Publicado el 2016-12-23 In Vida en alianza

«Ofrendas y contribuciones, desde lo más profundo del corazón…»

COSTA RICA, Michelle Ramírez de Monturiol •

18.03.2017

Amanece soleado, es misa de domingo. Son las 10 de la mañana, pero para muchos ya se siente que son pasadas las horas de la tarde. Ha habido una preparación tanto física como espiritual para recibir a más de 300 personas.

Se ha corrido para dejar todo hermoso. ¡Flores, sillas, comida, detalles como si fuera la boda de una hija! ¡Todo minuciosamente preparado y cargado de bellos detalles para recibir a la Familia de Schoenstatt!

Empiezan a llegar los autos. El estacionamiento está repleto, pero muchos hombres colaboran para abrir espacio para más carros y asegurar un espacio para todos. Las mujeres afinan detalles del altar y otras organizan la venta de comidas. La emoción abunda en los corazones y las sonrisas están dibujadas en todas las visitas a la nueva casa del Movimiento en Santa Ana. Los niños corren y alegremente investigan los alrededores de lo que será su nuevo espacio de juegos y de formación, ¡pero que será sobre todo el nuevo hogar de la Mater!

No cabe ni un alfiler en la casa, por lo que se busca espacio en los jardines para escuchar la Eucaristía. Bajo los gigantes árboles y vegetación tropical las familias van encontrando acomodo. ¡La sombra de los árboles es el lugar perfecto para sobrellevar la calurosa mañana de verano!

161223-costa-rica-18-06

«Cimientos de Esperanza»

Empiezan los cantos de Tony Gazel, cantautor de Schoenstatt Costa Rica. Son las 11:00 am y la atención se concentra en lo más importante: la MISA, que dará paso al ritual de ofrecer todo aquello que se quiere dejar enterrado en los cimientos del tan anhelado santuario. Cada quien ha llevado consigo algo pequeñito pero muy importante y significativo: alguna foto, medalla o accesorio y todas las recolecciones de tierra o piedras de diferentes lugares santos y santuarios del mundo que estarán presentes en el Santuario Familia de Esperanza, en sus cimientos, en esta nueva tierra santa de esperanza.

161223-costa-rica-18-10

«Latidos de corazón, en una sola procesión»

La celebración a cargo del sacerdote diocesano schoenstattiano Douglas Aragón conmovió los corazones. Anuncia que se hará una procesión hacia los jardines donde estará el santuario y cada quien depositará en una caja de madera todo lo que físicamente se trajo y lo que espiritualmente se quiere dejar enterrado bajo el cemento para que se funda con los cimientos del santuario. Dirige la procesión y bendice las dos cajas de acrílico con los «tesoros» de todos y se colocan en la gran caja de madera donde anteriormente niños y jóvenes de la Juventud Masculina habían paleado la arena, piedra y cemento, preparando el material de construcción que sellaría esas «joyas» preciadas de valor sentimental.

El P. Douglas hace la lectura de todos esos lugares representados, los rocía con agua bendita y echa la primera paleada de cemento. Inmediatamente después la Familia tuvo la posibilidad de echar el cemento hasta que se cubriera en su totalidad la gran caja de madera decorada en su alrededor con flores naranjas.

La misión estaba cumplida, el gesto de satisfacción era evidente en la Familia, ojos llorosos en muchos dejaban ver una emoción y experiencia única de FUNDADORES: “Nada sin Ti, Nada sin Nosotros”

¡El regalo de la Mater era real y milagroso! ¡Se comenzó a escribir una historia de ESPERANZA…!

161223-costa-rica-18-13

Contacto para participantes de la bendición: [email protected]

Etiquetas: , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.