mudo y, dondequiera que se apodera de él, le derriba, le hace echar espumarajos, rechinar de dientes y le deja rígido”. Los cuatro evangelios están llenos de casos como estos. Hoy, aunque quizás de otra manera, Dios interviene activamente sanando.

La sanación en nuestros Santuarios de Schoenstatt

Siempre me pregunto, ¿por qué Tupãrendá y nuestros santuarios son tan sanadores? Es una experiencia que hago a diario. Me respondo: la Mater ama a sus hijos y nos sana. A pedido del P. Kentenich, Ella se estableció en la capillita abandonada y allí nos ofrece su corazón como hogar –la primera gracia- y como buena educadora, nos transforma y somos enviados. El Dios de la vida siempre actúa. Lo buscamos también en nuestro Santuario corazón. Nos damos cada día un tiempo para estar ahí. Hago pausas para estar con Él y preguntarle: ¿Qué me dices hoy, qué quieres de mí, qué me regalas? “Te adoro con fe y me entrego a ti como instrumento. Nada retengo para mí, tu honra es mi felicidad” (Hacia el Padre, 145). Fe es algo más que un acto racional. Es unirme cada día al Dios de la vida y descubrir sus pasos en mi vida.

Fuente: Revista Tuparenda, marzo de 2017

Etiquetas: , , , , ,

1 Responses

  1. Que hermoso lugar!!!!! imponente la vista aérea. Una vegetación exuberante!!!!!! donde el cielo toca la tierra. La Nación de Dios en el corazón de América!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *