Publicado el 2016-11-06 In Vida en alianza

Cultura de Alianza: llenos de confianza, vayamos con él

Rector Egon M. Zillekens •

En el momento crucial, nadie sacó una foto. Y eso fue bueno, porque así se buscó y se encontró una imagen que expresara tal vez mejor que cualquier otra, lo que experimentaron los responsables de la Federación de Sacerdotes del territorio de Alemania, Suiza, Portugal y República Checa en la mañana del 25 de octubre, último día de su jornada anual, y la línea a partir de la cual, la Federación de Sacerdotes quiere vivir. La foto muestra al profeta (el dueño de la pequeña figura es el Padre Josef Fleischlin), quien va caminando con este telón de fondo: la Casa Marienau y el Santuario Canaan Patris, que cumplirá 25 años de vida el próximo febrero, apoyado por la vida que brota de la fuente. El profeta va con paso firme y rápido. Tal como lo hacen los Sacerdotes de la Federación, los que escribieron sobre el año 2016/2017:

Cultura de Alianza: llenos de confianza vayamos junto a él

Experiencias exitosas, ya que quejas, hay suficientes en todas partes

El solo hecho de que sacerdotes, que en su mayoría trabajan al límite en parroquias muy grandes, y a pesar de ello, encontraron el tiempo para asistir a esta jornada y participaron activamente en una atmósfera alegre, abierta y fraternal, esto ya es una experiencia exitosa. La noche del domingo 23 de octubre comenzó con el intercambio de experiencias exitosas tanto en lo personal como también en lo apostólico, para luego dar paso a la jornada nacional. Quejas hay suficientes en todas partes. Este intercambio abrió y plasmó el ambiente para el trabajo de los dos días siguientes.

Escuchar las voces del tiempo y del alma

Los sacerdotes de la Federación se tomaron bastante tiempo el día lunes para escuchar las voces del alma, primero en forma personal, luego en pequeños grupos y finalmente, reunidos en el plenario. Quien no conoce realmente el mundo real, no es capaz de plasmarlo. Las voces del tiempo, de los acontecimientos mundiales, de la Iglesia, de Schoenstatt, de la propia comunidad, son fuente de conocimiento y requisito básico para la acción a partir de la fe práctica en la Divina Providencia. Tres preguntas sirvieron de guía para investigar en lo personal y en lo comunitario:

  • ¿Qué sucede en el mundo, en la Iglesia, en la Federación de Sacerdotes?
  • ¿Cómo quiero vivir, en esta realidad, como Sacerdote de la Federación?
  • ¿Qué quiere Dios a través de todo esto?

Con ese trasfondo de la realidad que muestra falta de solidaridad, carencia de acogimiento, miedo, inseguridad, desgarramiento, injusticia, manipulación, estancamiento en la toma de decisiones en el mundo y en la Iglesia, como también desinterés frente al tema de Dios, aparecieron igualmente temas alentadores a la vista: la manifestación de «Juntos por Europa» realizada en Munich, el Papa Francisco, el ecumenismo. Uno de los participantes resumió su percepción de la realidad como la tensión entre «la inhumanidad y la misericordia». La situación de la Federación de Sacerdotes se describió en forma muy realista para Alemania, República Checa, Portugal y Suiza y se miraba con alegre asombro y gratitud al desarrollo mundial: en África y en la India, en América del Sur y en el Caribe. Un motivo de gran alegría y esperanza es un curso de candidatos con cinco jóvenes sacerdotes de Alemania y de la República Checa y un ideal de curso totalmente actual y dinámico recientemente descubierto.

A partir de la percepción de la realidad, surgieron las prioridades que la Federación de Sacerdotes se ha fijado: predominio de la labor pastoral antes del trabajo administrativo en las parroquias, la celebración de la Eucaristía como fuente de alegría, el equilibrio entre trabajo, oración y tiempo libre, la solidaridad entre todos los bautizados, el ideal del descubridor, y la imagen de Iglesia de nuestro Padre Fundador, pero sobre todo, la alegría por el esquema federal de la Federación y el ser parte de la Federación.

También se tocó el tema sobre la estructura de la Federación de Sacerdotes, vinculada localmente y conectada en red globalmente, como una de las comunidades de Schoenstatt, tema que fue tratado en agosto de este año en Bujumbura/Burundi durante el encuentro internacional de delegados. Allí se habló sobre la nueva visión del mundo, la nueva configuración cultural, la nueva forma de vínculos horizontales, la mayor responsabilidad por parte de cada miembro y más espacio para decidir, tal como el Padre Kentenich la vio desde un comienzo y la anunció con más intensidad después de Dachau. Durante el encuentro, alguien lo formuló aproximadamente así: «La» Federación se parece a la ONU, sólo que en nuestro caso, funciona, ya que todos quieren esta «ONU» en forma vivificante y no mecanicista, y su base se forma a partir del vínculo libre y federativo de los países (regiones).

Este es el motivo de por qué la Federación no tiene una dirección internacional en el sentido tradicional, sino que en el consejo de jefes de regiones, existe una especie de secretaría general internacional, la que elige un «secretario general», el que tiene algunas tareas y representa a la Federación en la Presidencia General de Schoenstatt. La entidad real de la Federación es y sigue siendo la región autónoma. ¡Esto hace surgir una verdadera alegría, alegría de ser Federación!

Y ahora en salida

El lunes por la tarde se hizo un recorrido por el sitio de obras no planificado de la Casa Marienau. Desde hace algún tiempo, existe en la Federación de Sacerdotes un grupo de trabajo denominado «Futuro a largo plazo de la Marienau». Sus deliberaciones han sido aceleradas debido a los daños causados por la inundación en junio pasado. La renovación completa que requiere la planta baja y la atención de huéspedes, reducida ahora sólo al primer piso, confirman nuevas perspectivas, antes quizás impensables o poco viables.

Luego se buscó un lema para el año. La bandera con el lema del Movimiento de Schoenstatt alemán: «Cultura de Alianza – él vino y caminó con ellos» no sólo estuvo presente como bandera, sino que también estuvieron presentes varios otros temas: audacia y sistema federativo, Cultura de Alianza y manejo de las tensiones, alianza con el Padre, seguridad de péndulo, libertad, el ser descubridor, el aniversario de la reformación luterana, la primacía de la vida frente a las estructuras, su sentido de ser después que algo ha muerto. En la formulación, la Federación de Sacerdotes de Alemania, Suiza, República Checa y Portugal colocó sus propios acentos: Cultura de Alianza: llenos de confianza vayamos con él.

Comunidad sacerdotal

En la mañana del 25 de octubre, los participantes de la Jornada Nacional se reunieron en la Iglesia de la Santísima Trinidad y celebraron una misa solemne en torno al altar de la última Santa Misa del Padre Kentenich. Esto recordó la atmósfera muy especial que se vive en los monasterios, donde los sacerdotes se reúnen con sus vestiduras litúrgicas para rezar la oración del oficio. Una comunidad sacerdotal que es una, piadosa y sacerdotal. Como tal, todos se dirigieron hacia la tumba del Padre Kentenich, y luego hacia ese mundo y esa Iglesia, que antes fueron observados con tanta intensidad:

Cultura de Alianza: llenos de confianza vayamos con él.

20141120_105405

Original: Alemán. Traducción, Tita Andras, Viena, Austria/mf/ce

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

1 Responses

  1. ¡Qué hermosa y original la imagen del profeta CAMINANDO y qué bien lo de poner el acento más en los logros y bendiciones que en las quejas!
    Nora Pflüger Totti, La Plata, Argentina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *